Innovador proyecto de estudiantes de Ibiza: los 14 tesoros que esconde la bahía de Portmany

Alumnos del Quartó de Portmany presentan el proyecto ApS que han elaborado este año, que consiste en un itinerario de los puntos más importantes de la zona, acompañado de audios e imágenes con los que poder conocer detalles y la historia de estos ‘tresors’

IES Quartó de Portmany. Alumnos de 4º de la ESO, con la ayuda imprescindible del profesorado y varios colaboradores, han elaborado una audioguía para conocer los puntos más emblemáticos y los valores del entorno de la bahía de Portmany. A través de sites.google.com/iesquartodeportmany.es se puede acceder a textos, audios e imágenes sobre 14 tesoros de esta zona del municipio.

La bahía de Portmany y sus alrededores ya cuentan con una audioguía para conocer sus rincones especiales, puntos más emblemáticos y valores ambientales, y es gracias al alumnado de 4º de la ESO de Ciencias aplicadas a la actividad profesional. El proyecto, titulado ‘Sa Badia de Portmany: Un paradís ple de tresors per a descobrir’, cuenta con una página web y este lunes, en la presentación que tuvo lugar en el aula de teatro del instituto, se repartieron sobres físicos desplegables (a modo de guía manual) en los que un código QR lleva a un audio de presentación, y otro, a un mapa con el que poder seguir un itinerario de 14 puntos. A su vez, todos ellos van asociados a un código QR que permite leer o bien escuchar información (locutada en catalán por los estudiantes) sobre cada uno estos tesoros, además de ver imágenes actuales y antiguas. Se trata del monumento de es Verro, la iglesia de Portmany, el antiguo ayuntamiento, el hotel Portmany, el monumento del pescador, el Far de ses Coves Blanques, los cocons, sa Conillera, las primeras residencias de verano, el Club Nàutic, los mestres d’aixa i llaüts de vela llatina, los torrentes y el humedal de sa Bassa des Regueró, sa Punta des Molí, y la playa de es Pouet y la posidonia.

Un momento del itinerario, este lunes, a su paso por el hotel Portmany.

Alumnos, docentes y colaboradores tras la presentación de este proyecto en el aula de teatro. / T.ESCANDELL

Estos estudiantes, a través de la implicación de varios colaboradores (personas que, por un motivo u otro, son conocedoras de la historia del pueblo) y profesores del centro, han llevado a cabo este proyecto en el marco de la metodología aprendizaje-servicio (ApS, en el que el alumnado adquiere conocimientos fuera del centro, observando y aprendiendo de su entorno y, si es necesario, proponiendo ideas para mejorarlo).

En estos casos es necesaria una formación previa al profesorado y ha llegado a Eivissa de la mano de la conselleria de Educación y del Club Nàutic de Sant Antoni, que ha querido implicarse de lleno.

«Gracias a todos por haber estado con nosotros en este gran proyecto, que nos ha servido para aprender y querer a nuestro pueblo», señaló Mohamed Imrani, uno de los alumos implicados, al finalizar la presentación de este proyecto, en la que estuvo el director del centro, Fran Tienda.

Y es que muchos de estos jóvenes han tenido la oportunidad de conocer ahora la historia de aquellos puntos destacados del entorno de la bahía. Estaban acostumbrados a pasar por delante, aunque sin saber los detalles de su significado o historia, al menos en algunos casos, según explican a este diario.

Imrani añade que han aprendido gracias a las visitas a clase de los colaboradores y, sobre todo, acudiendo con ellos a los lugares del itinerario. «Fuimos al hotel Portmany», recuerda a modo de ejemplo. «Se ha hecho el trabajo en horario de clase. Un día visitamos el hotel Portmany y entramos en algunas habitaciones, fue como una visita guiada», comentan, por su parte, Juan García y José Carlos Saldaña, justo delante del edificio de este conocido establecimiento hotelero, durante el pequeño recorrido que alumnos y colaboradores realizan hoy [por el lunes] , a modo de demostración, después de la presentación del proyecto. El resto de alumnos participantes son Lucía Pachón, Érika Márquez, Neus Mas, Rayan Hamoudan, Hannah Díaz, Aarón Moreno, Adrián Moreno y Daniel Gallego.

Varios de ellos, en conversación en este diario, confirman que prefieren aprender de esta manera creativa y con la oportunidad de salir de las aulas. «La experiencia ha sido muy divertida y diferente a lo de siempre», valora una de las chicas.

Conocer para arraigarse

Los profesores subrayan que conocer la localidad en la que viven estos jóvenes es clave para que se sientan vinculados a ella. «No se puede amar lo que no conoces», repiten varios de los entrevistados para este reportaje.

