Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell de Ibiza desenterrará y ampliará el yacimiento visitable de sa Caleta

El proyecto de museización incluye la reconstrucción a tamaño real de una vivienda fenicia

24

Ampliación del yacimiento de sa Caleta.

En los dos próximos años, el aspecto externo que presenta el yacimiento fenicio de sa Caleta sufrirá una profunda transformación. El departamento de Cultura, Educación y Patrimonio del Consell de Ibiza está ultimando la adjudicación de un proyecto para museizar todo el entorno de sa Caleta, y que incluye el yacimiento arqueológico, el centro de interpretación y las baterías militares.

Los pliegos que han sido redactados por los técnicos de Patrimonio del Consell contemplan la exhumación de las estructuras fenicias que actualmente se encuentran enterradas, su restauración y su museización exterior, que incluirá un recorrido por el interior del yacimiento. Actualmente solo está al descubierto una pequeña parcela de 50 metros de largo por 30 de ancho. Además, este espacio se encuentra completamente rodeado por una valla metálica, con lo que para el visitante resulta imposible disfrutar o entender qué es lo que tiene delante.

«Lo que ahora se puede ver es una mínima parte del yacimiento. El resultado final será incomparable», señala Joan Ramon, el arqueólogo del Consell ibicenco. «La extensión del yacimiento que quedará al descubierto todavía no se sabe con exactitud, pero será como mínimo de 3.000 metros cuadrados», explica la consellera insular de Cultura, Educación y Patrimonio, Sara Ramon.

Al margen de desenterrar una parte del yacimiento que hasta ahora ha permanecido oculto a los visitantes, el proyecto de museización incluye también dotar de contenido el Centro de Interpretación de sa Caleta, que se ubicará en los barracones militares que fueron reformados durante la legislatura anterior y que permanecen vacíos desde el año 2017.

El proyecto incluye que en el interior de una de las antiguas casas militares se instale una recreación a tamaño natural de una casa fenicia, así como dos espacios expositivos -uno destinado al yacimiento, otro al parque natural de ses Salines- y una zona didáctica destinada a las visitas escolares. Todo el perímetro exterior será vallado para evitar actos de vandalismo.

Trabajo burocrático

Cuatro empresas han presentado sus propuestas para ejecutar la museización de sa Caleta. Después de estudiar los aspectos técnicos, ayer se celebró una reunión de la mesa de contratación sobre la valoración económica. «Estamos en la fase final», explica la consellera Sara Ramon, que espera que en pocas semanas se adjudique la propuesta ganadora. A partir de ese momento, la empresa tendrá dos meses para redactar el proyecto definitivo, después se firmará el contrato y se empezarán los trabajos sobre el terreno. Resulta aventurado señalar una fecha de finalización, aunque desde el Consell se señala que queda como «mínimo» un año y medio de trabajo.

Pese a que las actuaciones en sa Caleta pararon en 2017, Ramon asegura que en este tiempo el trabajo ha continuado en los despachos y que se han solventado los trabas burocráticas. «En un primer momento tuvimos una denegación de permisos por parte del Govern balear [el yacimiento se encuentra dentro del Parque Natural] pero tras un encuentro con el director general de Espacios Naturales se desatascó la situación», recuerda la consellera.

Los antiguos barracones militares que albergarán el Centro de Interpretación. Vicent Mari

Unos barracones con grafitis pero sin daños estructurales

Durante la legislatura de 2015 a 2019, el entonces conseller de Cultura y Patrimonio, David Ribas, acometió las obras de rehabilitación de los barracones militares, que amenazaban ruina. Las obras se prolongaron durante un año y medio y tuvieron un presupuesto de 332.057 euros. Tras la finalización de los trabajos, en noviembre de 2017, esta estructura ha quedado vacía y a merced de los actos vandálicos. «Afortunadamente, los edificios están en buen estado», explica la consellera Sara Ramon, que niega que existan daños estructurales.

Compartir el artículo

stats