Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ibiza Yoga Week: «El yoga no es lo que se ve en Instagram, es lograr estar aquí y ahora»

Mireia Aceituno, profesora de White Yoga Ibiza, imparte la primera clase de la Ibiza Yoga Week a turistas y residentes en el Baluard de Santa Llúcia en Dalt Vila

Clase de yoga en el Baluard de Santa Llúcia en Dalt Vila. | Vicent Marí

Son las nueve de la mañana y Mireia Aceituno de White Yoga Ibiza ya está dando su clase en el Baluard de Santa Llúcia. Así ha empezado la primera jornada de la Ibiza Yoga Week. «Todo lo que aprendo cada día en mi esterilla, me sirve luego para aplicarlo fuera», expresa la profesora al acabar la lección. Aconseja que la gente no tenga miedo de adentrarse en el mundo de esta disciplina, ya que «el yoga no es Instagram», el yoga es «sentarse y no hacer nada».

La relación de Aceituno con el yoga surgió de casualidad: «Yo hacía mucho deporte y un día en el gimnasio entré en una clase y me fascinó», declara Aceituno, a la que le encantó el hecho de que fuera una mezcla entre deporte físico y una vertiente espiritual, además de conectar con la respiración. Después de esta experiencia, Aceituno hizo otra clase de yoga en Formentera y, posteriormente, ya se apuntó a un curso de profesores.

«Detener los pensamientos y conseguir estar aquí y ahora» es la filosofía de esta disciplina, asegura Aceituno. «Consigues aprender a respirar y conectar con tu cuerpo y tus limitaciones», declara. A su juicio, «el yoga permite conocerse a uno mismo y, con una práctica continuada, la persona puede superar» sus limitaciones.

A esta clase mañanera asisten tanto residentes de Ibiza como turistas. Cristina Ramon, que vive en Sant Antoni, argumenta que lo que más le gusta del yoga es que no solamente se centra en la actividad física, sino que también se centra en la paz mental. «Hoy en día vivimos todos acelerados y el yoga creo que te hace parar y ser consciente de ti mismo», afirma Ramon.

Uno de los turistas que se han apuntado a practicar yoga en Dalt Vila es Francisco Oller, de Castellón, quien empezó en este mundillo por el «tema de la respiración» y por «probar algo nuevo».

"Donde más lo noto es cuando salgo a correr, haciendo yoga no hace falta ni que estire después"

decoration

Oller asegura que descubrió que el yoga ayuda a la hora de estirar los músculos: «Donde más lo noto es cuando salgo a correr, haciendo yoga no hace falta ni que estire después (de hacer ejercicio)».

Llegan los últimos minutos de la clase y Mireia Aceituno pone música para que los alumnos descansen mientras pulveriza un aceite aromático y suena el tintineo de una campanilla.

«Es aceite esencial natural y lo utilizo como aromaterapia», explica la monitora de yoga, ya que con los olores «se estimulan diferentes sensaciones y partes del cerebro» que ayuda a las personas a «conectar con una sensación de bienestar, algo que les reconforta».

La «campanita», es sonoterapia (terapia a través del sonido), es para cuando la gente está estirada, el ‘cling cling’ les «devuelve» al momento presente y así «no cuesta tanto despertarles».

Al terminar la clase, los asistentes disfrutan de un desayuno con frutas de la isla, mermeladas y frutos secos para reponer fuerzas y seguir con una visita por el casco histórico de Dalt Vila de la mano de Ibiza Eco Activities.

Las actividades organizadas por Ibiza Health and Beauty para la Ibiza Yoga Week, con clases de yoga y rutas turísticas en los cinco municipios, empezaron ayer y acabarán el próximo martes 21 en Sant Antoni, para celebrar el Día Internacional del Yoga.

Aceituno destaca que este programa es una manera de dar a conocer «la otra cara de Ibiza» y poder «potenciar la belleza» de cada uno de los municipios, con el fin de que la gente «vea más allá de lo que es Ibiza y la fiesta».

También recalca que es una iniciativa «súper bonita» porque «el que no puede venir hoy, puede venir mañana» para conocer la disciplina.

En esta línea, Cristina Ramon indica que «a veces hace falta que venga alguien y diga ‘venga va, hemos preparado esta propuesta’» porque así la gente se anima: «Yo soy de Ibiza y no he ido nunca a las cuevas de Can Marçà», explica.

Para hoy está prevista en Sant Joan una clase de yoga con Francesca Marchioro en el Port de Sant Miquel a las 9 horas. A continuación, los interesados podrán disfrutar de una visita a sa Cova de Can Marçà.

Este programa de actividades deportivas es muy «interesante» porque «promueve hábitos de vida saludables en todos los sentidos y refuerza el valor patrimonial y cultural de la isla, y además pasa por todos los municipios», concluye Cristina Ramon.

Compartir el artículo

stats