Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

División entre los taxistas de Ibiza sobre la eliminación de las preferencias en las paradas

El presidente de la Federación Insular y de la asociación de Sant Josep avisa de que generará «conflictos» en el sector y el portavoz del colectivo en Santa Eulària afirma que «hace años que debería haberse hecho»

Cola de turistas que esperan en la parada de taxis del aeropuerto, en una imagen de archivo. | TONI ESCOBAR

La nueva orden insular de carga y descarga del sector del taxi consensuada por el Consell y los ayuntamientos de Ibiza provoca división entre los taxistas , fundamentalmente en torno a la eliminación de las preferencias de los taxistas de un municipio en las paradas en el caso de que haya gente esperando. Este cambio en la regulación, que se espera que el lunes se apruebe en el Consell de Govern, tendrá especial incidencia en la recogida de pasajeros en el aeropuerto.

Precisamente, el presidente de la Asociación de Taxistas de Sant Josep, Antoni Riera, que a su vez también está al frente de la Federación Insular del Taxi de la Illa d’Ibiza (Fitie), advierte de que este cambio puede generar «muchos conflictos» entre los taxistas a la hora de determinar si hay más gente esperando que taxis locales en las paradas para cubrir la demanda.

También discrepa de que esta norma, que califica de ambigua, suponga una mejora del servicio. «Se verá con el tiempo, pero no creo. Cuando en la parada de la avenida de Santa Eulària de Vila hay una marabunta de gente, se carga más rápido, pero la cola se forma igual. En el aeropuerto pasará lo mismo. Si todo el mundo respeta la norma y [los taxistas de fuera] se van cuando no haya gente, no tiene que pasar nada. En julio y agosto no sucederá nada, pero cuando no haya mucha gente esperando puede haber conflictos entre los taxistas», indica.

Riera admite que le «sorprende un poco» que el Ayuntamiento de Sant Josep haya aceptado esta condición en la nueva regulación insular del taxi. «El alcalde debería mirar por nosotros. Lo habrá hecho pensando en el servicio», dice Riera, al tiempo que lamenta que tampoco les hayan «consultado».

Precisamente, el presidente de la Fitie critica que la nueva orden insular se haya consensuado de espaldas a los taxistas. «No nos lo esperábamos. Nos ha pillado a contrapié. Lo han acordado con nocturnidad y alevosía», afirma, para agregar: «Nadie mira por nosotros. No hay ningún político, ni desde el Consell, que mire por nosotros, y somos los ciudadanos de aquí, los que votan».

Vergonzosa subida de tarifas

Esta última crítica se dirige también a la «vergonzosa» subida (un 3,3%) de las tarifas cuando llevan desde 2014 sin actualizarse. «Dicen que es una primera subida para habilitar al Consell para que pueda hacerlo y aunque digan que están dispuestos, subir ocho años después sólo cinco céntimos es una vergüenza», dice.

El presidente de la asociación mayoritaria de taxistas de Vila, Alejandro Cardell, también cree que la eliminación de las preferencias en las paradas generará «conflictos entre los taxistas». Precisamente, según su criterio, por su ambigüedad: «¿Quién dice cuándo hay más o menos usuarios esperando?», cuestiona. «Ya se verá sobre la marcha», agrega Cardell, que elude opinar más sobre la nueva regulación porque no ha podido aún «leerla en profundidad», apunta.

En contra de la posición de Riera y Cardell se sitúan Antoni Roig, portavoz de la Asociación de Taxistas de Santa Eulària, y Pep Torres, presidente de la de Sant Joan. El primero califica la propuesta de orden de «fabulosa», aunque «podría mejorarse», sobre todo en lo que concierne a las tarifas, y considera que ya era hora» que se eliminara la preferencia en las paradas. «Hace muchos años que debería haberse hecho. Será muy positivo de cara al usuario», subraya.

Roig descarta que la nueva regla genere «polémica», más bien todo lo contrario: «Se agilizará el servicio mucho más. No entiendo que haya una punta de gente esperando en una parada y, antes de cargar, haya que dejar pasar al taxi que llega del municipio. No entiendo por qué no se puede trabajar como con el GPS que compartimos», afirma el representante de los taxistas de Santa Eulària.

El presidente de la Asociación de Autónomos del Taxi de Sant Joan señala que la eliminación de las preferencias «agilizará el servicio» y, además del aeropuerto, tendrá también especial incidencia en las paradas de las discotecas. «Se producen grandes aglomeraciones y vemos a veces que la carga es muy lenta por las preferencias y, mientras tanto, vemos que los piratas recogen gente. A ver cómo funciona, pero lo vemos positivo», destaca Torres.

Hay cosas de la nueva orden que no le agradan, como el corte del taxímetro cuando se superen los 110 km/h, algo que le corresponde controlar, según dice, a la Guardia Civil de Tráfico, y que los piratas ni las VTC quedan exentos. «No hay ninguna necesidad, pero entiendo que es una concesión por nuestra parte», concluye este portavoz patronal.

Compartir el artículo

stats