Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los colegios dejan de rastrear los contagios en Infantil y Primaria

Los alumnos y profesores con síntomas tendrán que tener un resultado negativo para acceder al centro

Niños regresan a la escuela después de las vacaciones de Navidad, en el colegio Cervantes. | J. A. RIERA

La conselleria de Educación ha remitido, una vez más, un nuevo protocolo covid para los colegios de Baleares. A partir de ahora, según estas últimas medidas, las escuelas dejarán de rastrear los contagios dentro de clase y las pruebas diagnósticas se limitarán a los alumnos en situación vulnerable frente a la enfermedad.

La conselleria puntualizó ayer que las actuaciones se irán revisando en función de la evolución de la situación epidemiológica. Igualmente, la última actualización de las normas suaviza el protocolo que se sigue en las escuelas; sin cuarentenas, sin test diagnósticos y sin listados de contactos estrechos.

Sospecha de contagio

Resultado negativo, aislamiento de 7 días o resolución clínica

En caso de sospecha o confirmación de un contagio de covid, el alumnado, profesorado u otro personal de los centros con síntomas respiratorios compatibles, independientemente de su estado de vacunación o de haber pasado la enfermedad, tiene que consultar con su equipo sanitario si precisa una valoración.

Además, no debe acudir al centro educativo hasta que tenga un resultado negativo de una prueba diagnóstica, finalice el periodo de aislamiento mínimo de siete días después de un resultado positivo o tenga una resolución clínica si el diagnóstico es diferente al covid-19.

En los casos confirmados asintomáticos, el aislamiento será de siete días desde el resultado positivo. No será necesario realizar una prueba diagnóstica para levantar la cuarentena. En este sentido, el centro educativo no podrá exigir ningún justificante de prueba diagnóstica para acceder al centro.

Gestión de los casos

Los alumnos no harán cuarentenas si hay menos de 5 contagios

Las familias tienen que comunicar al centro educativo si su hijo es positivo por covid o hay sospecha de que lo pueda ser. El centro informará al resto de familias del grupo de la presencia de un caso en la clase y les indicará que el alumnado tiene que acudir con normalidad al centro, que durante los diez días posteriores a la exposición tienen que extremar las precauciones, que deben reducir en la medida de lo posible las interacciones sociales y que también deben usar de manera constante la mascarilla.

Cuando en un periodo igual o inferior a siete días coexistan cinco casos o más en un grupo o se dé una afectación del 20 por ciento o más del alumnado si el número de alumnos del grupo es inferior a 25, el centro educativo informará de la situación a Educovid que, junto a la Dirección General de Salud Pública y Participación, valorará las actuaciones que se tienen que seguir.

Mientras se decide la estrategia, los alumnos del grupo afectado tienen que acudir al centro y se hará una valoración individual de cada situación.

Contactos estrechos

Se acaban los rastreos y listas de contactos dentro de clase

Como norma general, no se harán rastreos dentro de la clase y los centros no tendrán que enviar los listados de contactos estrechos a Educovid. Únicamente se realizará una prueba diagnóstica a los contactos estrechos vulnerables frente a la enfermedad o que vivan en entornos vulnerables, embarazadas y personas con inmunosupresión, independientemente de su estado de vacunación, siempre que no hayan pasado la enfermedad los 90 días anteriores.

En el caso de educación Infantil y Primaria, independientemente del número de alumnos positivos en el aula, los contactos estrechos escolares no harán cuarentena ni se realizará ninguna prueba diagnóstica de criba, excepto en los casos de inmunosupresión.

Compartir el artículo

stats