Marcha del Orgullo en Ibiza: Fiesta y reivindicación de todos los colores del arcoíris

La marcha por los derechos LGTBIQ+ congregó ayer en Vila a centenares de personas que, en un ambiente festivo, reivindicaron una sociedad inclusiva donde todas las identidades y orientaciones sexuales sean respetadas, y en la que se eduque en la diversidad.

VÍDEO: Marcha del Orgullo en Ibiza: Fiesta y reivindicación de todos los colores del arcoíris

Sertgio G. Cañizares

David Ventura

David Ventura

Son las siete de la tarde, el calor empieza a dar tregua, sopla una brisa agradable y se ha puesto una tarde estupenda para asistir en Ibiza a la Marcha por los derechos LGTBIQ+, o más popularmente conocida como la ‘Marcha del Orgullo’. Una cita festiva pero también reivindicativa, y en la que hay muchísimos motivos para asistir, como variadas son también las identidades de cada uno.

«Creo que es importante venir para recordar que existimos, que no estamos solos, que somos muchos y diversos y que estamos aquí», afirma convencido Txutk, que ha venido acompañado de sus amigos Carmen y Teo. «Esta marcha me toca porque soy trans, bisexual, pansexual… me siento identificado con todas las siglas», asegura Teo, que sostiene una bandera con un variadísimo pantone cromático: «Somos todos iguales en nuestra diferencia».

Un veterano en las marchas y el activismo es Joan Lluís Llull, quien fuera presidente de Alas Balears, y que asiste por primera vez a la convocatoria en Ibiza, invitado por su amigo el poeta Pau Serradell. «Hemos avanzado mucho en la normalización, pero todavía queda mucho por hacer en la educación, ya que la homofobia persiste», comenta Llull, quien ha visto el largo camino desde que en 1978 la modificación de la Ley de Peligrosidad Social despenalizó la homosexualidad. No obstante, asegura, no hay que bajar la guardia: «Debemos tener clara una cosa y es que los derechos pueden perderse. Todo lo que se ha ganado se puede revertir y nos lo pueden quitar. Hay que estar alerta».

Críticos y optimistas

Más optimistas son Jasmina, Olmo y Asher, tres adolescentes convencidos de que el futuro está de su parte. «Hemos crecido en el reconocimiento de la diversidad. La educación sexual que se ofrece en las escuelas ha sido muy positiva», asegura Asher. «Estoy seguro de que nuestra generación hará bien las cosas, en el futuro solo nos queda mejorar. Creo que seremos una sociedad mejor y más diversa», afirma convencido Olmo.

Animación en una de las dos carrozas de la marcha.

Animación en una de las dos carrozas de la marcha. / Toni Escobar

La marcha la abre una pancarta en la que se puede leer ‘Educación, derechos y paz: orgullo que transforma’, y que está encabezada por representantes de las organizaciones convocantes -La Llave del Armario, Chrysallis Illes Balears, Alas Salut i Sexualitat e IbizaLGTB-, así como del Consell de Ibiza, Ayuntamiento de Ibiza y de los partidos PP y PSOE.

Dentro de la marcha participa también, por primera vez en Ibiza y de manera extraoficial, una representación del Orgullo Crítico, que reclama un retorno al espíritu inicial de estas movilizaciones. «Estamos en contra de que se quiera hacer una comercialización de lo que es una identidad», señala Míriam, miembro también de Fantasías de Tanit, quien critica que se use la etiqueta gay friendly para «promocionar un modelo turístico depredador y fetichizar los cuerpos», o que se «instrumentalice la causa para lavar la cara a las políticas del Estado de Israel». «Además, el orgullo de toda la vida es cis y patriarcal», añade Maria, de Emprendada Feminista, quien reclama una mayor visibilidad lésbica: «Los otros años que he venido aquí me decía, ¿dónde están las bolleras?».

En el primer tramo de la manifestación, en la rotonda de los podencos y la avenida de Santa Eulària, la participación es de unas 300 personas. Tras la pancarta y unas batucadas, encontramos la carroza de los comercios de la calle de la Virgen cubierta con los colores del arcoíris, y animada con banderas, bailarines ataviados con una estética leather y una selección musical excepcional: temazos de deep house como el remix de Enzo del ‘Got to give it up’ de Marvin Gaye, o el ‘Troubles’ de Peter Brown y Richard Earnshaw. Detrás, la segunda carroza, en este caso animada por La Troya Ibiza. El ambiente es festivo y optimista, aunque Sara, Cristina y Laura, tres amigas que participan en la marcha, insisten en los motivos que las han traído aquí, y que no son solo la música y la diversión: «En los últimos años han aumentado las ataques relacionados con la homofobia. Todavía queda mucho por hacer y nunca jamás debemos volver atrás», aseguran.

La marcha entra en el puerto de ibiza.

La marcha entra en el puerto de ibiza. / Toni Escobar

Un manifiesto coral

Cuando la marcha entra en los andenes del puerto de Ibiza, la participación se ha incrementado y se añaden turistas, curiosos, vecinos, simpatizantes de la causa y gente que llega atraída por el color y la música. El gran escenario se ha instalado en la zona de es Martell y un discjockey anima la espera antes de la lectura del manifiesto, en el que toman la palabra hasta diez personas distintas: Antonio Balibrea, director de Ibiza Pride; Toni Martí, presidente de la asociación La Llave del Armario; Alicia Martín, psicóloga, vocal del Consell LGTBI de Balears; Cindy, mujer trans; Chuck Becaire, performer y escritor; Jaider, migrante; Teo Munay, trans no binarie; Joan Viver, de la asociación Alas; y Letizia Tarantino, voluntaria de La Llave del Armario. Un amplio abanico que tiene el propósito de representar a todos los colectivos englobados dentro del movimiento. «Hoy, el colectivo LGTBI+ de Ibiza se presenta más unido que nunca. Esta unidad también significa fortaleza», asegura Balibrea en su presentación.

«Alzamos nuestra voz para reafirmar nuestro compromiso con la diversidad, la igualdad y los derechos humanos. Creemos en una sociedad inclusiva, donde todas las identidades y orientaciones sexuales sean respetadas y valoradas. Abogamos por una educación que celebre la diversidad sexual y de género», reclama Toni Martí, de La Llave del Armario. La psicóloga Alicia Martín pone el acento en defender la sexualidad de las personas con una discapacidad física o mental, y Cindy alerta sobre los bulos denigrantes y las noticias falsas que circulan por redes sociales, al igual que Joan Viver, de la asociación Alas, que pide a los periodistas que no «sean altavoces de discursos de odio».

Unas lecturas que cierra Letizia Tarantino con un: «¡Vivan la libertad, la paz y los derechos humanos! Continuamos celebrando el fin del Pride siguiendo el camino de las losas amarillas que nos lleva hacia el arcoíris». Y con todos los conceptos claros y la lección aprendida, ya es el momento de bailar hasta el agotamiento y celebrar un año más todos los motivos del Orgullo.

Suscríbete para seguir leyendo