Uno de los colaboradores ha sido el catedrático de lengua catalana y literatura y escritor Marià Torres, que se jubiló el año pasado como profesor en el Quartó de Portmany: «Fui directamente al aula a hablarles un poco sobre los monumentos más importantes de este entorno de la bahía y tenían mi libro de historia [‘Sant Antoni de Portmany. Notes per a la història’]. Los alumnos estaban interesados por la información, preguntaron más cosas y para mí ha sido una sorpresa». En todo caso, docentes y colaboradores insisten en la importancia de que todo este trabajo no muera aquí y que las instituciones locales, por tanto, recojan el guante: «El Ayuntamiento de Sant Antoni tiene un portal oficial que promociona el turismo, el Visit Sant Antoni. Le he dado una ojeada y allí hay actividades, hay restauración, etcétera… Y una de las cosas que señala que se puede hacer son rutas de senderismo. Pues es muy importante poder hacerlo aprendiendo todas estas cosas [de la audioguía]», señala Marga Serra, del Departamento de Biología y Geología. De hecho, Serra también propone contactar con el Club Nàutic y con restaurantes, bares u hoteles para que tengan dípticos o carteles en las recepciones, de manera que se haga la mayor difusión posible. Otra posibilidad, añade, es que en las paradas del recorrido haya un QR, de manera que cualquiera que pase por delante pueda saber que forma parte de un itinerario que sirve para conocer mejor la bahía de Portmany y sus alrededores.

Con la ayuda de la guía manual o de la web, cualquiera puede seguir el itinerario a través de códigos con audios explicativos

«Hay cosas que dependen de nosotros. Podríamos, por ejemplo, ampliar este proyecto traduciéndolo al castellano, inglés, francés… para quienes nos visitan. También podemos darlo a conocer en todos los centros educativos del municipio y de la isla. Estaríamos muy contentos de que vinieran a Sant Antoni para realizar este itinerario», prosigue Serra, al tiempo que se plantea la posibilidad de «incluir este paseo en la Setmana del Mar o alguna pregunta al respecto en el concurso Eivissàpiens Setmana del Mar». Todo el trabajo se puso en marcha en febrero.

Salvem sa Badia

Cabe destacar que el punto de partida para realizar esta audioguía fue el cortometraje ‘Portmany, una badia amenaçada’, que Salvem sa Badia de Portmany publicó en su canal de Youtube en 2021.

«Se dan una serie de datos para reflexionar, y es a partir de ahí donde nosotros pensamos que tenemos que hacer algo. Tenemos un problema y no puede crecer. Es aquí donde nace el proyecto», detalla Marga Serra durante la presentación con PowerPoint en el aula de teatro de este centro educativo. A modo de ejemplo, Lucía Pachón, Érika Márquez y Neus Mas, durante su intervención, extraen del vídeo una serie de datos: «La posidonia tiene un crecimiento muy lento, de 1 centímetro al año»; «En 20 años se ha perdido el 50% de la vegetación de la bahía, sobre todo posidonia»; o «Los tres principales responsables de la muerte de la posidonia son los fondeos ilegales, los vertidos de aguas residuales y a la resuspensión de fangos y sedimentos debido a las grandes embarcaciones». De ahí nace la motivación de proteger y fomentar todo lo enriquecedor de la bahía y fomentar, así, un turismo más sostenible.

A la presentación acude Verónica Planas, coordinadora y bióloga de Salvem sa Badia: «Nosotros difundiremos este proyecto dentro de nuestras redes y en nuestra web y les ayudaremos en todo lo que podamos», asegura. «Creo que es muy importante que las nuevas generaciones se sientan involucradas en todo lo colectivo. Es una manera de aportar a la sociedad, al turismo, y también al cambio de turismo que queremos», añade Planas.

Pepín Valdés, presidente de esta entidad conservacionista, deja caer que «este tipo de iniciativas hacen lo que no están haciendo otros»: «Lo importante de todo esto es que los chicos han compartido con la comunidad lo que han aprendido. Este es, para nosotros, como Salvem sa Badia, el valor del proyecto». «Esto es algo que no se ha quedado en la pizarra sino que ha salido a la calle. Es importantísimo», destaca, en la misma línea, el profesor Manolo Matoses, a quien los alumnos dirigen unas palabras de agradecimiento durante la presentación: «Muchas gracias por las horas dedicadas a poder realizar las grabaciones, por incluir las sonades de Josep Maria Cardona Serapio [también colaborador] en los diferentes audios, por encargarte de editarlos, por la paciencia, por tus consejos, por los efectos especiales».

Enrique Mas, director técnico deportivo de Es Nàutic, destaca la importancia de que este proyecto tenga continuidad de la mano del ayuntamiento y el instituto. Maria Torres, exprofesora del IES Quartó de Portmany, propone que la guía manual sea un nuevo elemento de la Oficina de Turismo. «Además, está elaborado por gente de aquí y es fantástico que esté en catalán, ya que para muchos de estos estudiantes esta no es su lengua habitual». Aparte de los colaboradores mencionados, destacan Joan Pantaleoni, Àlex d’en Curt, Felip Cirer, Ignasi Rosellló Salvador, Teresa Pulido, Susana Vega, Belén Luque, Núria Torres y Josep Soriano, tal y como consta en el apartado de agradecimientos de la web. La semana que viene se volverá a presentar este proyecto, esta vez ante el alcalde Marcos Serra y la concejala Neus Mateu, en el salón de actos en el Ayuntamiento de Sant Antoni.

«El objetivo es involucrar a los futuros ciudadanos para que sean críticos, observen, amen y formen parte de la comunidad. En definitiva, que sean partícipes», concluye la profesora Marga Serra.

Suscríbete para seguir leyendo