Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La vitamina D, una aliada contra el covid

Las mujeres mayores son las principales afectadas de osteoporosis y falta de vitamina D.

Las mujeres mayores son las principales afectadas de osteoporosis y falta de vitamina D.

El Servicio Nacional de Salud (NHS) de Reino Unido ha lanzado un servicio para facilitar gratis suplementos de vitamina D a personas extremadamente vulnerables de contraer el COVID-19. A quienes sean realmente de alto riesgo, les enviarán suplementos para cuatro meses, según recoge la propia web del NHS. Pero, ¿por qué apostar por la vitamina D? Diversos estudios defienden que minimiza los efectos del coronavirus.

Entre los expertos que lo respaldan se encuentra el endocrino e investigador José Manuel Quesada, responsable del grupo Imibic-GC.17 (Instituto Maimónides de Investigación Biomédica de Córdoba).

Quesada, que acaba de publicar en “The Lancet” una investigación al respecto, señala a FARO DE VIGO que “al no tener suficiente vitamina D –déficit de los niveles de 25 hidroxivitamina D– el organismo está más susceptible de padecer la enfermedad del COVID”.

“Se sabe que hay una correlación entre niveles bajos de 25 hidroxivitamina D y primera aparición de la enfermedad y que esta sea más grave, que lleve a una persona a ingresar en las unidades de cuidados intensivos e incluso a que desemboque en la muerte. En nuestro grupo hemos visto que suministrando a las personas que están graves en el hospital el calcifediol (el segundo metabolito de la vitamina D) disminuimos de manera muy significativa los ingresos en la UCI y la muerte”, añade.

Quesada resalta que la investigación publicada recientemente en un prepint en Lancet ha tenido eco en Reino Unido donde estos días han recomendado el uso de calcifediol (vitamina D) para tratar a los pacientes con COVID de forma inmediata.

Pero, ¿por qué tener bajos niveles de vitamina D allanaría el campo al coronavirus? “El problema con la enfermedad del COVID-19 es que al tener poca cantidad de vitamina D el cuerpo, hay poca defensa innata pero paradójicamente hay una gran respuesta de la sustancia producida para defendernos de los gérmenes: las citoquinas y quimiocinas”, responde el doctor Quesada.

“Esa explosión de citoquinas y quimiocinas hace –añade el investigador– que los pulmones dejen de funcionar porque están ‘encharcados’ por sustancias inmunitarias que nos están defendiendo del virus”, es decir, se llenan de moco.

El problema con la vitamina D, apunta Quesada, es que “tenemos mucho problema para adquirir la cantidad adecuada”. El problema radica en que se forma cuando nos da el sol en la piel. “Desafortunadamente, explica el doctor, solo podemos sintetizarla de manera eficaz los meses de verano, especialmente de mayo a octubre”.

De ahí que se recomiende tomarla en suplementos. La farmacéutica Amil López señala que “desde hace dos años se incrementó mucho la dispensación de estos suplementos, tanto en por la Seguridad Social como por venta libre”. No obstante, Quesada recalca que nunca se debe empezar a tomarla sin indicaciónmédica. “La automedicación no es buena, no hay nada inofensivo. Por lo tanto, este tratamiento debe ser supervisado por un médico que pondrá a tratamiento a la persona si lo considera oportuno”, concluye.

Compartir el artículo

stats