Estos son los cuatro pescados que los médicos recomiendan no comer: son malos

El consumo de pescado es muy beneficios para la salud, pero de todos los que encontramos en el supermercado, hay algunos tipos que es mejor no consumirlos

Estos son los cuatro pescados que los médicos recomiendan no comer: son malos

Estos son los cuatro pescados que los médicos recomiendan no comer: son malos / Pixabay

Comer pescado en un muy beneficioso para la salud y todos los expertos en nutrición recomiendan que lo incorporemos en nuestro menu semanal. Aunque es un componente esencial de una dieta saludable, es importante elegir las variedades correctas.

El pescado es un alimento que contiene una fuente de proteína de alto valor biológico (es decir que contiene todos los aminoácidos esenciales) y un perfil de lípidos, mucho más saludable que el de otras proteínas.

Entre los micronutrientes destacan las vitaminas del grupo B, la vitamina D, así como minerales como el yodo, potasio, hierro, entre otros nutrientes.

Además el tomar las especies pequeñas con la espina es una fuente alimenticia de calcio, mineral que se acumula en los esqueletos de los animales.

El Pescado se caracteriza por presentar una muy buena digestibilidad y se recomienda su consumo dentro de una dieta equilibrada de al menos entre 3 a 4 raciones a la semana de aproximadamente 125-150 g.

Comer pescado está recomendado a todas las edades. Ahora bien, la forma de combinarlo, las cantidades y el método de cocción es lo que debe cuidarse para poder aprovechar al máximo su aporte nutricional.

Previene enfermedades

el pescado es un completo multivitamínico, sobre todo del complejo B (B1, B2, B3 y B12), D, A y E. Estas dos últimas tienen una acción antioxidante y protegen de ciertas enfermedades degenerativas o cardiovasculares.

La vitamina D, por su parte, favorece la absorción de calcio y fosfato en el intestino y en los riñones. Su contenido en grasa es una de las características más sobresalientes, previniendo así, enfermedades al corazón y de las arterias.

Mercurio en el pescado

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria aclara que, a pesar de los niveles de exposición a mercurio, el consumo de pescado y marisco aporta beneficios y es recomendable.

Con el objeto de compatibilizar los beneficios del consumo de pescado minimizando al máximo el riesgo de exposición al mercurio, la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición ha publicado en el año 2019 nuevas recomendaciones de consumo de pescado respecto de su contenido de mercurio: 

  • Para población en general: se aconseja el consumo de hasta 3 - 4 raciones de pescado por semana, procurando en todos los casos variar las especies entre pescados blancos y azules.
  •  Para la población vulnerable se precisa de recomendaciones más estrictas específicas para las 4 especies identificadas con un alto contenido en mercurio: Pez espada/ Emperador, Atún rojo (thunnus thynnus), Tiburón (cazón, marrajo, mielgas, pintarroja y tintorera) y Lucio.
  • Mujeres embarazadas, que planeen llegar a estarlo o en período de lactancia y niños hasta 10 años, evitar el consumo de esas cuatro especies.
  • Niños entre 10 y 14 años limitar el consumo de esas cuatro especies a 120 gramos al mes.

Los cuatro pescados que no debes consumir

Aunque por norma general comer pescado es saludable, hay algunos peces que no son nada sanos. Los médicos han señalado tres que deberíamos evitar.

Panga

Dentro de los pescados menos saludables a nivel mundial se encuentra el panga. Procede de Vietnam y posee gran acogida entre los comensales por su facilidad de ingesta. Y es que al no poseer espinas puede comerse con más tranquilidad y en filete, de la misma manera que el lenguado, pero es más económico. Sin embargo, su información nutricional es débil, comenzando por la poca cantidad de ácidos grasos omega 3 en su interior.

En cuanto al elemento dañino en cuestión, la panga está infestada por un herbicida llamado trifluoralina, el cual puede afectar la salud del ser humano y que, de hecho está prohibido en Europa.

Perca

Perca / pixabay

Este es uno de los tipos de pescado que se deben evitar por completo por cuestiones de seguridad. En los últimos años ha ganado popularidad en muchos mercados. Sin embargo, detrás de la frescura que aparenta esconde secretos que el consumidor ni se alcanza a imaginar.

Su cultivo se lleva a cabo el asiático río Mekong, uno de los más contaminados del planeta.

En varias oportunidades se ha demostrado que son alimentados con peces muertos, restos de huesos y un tipo de harina que no es precisamente de la mejor calidad.

Perca

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recomienda no consumir panga y perca puesto que se han encontrado restos de pesticidas en el panga y trazas de mercurio en los filetes de ambos pescados y, aunque asegura que estos residuos contaminantes están dentro de los límites legales y no suponen un riesgo inmediato para la salud, aconseja no comerlos más de una vez por semana.

La perca es un alimento que apenas tiene sabor y lo más común es encontrarla en recetas de fritos y empanados. Pero, por si no fuera poco, su valor nutricional tampoco es para tirar cohetes. Su valor energético es realmente bajo, apenas tiene 90 kilocalorías por cada 100 gramos.

Salmón de cría

A este tipo de peces los crían en “granjas de salmón”; pequeños y apretados estanques cargados de bacterias y parásitos que pueden contaminarlo con facilidad. Además, su alimentación no suele ser la más higiénica y adecuada, por lo que al ser consumido puede tener efectos negativos en el organismo.

Sin embargo es un pescado rico en ácidos grasos esenciales y en vitamina D, por este motivo la recomendación es consumirlo con responsabilidad y sin abusar.

Tiburón

El tiburón se está sirviendo en muchos restaurantes del mundo como un costoso y exótico plato. Sin embargo, no muchos son conscientes del daño que implica. Al consumir este pez se está apoyando la pesca ilegal de tiburones. Este hecho ya ha generado un daño ambiental importante.

Pero además, también puede resultar perjudicial para la salud. Los tiburones suelen alimentarse de peces más pequeños que contienen cantidades importantes de mercurio.