Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Obituario

Fallece la artista del blanco, Isabel Echarri, en su casa de Formentera

La creadora natural de Vera de Bidasoa murió a los 93 años mientras dormía de un paro cardiaco

Francina Armengol entrega lel Premio Ramon Llull 2022 a la artista en su casa. Caib

La artista Isabel Echarri (Vera de Bidasoa, Navarra, 1929-Formentera, 2022), falleció sobre la una de la madrugada de ayer de una parada cardiaca cuando dormía en su casa, cerca de Sant Francesc, donde decidió retirarse hace pocos años tras dejar su domicilio de París.

Isabel Echarri el pasado mes de abril en su casa de Formentera. | C.C.

Su hija, Inés Echetverry, confirmó la triste noticia a Diario de Ibiza y avanzó que la familia está preparando una despedida civil en Formentera para la próxima semana. Concretamente, el velatorio será en el Tanatorio municipal el miércoles 29 de junio entre las 17 horas y las 19 horas.

El blanco

Isabel Echarri es uno de los exponentes del arte contemporáneo de la llamada ‘corriente del blanco europeo’ que desarrolló a lo largo de sus carrera en distintos soportes. Ella misma lo explicó en una entrevista a Diario: «El blanco en Francia es la suma de todos los colores, es la metafísica, vamos del blanco para llegar al oro. En cambio, en Alemania fue diferente, el blanco se convirtió en el grado cero, esto es, que terminaron con todo lo que hacían antes para comenzar un nuevo desarrollo adaptado a cada una de las formas de expresión».

Uno de sus materiales preferidos, aunque ha trabajado en otros soportes, ha sido el papel, que ella misma fabricaba y que después manipulaba para darle forma, crear volúmenes e incluso realizar esculturas. Pero también libros exclusivos y únicos en los que reconocidos intelectuales y artistas, como Jorge Semprún, Fernando Arrabal (gran amigo suyo) o Milan Kundera, entre otros, escribían sus textos.

Isabel Echarri tenía un fuerte carácter con voz dulce. Conseguía de esa forma avanzar en su obra sin molestar a los demás. Empezó de muy joven pero decidió trasladarse a París en un autoexilio político por la dictadura de Franco. De muy joven se licenció en filosofía y letras por la Universidad de Nancy y luego fue becada en la Escuela Nacional Superior de Bellas Artes de Francia, con sede en París. En ese periodo fue asistente de Boris Vian antes de que este escritor, poeta, dramaturgo y músico falleciera en 1959.

En ese periodo está influenciada por las corrientes surrealistas. Es cuando entra en contacto con la sociedad secreta Patafísica (Pataphysique, en francés), que sale a la luz pública el 20 de abril de 2000, y comienza a dar a conocer sus actividades.

Escenografía y vestuario

Pero su trabajo no cesa y tras conocer al que fue su marido, Diego Echetverry (músico, pintor y escenógrafo), que falleció el pasado mes de abril, ambos estuvieron durante muchos años, entre 1972 y 2001, realizando escenografías de óperas y el diseño de vestuarios, labor por la que fueron muy reconocidos.

En 2015 donaron buena parte de sus bocetos originales a la Biblioteca Nacional de Francia (BNF), que en la presentación de la exposición que montó para la ocasión para rendir homenaje a esta pareja de creadores destacó «sus talentos en el mundo entero, ilustrando los grandes compositores del repertorio operístico: Mozart, Gounod, Massenet, Verdi, Wagner, Puccini, Offenbach». Además de participar en obras contemporáneas como ‘Sire Halewyn’, de Ivan Semenoff; ‘Temboctou’, de François-Bernard Mache; ‘El año de gracia’, de Albert Sardà y su última puesta en escena con el compositor residente en Mallorca Javier Pérez de Arévalo, que fue el último farero de Formentera.

Del matrimonio nacieron dos hijas, Inés y Paloma. Esta última falleció muy joven en París.

Pero la figura de Isabel Echarri destacó por su compromiso ideológico y su vasta cultura enraizada en la corriente surrealista y existencialista del siglo XX, hasta que encontró su propio camino con el blanco. Una idea que le permitía plantear en sus obras las grandes cuestiones filosóficas como la vida y la muerte o el principio y el fin del universo en el sentido más universal.

Premio Ramon Llull

Este mismo año el Govern balear otorgó el Premio Ramon Llull a Isabel Echarri por su dilatada trayectoria como artista. Aunque no pudo desplazarse a la ceremonia por los problemas de movilidad que sufría, días después, la presidenta del Govern balear, Francina Armengol, acompañada por la presidenta del Consell de Formentera, Ana Juan, se desplazó a su casa entregarle en mano del galardón.

Sus últimos trabajos se pudieron ver en el vestíbulo de Can Botino, en Ibiza, una iniciativa del Museo de Arte Contemporáneo (MACE), que en los últimos años adquirió obras representativas de la artista para su colección.

La directora del MACE, Elena Ruiz, además de ser amiga personal de la artista y una de las especialistas en la obra de Echarri, la considera «una de las figuras más significativas de los pioneros de las vanguardias del siglo XX en Ibiza».

Ruiz añade que «el significado de la obra de Echarri es la crisis de la vida. Nos está hablando del concepto de la vida, la muerte, quiénes somos... es decir, preguntas trascendentales», explicó con motivo de esa exposición.

La presidenta de la Comunidad Autónoma, Francina Armengol, y el resto de miembros del Govern balear, expresaron ayer sus condolencias por la muerte de la artista, galardonada con el Premio Ramon Llull 2022.

Compartir el artículo

stats