Los juguetes sexuales sufren de una infama sin ningún tipo de sentido. Hablar de ellos provoca más de una cara rara, producto del desconocimiento y de las falsas creencias preestablecidas y sin prueba alguna. En este sentido, la sexualidad femenina suele ser la más afectada por estos mitos y creencias erróneas.

La educación es la herramienta por excelencia para eliminar estos prejuicios cuanto antes, por lo que la empresa de bienestar sexual y juguetería erótica LELO ya está actuando. Valérie Tasso, sexóloga, sostiene que hay que impartir educación sexual en los colegios desde temprana edad. Además, recalca la importancia de que no solo se enseñe salud sexual, sino que también se aprenda a respetar y a aceptar tanto al otro como a uno mismo.

Si hablamos de mitos sexuales, podemos dedicarle infinidad de tiempo. Por lo tanto, nos centraremos en los 5 más presentes en la mente de las personas.

Aún hoy los juguetes sexuales siguen siendo objeto de críticas y prejuicios infundados. LELO

Los juguetes sexuales son para unos pocos

Nada más alejado de la realidad. Se suele creer que estos productos son de uso exclusivo por parte de homosexuales, mujeres insatisfechas e incluso de pervertidos. Sin embargo, no importa la orientación sexual, la edad ni ninguna otra cualidad; los juguetes eróticos son para todos.  

Vale la pena detenerse un momento a hablar sobre el intento por controlar la sexualidad femenina, una constante a lo largo del tiempo. Aún está esa costumbre de tachar a las mujeres de “guarras” por utilizar juguetes sexuales, una prueba más de que el placer femenino siempre se ha considerado subsidiario del masculino.

De más está decir que el sexo no solo es el simple contacto con un hombre, además de que el orgasmo no solo proviene de coito. Muchas son las personas que alcanzar el clímax a través del sexo oral, de los juegos de rol y de la estimulación de otras zonas erógenas, entre muchas otras formas.

Para un juguete sexual no existe distinción de sexo, orientación sexual ni edad. LELO

Algo parecido ocurre cuando se insiste en propagar la falsa creencia de que si una persona utiliza juguetes eróticos es porque no tiene pareja. Cuántas veces has escuchado que se “consuela” con un juguete al no poder practicar “sexo completo” … Las personas que dicen frases como esta se olvidan que la masturbación es una interacción sexual más, absolutamente fundamental para conocerse y para descubrir qué nos gusta y qué no.

Una manera perfecta de experimental, romper la monotonía y mejorar la comunicación con la pareja es compartir orgasmos con la ayuda de juguetes sexuales. Y aquí es donde hace su aparición el vibrador TIANI™ DUO, con doble potencia y estimulación por dentro y por fuera. Otra opción recomendable es el anillo vibrador TOR ™ 2, ambos ejemplos de cómo enriquecer la relación e intensificar el placer de a dos.

Por lo tanto, queda claro que los juguetes sexuales son perfectos tanto estando solteros como en pareja. Es importante recordar que tener una vida sexual en pareja no implica dejar de disfrutar la propia, algo que pasaremos a explicar a continuación.

Los juguetes sexuales dejan de lado a la pareja

Otro de los mitos respecto a los juguetes sexuales es que no son compatibles con la vida en pareja. Sobre todo, los hombres heterosexuales son quienes más se alarman cuando la pareja propone añadir juguetes sexuales a la relación. Debido a las inseguridades que pueden sentir y a la creencia de que no son suficientes, suelen percibir al juguete como un reemplazante y no como lo que realmente es, un complemento.

El hombre suele sentirse vulnerado cuando su pareja le propone sumar juegos en su intimidad. LELO

En este sentido, Tasso sostiene que “se olvidan de un aspecto fundamental, el erotismo jamás podrá ser sustituido por un objeto. El erotismo es estar en contacto con el otro, es lo que nos humaniza”. Los juguetes eróticos son un complemento que suma y diversifica, pero no sustituye. Permiten incentivar aún más la intimidad, dejando atrás los miedos, los tapujos y las vergüenzas. Por lo tanto, no temas en invitar a tu pareja a utilizar juguetes sexuales.

