Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Así es la mutación de la variante británica del covid

Erik, mutación presente en las variantes brasileña P.1 y sudafricana (B.1351), se une a Nelly, la mutación N501Y que tienen las tres

Las cepas de coronavirus mutan

Las cepas de coronavirus mutan

La variante británica del coronavirus SARS-CoV-2, que se considera hasta un 70% más contagiosa, ha adquirido una mutación que la convierte en aún más problemática: la E484K, llamada por similitud gráfica “Erik”, y que está asociada a resistencia a la inmunidad, tanto a la de los anticuerpos naturales, producidos tras una infección, como a los que estimulan las vacunas. Erik, mutación presente en las variantes brasileña P.1 y sudafricana (B.1351), se une a Nelly, la mutación N501Y que tienen las tres. Algunos científicos creen que esta evolución del virus, verificada en 11 pacientes, no es un hecho aislado, sino que podría repetirse en otros lugares del mundo. En España, esta “variante de preocupación” británica, la B.1.1.7, podría ser la predominante en marzo.

El informe científico lo ha realizado el departamento de Salud Pública de Inglaterra, donde se detectó esta variante, llamada técnicamente VOC 202012/01, el pasado mes de septiembre. Algunos investigadores consideran que estos casos han adquirido la mutación Erik de forma independiente uno del otro, sin un origen único. Esto sugiere, sostienen, la existencia de una evolución convergente, lo cual, si se confirma, resultaría preocupante.

Un ejemplo de evolución convergente o convergencia evolutiva es la capacidad de vuelo en los animales, que fue adquirida de forma independiente por las aves (ovíparas) y los murciélagos (mamíferos), pertenecientes a ramas muy distantes en el árbol de la evolución. Esos cambios confieren a esas especies una ventaja evolutiva.

Científicos británicos constatan que once secuencias de la variante inglesa, con la mutación N501Y más contagiosa, han adquirido la E484K, vinculada a evasión de inmunidad

El virus se “agarra” mejor

¿Y cuál sería la ventaja evolutiva al adquirir la mutación Erik? El virólogo Björn Meyer, del Instituto Pasteur, cree que, hasta cierto punto, tiene un “efecto estabilizador” sobre la mutación Nelly (N501Y): “Las dos unidas se agarran mejor al [receptor] ACE2, ya que están al final de un bucle”, explica el científico en Twitter. En otras palabras, la pareja formada por Nelly y Erik, ambas mutaciones en la proteína espiga (S), permite que el virus abra mejor la “cerradura” de nuestras células que es el receptor ACE2.

“Moderna ha descubierto que su vacuna es menos eficaz para la variante sudafricana con E484K (Erik). El descubrimiento de que E484K ha sido ahora adquirido por algunas variantes británicas, esta es una mala noticia”

Feigl-Ding - Científico

decoration

Sobre esta circunstancia ha alertado en Twitter el epidemiólogo Eric Feigl-Ding, uno de los divulgadores de noticias científicas sobre la pandemia de COVID-19 más seguidos en esta red social. El científico estadounidense recuerda que esta mutación se produce en el dominio receptor-obligatorio (RBD, siglas de receptor binding domain),.y que eludió los anticuerpos neutralizantes en 9 de cada 11 personas en un experimento realiado en el Bloom Lab de Seattle (Estados Unidos).

Feigl-Ding sostiene que este matrimonio de conveniencia entre Nelly y Erik no es un evento fortuito. Para ello alude a un experimento realizado en Siena, Italia. Un grupo de inmunólogos italianos utilizó el suero de 20 pacientes de COVID-19 que ya habían pasado la enfermedad y habían generado anticuerpos.

Vertieron este plasma de convalecientes sobre el coronavirus más de una docena de veces para acelerar su evolución. Pasados 80 días apareció la mutación Erik en el citado dominio receptor-obligatorio (RBD) de la proteína.

Feigl-Ding, que trabajó 16 años en la Universidad de Harvard, es pesimista sobre el efecto de esta conjunción Nelly-Erik. ¿Qué significará para la inmunidad y las vacunas contra infecciones naturales previas? “Moderna ha descubierto que su vacuna es menos eficaz para la variante sudafricana con E484K (Erik). Pero con el descubrimiento de que E484K ha sido ahora adquirido por algunas variantes británicas, esta es una mala noticia. Espero que no se convierta en una supercepa”, comentó ayer.

No todos los científicos están de acuerdo con estas alarmantes predicciones. Federico Martinón-Torres, prestigioso investigador de vacunas y genética del Hospital Clínico Universitario de Santiago, precisó ayer a FARO, tras revisar la información de forma sumaria, que “no tenemos datos que permitan hacer esas aseveraciones. Te puedes tirar a la piscina y acertar o no, y evidentemente el virus cambia, y al final alguno acertará”.

Compartir el artículo

stats