Iglesia

La entidad valenciana que "consagró" al falso obispo de las Clarisas rompe con él

La pseudorden religiosa con templo en Natzaret acusa a Pablo de Rojas de "violentar la intimidad" de su fundador, Ricardo Subirón, y de no mantener su "ordenación" en secreto, tal como le habían pedido

Ricardo Subirón con Pablo deRojas.

Ricardo Subirón con Pablo deRojas.

Voro Contreras

La Congregación de Franciscanos Misioneros de la Inmaculada ha negado su vinculación con Pablo de Rojas Sánchez-Franco, el falso obispo que lidera a las monjas cismáticas de Burgos, a quien acusan de "manipular y violentar" la "intimidad" del valenciano Ricardo Subirón, fundador de esta asociación de corte religioso con sede y templo en el barrio de Natzaret. 

Tal como ha venido contando este periódico, Pablo de Rojas -fundador la Pía Unión de San Pablo Apóstol y tutor de la monjas de la Orden de Hermanas Pobres de Santa Clara de Belorado (Burgos) y Orduña (Vizcaya), que se han mostrado en rebeldía con el Vaticano- fue ordenado sacerdote por Subirón pese a que el propio Subirón no está reconocido como sacerdote por la Iglesia Católica. 

El fundador valenciano de los Franciscanos Misioneros fue consagrado como "obispo" por el Papa Clemente, líder de la secta del Palmar de Troya, y reconocido en el cargo por Pedro Martín Engo Dhin Thuc, arzobispo tradicionalista y "sedevacantista" (es decir, que rechaza el Concilio Vaticano II y rehusa reconocer a los papas posteriores a Pío XII), quien había sido excomulgado precisamente por haber consagrado a Clemente y otros miembros de su "iglesia".

Fidelidad absoluta

Ahora, y a través de un comunicado publicado en una página web, la Congregación de Franciscanos Misioneros de la Inmaculada Concepción de María, manifiesta "fehacientemente" que no mantiene ninguna relación de ningún tipo con el llamado Palmar de Troya ni con Pablo de Rojas Sánchez-Franco ni con las monjas clarisas de Belorado. También niegan ser tradicionalistas y sedevacantistas. Su fidelidad, aseguran, "es total y absoluta a la Santa Iglesia Católica, Apostólica y Romana". 

Pero la Iglesia Católica, Apostólica y Romana nunca ha reconocido a Subirón como sacerdote ni a su "congregación" como una orden religiosa. Es más, en 1983 el Arzobispado de València anunció que Subirón estaba suspendido "a divinis" y tenía prohibido ejercer el ministerio sacerdotal. También prohibió de forma taxativa a cualquier católico acudir a los ritos celebrados por este personaje.

"Se presentó con buenas intenciones"

Fue cuando el Vaticano le dio la espalda cuando Subirón decidió montar su propia orden -la de los Misioneros de la Inmaculada Concepción de María- con templo en el barrio de Natzaret (donde aún se celebra una ceremonia todos los domingos) y con él mismo como padre prior. Hasta allí viajó en 2010 desde Bilbao Pablo de Rojas para ser consagrado como obispo. 

"Pablo de Rojas se presentó con buenas intenciones, afirmando que contaba con una Pía Unión llamada de San Pablo, compuesta por clérigos, seminaristas y varias comunidades religiosas", señalan los Misioneros en el comunicado que publicaron el pasado 1 de junio. "Por esta razón -prosiguen-, solicitó a Ricardo Subirón Ferrandis una ordenación Sub Conditione debido a la falta de certeza sobre su ordenación sacerdotal y episcopal, pidiéndolo por cuestión de conciencia y prometiendo que se mantendría en secreto, cosa que no cumplió".

En la página web de la Pía Unión de San Pablo, Pablo de Rojas ha incluido una biografía de Subirón y decenas de fotografías relacionadas con su vida, desde su nacimiento en Riba-roja hasta hace pocos años. "Desde un punto de vista sobrenatural estoy convencido de haber conocido a un santo, y como todo santo mucho ha sufrido y sufre", dice del pseudobispo valenciano el pseudobispo jienense. 

Uso de fotos y vídeos

También los Misioneros de la Inmaculada denuncian en su comunicado la utilización de estos datos y de estas imágenes por parte de De Rojas. "Ignorábamos que todas las fotos y vídeos en los que aparece Ricardo Subirón Ferrandis fueran utilizados por Pablo de Rojas en su página web y redes sociales -aseguran-. Hace cuatro años, Ricardo Subirón Ferrandis fue invitado a asistir al Corpus Christi, y desde entonces no se ha mantenido ninguna comunicación ni relación alguna con él o su movimiento".

Por ello, la organización valenciana lamenta que De Rojas "se ha aprovechado de las fotos y ceremonias, publicándolas en su página web y redes sociales, alegando falsamente que pertenecían a su movimiento". 

"Hace cuatro años -continúan-, Ricardo Subirón le manifestó por escrito que no tenía ninguna relación con él. Se han utilizado datos personales de Ricardo Subirón Ferrandis sin su autorización, tema que ya se encuentra en manos de los abogados. Nuestra comunidad no tiene ninguna relación con el movimiento llamado Pía Unión".

Suscríbete para seguir leyendo