Los juguetes sexuales crean adicciones y nos convierten en adictos

El tercero de los mitos que hay que erradicar es que el uso habitual de los juguetes eróticos puede generar adicción. Y esta creencia va un poco más allá, ya que sostiene que su utilización rutinaria desemboca en el deseo de dejar de querer tener relaciones sexuales con otras personas. Aquí entra, una vez más, el miedo a ser sustituido por un dispositivo o una máquina.

"El deseo masculino es 'naturalmente explicable', pero el femenino es 'culturalmente depravado'" - Valérie Tasso

En este contexto, la Universidad de Almería llevó a cabo un estudio con mujeres de entre 18 y 70 años que nunca antes habían utilizado un succionador de clítoris. Entre ellas, la mayoría apenas se había autoexplorado y seguía convencida de que el sexo se limita solo al coito y que los orgasmos se alcanzaban solo a través de la penetración.

Los resultados arrojaron que, tras dos meses de uso frecuente del vibrador SONA™ Cruise™, la vida sexual de estas mujeres mejoró de manera considerable. Entre las conclusiones, se ha determinado que aumentó su deseo y excitación sexual y un número significativo de ellas alcanzó junto a sus parejas orgasmos más intensos.

Este estudio refuerza la idea de Tasso, quien define que “el juguete sexual, más allá del placer, es un objeto terapéutico, un elemento de transición para el autoconocimiento propio que abre camino al disfrute con los demás”.

Los juguetes sexuales son los causantes de infecciones y afectan a la salud

Si bien la zona íntima es por demás sensible a infecciones, los juguetes sexuales están fabricados con materiales seguros y de buena calidad. Además de estar testeados y aprobados por las autoridades sanitarias pertinentes, los juguetes de marca LELO son hipoalérgicos. Es decir, están elaborados con silicona premium antibacteriana, de tal forma que se adaptan perfectamente a la anatomía humana.

Más de 8.000 son las terminaciones nerviosas en el clítoris, mientras que en el órgano masculino encontramos entre 4.000 y 6.000.

Los succionadores, como el modelo SILA™ Cruise, no entran en contacto en ningún momento con el clítoris, sino que emiten ondas sónicas completamente inocuas, las cuales estimulan las más de 8000 terminaciones nerviosas del clítoris. ¿El resultado? Orgasmos como nunca antes.

En cuanto a la limpieza de los juguetes sexuales, se debe mantener el cuidado y la higiene de los mismos. Esto quiere decir que hay que lavarlos con agua y un jabón con pH neutro tanto antes de su utilización como después de la misma.

La utilización de juguetes sexuales reduce la sensibilidad del clítoris, incluso la anula por completo

El último de los mitos a dejar atrás es el que indica que el uso regular de estos juguetes hace que las mujeres no sientan nada al tener relaciones con su pareja. Sin embargo, se trata de uno de los mitos más extendidos, pese a que no hay evidencia científica que indique algo similar.

Las mujeres son objeto de muchos de los mitos sexuales. LELO

La realidad es otra, ya que usar juguetes de este estilo ayuda a las mujeres a aumentar su sensibilidad. Esto se debe a que la sangre fluye con mayor rapidez hacia los genitales, producto de la excitación del clítoris. Hay que tener en cuenta que el los años no vienen solos, puesto que la vagina se atrofia mientras el suelo pélvico se debilita, lo que disminuye de forma directa la respuesta sexual.

En definitiva, los juguetes sexuales son recomendados para todas las personas, sin importar sexo ni orientación sexual. Para las mujeres con falta de lubricación vaginal como para aquellas que quieran aumentar su placer sexual, un producto de estos es perfecto. Lo mismo ocurre en hombres, a los que el uso frecuente de un juguete erótico favorece que controlen sus ritmos de eyaculación y aumenten su rendimiento sexual.

SILA™ Cruise, uno de los juguetes sexuales de LELO más elegidos.

SILA™ Cruise, uno de los juguetes sexuales de LELO más elegidos. LELO

Sin más, recordar que el sexo es una forma más de comunicación y no hay nada que nos impida hacer de él una actividad lúdica con la cual divertirnos, relajarnos y conectar con nosotros mismos y con otras personas. Lo importante aquí es darse la oportunidad de explorar y conocer la sexualidad propia de una manera libre, superando las barreras mentales de la culpa y la vergüenza.

Y es aquí donde los juguetes sexuales pueden convertirse en grandes aliados. Hay un dispositivo para cada persona, hasta tu signo del zodíaco define tu juguete sexual...