Día del Periodista 50% DTO. Diario de Ibiza

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Investigación

Hallan una treintena de huesos en la búsqueda de ADN de Colón en Pontevedra

Los restos hallados en un cementerio de la localidad de Poio se enviarán a la Universidad de Granada, que tutela el proyecto internacional de investigación

Andamiaje instalado en San Martiño de Sobrán para acceder al interior del sarcófago del siglo XV. ASOCIACIÓN COLÓN GALEGO

El equipo científico que busca el ADN de Cristóbal Colón en el cementerio de Adro Vello de la localidad pontevedresa de Poio da por concluida la excavación, tras haber alcanzado la roca madre. En ella han identificado "dos oquedades, una de las cuales es claramente un hueco mortuorio", mientras que otra de las formas es circular y está por identificar.

"Hemos llegado a dos tumbas claras en la roca y la propia excavación las secciona", señalan de la Asociación Colón Galego, que recuerda que la excavación ya no solo busca la huella genética del navegante sino que "es una prospección arqueológica que servirá de base para futuros estudios". Así, no solo se cotejará el ADN sino que se realizarán otras pruebas para determinar las características de los huesos de los vecinos enterrados en el cementerio del siglo XV o de las tierras que estuvieron en contacto con los restos.

En el camposanto "solo se realizó una intervención de urgencia" en 1990, recuerda la Asociación Colón Galego, que impulsó la inclusión de la teoría gallega en el estudio internacional que se lleva a cabo para tratar de determinar el verdadero origen de Colón. Los datos de ese primer análisis "no se corresponden" con los restos que han encontrado en los últimos días los arqueólogos, de modo que "Los siguientes estudios partirán de este material nuevo que estamos aportando", señalan las mismas fuentes.

Tras su correspondiente clasificación y procesamiento, los restos se remitirán ahora a la Universidad de Granada, que tutela este proyecto internacional de investigación encabezado por el genetista José Antonio Lorente.

Los restos se remitirán ahora a la Universidad de Granada, que tutela este proyecto internacional de investigación encabezado por el genetista José Antonio Lorente

decoration

En el Adro Vello de Poio los científicos han excavado a cielo abierto una cuadrícula de dos por dos metros en un proceso sistemático de vaciado, capa a capa, hasta llegar a la roca madre. En la investigación (que parte de documentos que constatan la existencia en esta parroquia de vecinos con el apellido Colon en fechas cercanas a la llegada a América) han localizado una treintena de fragmentos, entre los que resultan especialmente esperanzadores los restos craneales, ya que son los más adecuados para la obtención de muestras de ADN.

Entre estos restos craneales ha aparecido una hemimandíbula inferior derecha. A falta del análisis de la experta de la Universidad de Granada Inmaculada Alemán, que ha sido designada antropóloga física de la investigación, los técnicos consultados por la Asociación Colón Galego "dictaminan que se trata de un varón adulto", explica el presidente del colectivo, Eduardo Esteban Meruéndano, "de una edad estimada entre los 30 y los 50 años".

Además de restos óseos, en la excavación se han localizado cerámicas, como una tégula romana, y numerosos materiales de aportes, a la cabeza los clavos para sellar ataúdes.

Derivación de la teoría

En paralelo a la excavación de Poio se desarrollan los trabajos de otra exhumación en la iglesia de San Martiño de Sobrán, en la localidad de Vilagarcía de Arousa. En este caso se busca profundizar en una derivación de la teoría gallega que vincula a Colón con la casa de los Soutomaior.

En Sobrán se utilizan las viejas técnicas de los canteros y los operarios que mueven las piedras, los lapexos. Al equipo técnico que documenta la investigación le ha sorprendido especialmente las herramientas rudimentarias de estos antiguos oficios

decoration

Con este objetivo se exhuma el sarcófago del siglo XV de Xohán Mariño de Soutomaior, primo de Pedro Álvarez de Soutomaior, arcediano de la reina y fundador de la villa de Vilaxoán, en el municipio de Vilagarcía de Arousa. Para ello se ha instalado en la iglesia de Vilaxoán un moderno andamiaje que facilita el desplazamiento lateral.

A mayores, se utilizan las viejas técnicas de los canteros y los operarios que mueven las piedras. Al equipo técnico que se desplaza para documentar la investigación le ha sorprendido especialmente las herramientas rudimentarias, centenarias, que emplean estos antiguos oficios para poder introducir las eslingas.

Se trata de cinchas especiales, regladas y protocolarizadas por pesos y potencias, que se introducen por las ranuras realizadas en la tapa para desplazarla lateralmente. La previsión del equipo de restauradores y arqueólogos que trabaja en esta exhumación es poder acceder a los restos en los próximos días.

Compartir el artículo

stats