Terraferida se rinde: «No hemos ganado ninguna batalla»

Los ecologistas abandonan su activismo hartos de que el Govern ignore sus propuestas

Redacción. Palma

Terraferida abandona. La entidad ecologista que desde hace ocho años denuncia las heridas que sufren al territorio y el patrimonio natural de Mallorca ha anunciado que interrumpe su actividad para «pensar qué queremos ser de mayores». Esgrimen falta de tiempo y recursos para hacer frente a «un alud tan grande de denuncias, informaciones y peticiones de personas y medios de comunicación». Pero el principal motivo es el hartazgo por haber chocado contra «un muro impermeable»: los partidos e instituciones de la isla.

«Ocho años de propuestas, alegaciones y sugerencias de cambios legales para mejorar la vida de la gente no han encontrado casi ninguna grieta, ningún espacio, ningún sí», lamentaron ayer los ecologistas en un comunicado. «Si se vieran avances y voluntad real, el primer motivo no sería ningún obstáculo para continuar. Pero los movimientos sociales necesitan conseguir objetivos de vez en cuando, es su razón de ser», añadieron.

Terraferida ha elaborado completos y rigurosos estudios que demuestran cómo el ladrillo -y las piscinas- se expanden y depredan el suelo rústico de la isla. También denunciaron cómo el alquiler turístico había penetrado en todos los rincones de la isla.

«Llevábamos meses dándole vueltas. Hay un ambiente de desánimo. Porque tú puedes plantear diez batallas pensando en que al menos ganarás una. Pero no hemos ganado ni una. Y toda esta lucha en algún momento se tiene que sustanciar en algo. Pero siempre que hemos hecho propuestas, o al Govern o al Consell, te dicen que sí, que tenemos razón, pero al final no hacen nada», lamentó el portavoz de Terraferida, Jaume Adrover.