Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis migratoria

La olla a presión del Sahel gesta un alza del flujo en la ruta canaria

Mali se aleja más de Europa en la lucha antiterrorista y abandona el G5 v Bamako frenan un nuevo intento de golpe de Estado

Salvamento rescata a 104 personas en dos neumáticas al sur de Canarias, entre ellos diez niños. Elvira Urquijo A.

La olla a presión que bulle en el Sahel frente a las costas de Canarias gesta un cóctel político y social con visos de derivar en un repunte de los flujos migratorios a través de la peligrosa ruta atlántica. La estabilidad y seguridad de los países de la región se debilita frente al firme avance de los yihadistas que han visto cómo la zona se ha convertido en un refugio seguro y fértil para sus redes terroristas. La cadena de golpes de Estado que se ha producido en los últimos dos años en el África Occidental ha desestabilizado las jóvenes y débiles democracias de países como Malí, Burkina Faso, Chad, Guinea Conakry o Sudán. El paradigma de desequilibrio en la región es Malí, donde la junta militar que detenta el poder de manera provisional ha roto todos sus lazos con Francia y, en general, con Europa y ha optado por estrechar relaciones con Rusia.

El último golpe sobre la mesa de Assimi Goita, presidente interino de Malí, ha sido abandonar el G5 del Sahel (G5S). Un marco supranacional que coordina la cooperación regional en la lucha antiterrorista y en el control de los flujos migratorios. El general de Brigada del Ejército de Tierra y director del Instituto Español de Estudios Estratégicos, Francisco Dacoba, compartió esta información en sus redes sociales junto al comentario: "Hay noticias malas y las hay aún peores", temiendo por las consecuencias que esta decisión pueda acarrear. El Gobierno maliense anunció el domingo su retirada del G5S como protesta ante la negativa del grupo a que su país asumiera la presidencia de turno, a la que tenía que haber accedido el 15 de febrero. Los miembros del G5S justificaron su postura aludiendo a la situación política interna de Malí.

La junta militar maliense señaló que no quiere formar parte de un organismo que se deja influenciar por un país ajeno a la región, que "intenta desesperadamente aislar a Malí". Si bien no especificó a qué Estado se refiere, se puede intuir que apunta a Francia, con quien vive una escalada de tensión desde hace meses. El comunicado de Bamako, firmado por su ministro de Administración Territorial, también denuncia que la "instrumentalización" del G5S es contraria "a los intereses de nuestros países y de nuestros pueblos, que se enfrentan a importantes desafíos en el campo de la lucha contra el terrorismo".

"¡Francia, fuera!"

Esta resolución llega solo dos semanas después de que Bamako rompiera todos los acuerdos de defensa con París citando violaciones de su soberanía por parte de las tropas francesas. En febrero, Francia y el resto de los países europeos que colaboran en la operación Barkhane y la Fuerza Takuba, además de Canadá, anunciaron la retirada de sus fuerzas de Malí, donde llevaban casi una década desplegadas para ayudar en la lucha contra el yihadismo. Las tensiones se han disparado en los últimos meses tras el anuncio de la junta militar de alargar el proceso de transición a cuatro o cinco años y aplazar las elecciones previstas para febrero. París y Bamako no han parado de cruzar acusaciones sobre los esfuerzos en materia antiterrorista, mientras los mercenarios rusos del grupo Wagner se desplegaban en la zona.

El Gobierno maliense apunta que un país ajeno a la región intenta aislarles "desesperadamente"

decoration

Además, en la madrugada del 12 de mayo, las autoridades malienses frenaron un intento de golpe de Estado por parte de "oficiales y suboficiales antiprogresistas" que habrían contado con el "apoyo de un Estado occidental". El Ministerio de Exteriores condenó en un comunicado el "indigno ataque contra la seguridad", con el fin de "obstaculizar o aniquilar" sus esfuerzos "para dar seguridad al país y recuperar el orden constitucional".

Los escenarios de otros países de la región, sin ser tan sangrantes como el de Malí, también dejan entrever los ánimos anticolonialistas de la población y la inestabilidad de sus gobiernos. Este sábado, en Chad se produjeron violentas manifestaciones contra Francia, acusada de apoyar a la junta militar en el poder, liderada por el general Mahamat Idriss Déby, hijo del presidente Idriss Déby, quien fue asesinado en el frente. Una acción que se repitió el lunes, cuando cientos de estudiantes marcharon por las calles de la capital, Yamena, al grito de "¡Francia, fuera!".

1.099 llegadas en mayo

Sin que esta realidad haya terminado de explotar desencadenando nuevos conflictos civiles en la región, que detonarían los flujos migratorios internos y hacia Europa, se ha incrementado la llegada de migrantes a Canarias durante las últimas semanas. El Gobierno de España confiaba en que la nueva etapa de las relaciones con Marruecos contribuyera a frenar las salidas hacia el Archipiélago, algo que hace menos de 15 días defendía con vehemencia el ministro de Exteriores José Manuel Albares, quien ayer no se mostró tan seguro de que la llegada de pateras a las Islas se haya reducido.

Salvamento rescata a 104 migrantes a bordo de dos neumáticas cerca de Gran Canaria

decoration

Entre el 1 de enero y el 15 de mayo llegaron a las costas canarias 7.619 migrantes, 995 de ellos en la primera quincena de este mes, lo que supone un incremento del 52,5% con respecto al mismo periodo de 2021. A estas cifras se suman las 104 personas, entre ellas diez niños, que rescató el martes Salvamento Marítimo a bordo de dos neumáticas que fueron localizadas a distancias relativamente lejanas de Gran Canaria: una a 92 kilómetros y la otra, a 245. La primera intervención se activó cuando un avión de Salvamento avistó una zódiac con 56 personas en aguas al sur de Cabo Bojador (Sáhara) y alertó a la Guardamar Calíope que, a media tarde, auxilió a 38 hombres, 12 mujeres y seis niños de origen subsahariano, que llegaron de madrugada al puerto de Arguineguín. Cuando la Calíope regresaba al muelle con los migrantes, el avión Sasemar 103 detectó otra neumática a unos 92 kilómetros al sureste de Maspalomas. Sus 48 ocupantes -35 varones, nueve mujeres y cuatro niños de origen subsahariano- fueron rescatados por la Salvamar Macondo.

Compartir el artículo

stats