Día del Periodista 50% DTO. Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sant Antoni se reactiva de nuevo con su Mercat de Nadal

Maite de la Torre se estrena en el mercadillo como artesana tras descubrir su tardía vocación en la residencia sa Serra. Estos días vende sus productos en el Passeig de ses Fonts, donde ayer se inauguró la Caseta de Papá Noel y la zona de juegos.

12

Galería de imágenes de la caseta de Papá Noel en Sant Antoni. Vicent Marí

A Maite de la Torre no le hizo ninguna gracia las clases de artesanía. Aquellas primeras semanas de restricciones por el covid le agriaron el carácter y se sentía enjaulada dentro de la residencia Sa Serra, donde vive. «Pusieron en marcha esos talleres para tenernos ocupados y entretenidos y yo les decía que con mis lecturas ya tenía suficiente. Me sentía agobiada sin poder salir a pasear a hacer lo que quisiera. Pero insistieron y así empecé», recuerda.

Poco a poco, encontró una válvula de escape con esas manualidades y, dos años después, se han convertido en su gran motivación. «La artesanía es mi pasión y no sé estar sin hacer cosas», confiesa.

Segunda cita

Ahora, De la Torre es una de las artesanas que cuenta con un puesto en la carpa instalada en el Passeig de ses Fonts para el Mercat de Nadal de Sant Antoni. Es la primera vez que acude a esta cita, pero ya se estrenó como vendedora de sus propios productos en el mercado de la fiesta ‘Viu la Primavera’, en este mismo paseo.

Todos sus productos están a precios muy rebajados, entre dos y cinco euros. En su mesa tiene collares y bisutería, pero destacan sobre todo sus creaciones más personales con el material que recoge por la playa y el campo desde que pudo volver a salir de la residencia a pasear.

Con còdols pequeños forma un muñeco sobre un columpio o centros de decoración con ramas de romero. En otros ha agrupado con esmero pipas de calabaza coronadas con granos de café o cáscaras de pistachos que llegan a recordar los mandalas.

Muestra con orgullo unos joyeros, con forma de casita, en los que ha aprovechado docenas de palitos de helado, hasta que llega una joven a saludarla y se abrazan efusivamente. Es Gisela Ribas, auxiliar sociosanitaria de la residencia Sa Serra.

Maite de la Torre, en su puesto de artesanía con Gisela Ribas. | J.A.C.

Maite de la Torre, en su puesto de artesanía con Gisela Ribas. | J.A.C. Josep Àngel Costa

«Se nota que hay un cambio importante cuando descubren una pasión así. Ahora Maite siempre regala cosas a todo el mundo en la residencia desinteresadamente», explica Ribas.

Mientras que De la Torre es una de las primerizas en el evento, en el puesto frente al suyo se encuentra el de Jutta Uhl, que participa en el Mercat de Nadal de Sant Antoni desde su primera edición, en 2019. Como artesana y vecina de Sant Antoni, Uhl valora el gran revulsivo para el invierno en el pueblo que supuso esta iniciativa. «Hasta hace cuatro años, no había absolutamente nada, pero esta feria ha venido muy bien y la gente viene con muchas ganas», valora.

Sergio y Sofía, de la Pastelería Única, también se estrenan este año. Sus productos también son artesanales, así que ofrecen sus panes caseros de harina ecológica, masa madre y fermentación larga en la carpa del Passeig de ses Fonts, junto a bollería elaborada con mantequillas francesas y dulces como flaó o tartas de Santiago individuales.

«Este mercadillo ya se ha convertido en el espíritu de la Navidad en Sant Antoni, porque aquí antes no había nada después del turismo de verano. Ha conseguido dar otra imagen del pueblo y ahora está muy bonito», destaca Sergio Arsenov.

Zona infantil

La zona más cercana al Huevo de Colón, poco antes del mediodía ya se ha llenado de familias con los niños a la espera de que se inaugure la Caseta de Papá Noel. El trenecito del payaso Piruleto, con su cañón de espuma, es la otra gran atracción de la feria para los más pequeños, además de los numerosos castillos hinchables que se reparten junto al monumento a Cristóbal Colón.

A pocos minutos de las doce, Santa Claus, acompañado de los personajes de la compañía Acrobati-k, sale de su caseta y enciende la ilusión de los más pequeños. Tras su saludo de bienvenida, invita a todo el gentío a recorrer todo el paseo hasta el otro extremo, donde se encuentra el escenario y las nueve casetas de los puestos de restauración del Mercat de Nadal, con tapas, marisco a la plancha y todo tipo de bocatas. «También empezaremos con las ostras la semana que viene», detalla Vicent Sala, el coordinador del mercadillo.

La programación de la mañana se completa con el concierto de Santa’s Band y la música de Vermut a 45 Rpm, las sesiones con discos de vinilo organizadas por Javi Box que, para esta ocasión, cuentan con Marcos Torres, Ric Jazzbo, Sergio Demiedo y Rocker Stomp.

Compartir el artículo

stats