Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Turismo

La sexta ola paraliza las ventas del Imserso: reservadas sólo el 40% de las plazas de Ibiza

Hoteles que alojan a estos turistas advierten de que un porcentaje tan bajo de ocupación les provocaría pérdidas, por lo que se plantean no abrir este año sus instalaciones al turismo de la tercera edad

Turistas de la tercera edad a las puertas de un hotel de Eivissa. | VICENT MARÍ

Todo hacía prever que este sería el año en el que, al fin, se recuperaría el turismo de la Tercera Edad, prácticamente en blanco desde que empezó la pandemia. Pero a perro flaco... Al retraso de su comercialización (primero por culpa del Gobierno, después por el recurso de los hoteleros) se ha sumado un invitado inesperado: ómicron. La variante más contagiosa (hasta ahora) del covid se ha sumado a la fiesta y, de momento, está frenando en seco las ventas de reservas para que los turistas del Imserso pasen unos días de vacaciones en Ibiza. En un segmento de la población sobre el que se ceba el coronavirus, el miedo a contagiarse o haber caído ya enfermo se ha traducido en que en un mes sólo se han vendido el 40% de las plazas disponibles, según detalla la ibicenca Alicia Reina, presidenta balear de la Asociación de Directores y Directivos de Hoteles de España tras consultar al sector afectado.

Esta fase expansiva de la pandemia «está afectando, y mucho, a las ventas del turismo del Imserso, que están al 40%»

decoration

Esta fase expansiva de la pandemia «está afectando, y mucho, a las ventas del turismo del Imserso, que están al 40%», señala. Es poco, muy poco si se tienen en cuenta las reducidísimas tarifas que se manejan: «A los precios que se venden esos viajes, ese porcentaje supondría abrir los hoteles en pérdidas. Por eso, los alojamientos se están planteando que, si la situación no cambia, no abrirán al turismo del Imserso. Sería perder dinero».

Reina recuerda que «ya llevan dos años continuados de pérdidas. Un tercero sería fatal y lo pondría muy difícil para levantar cabeza». Por esa razón, «para el sector no es asumible abrir a los precios que tienen esos viajes» en la actualidad. El margen es escaso. En el sector se habla de la necesidad de renegociar con Mundiplan (la empresa dedicada a los viajes de estancia en estas islas) esos márgenes para que les salga a cuenta, así como de realizar una campaña para relanzar esta temporada, que en el caso de Ibiza comenzará a mediados de febrero. Si finalmente los hoteles abren, claro.

«Con ese porcentaje, para el sector no es asumible abrir a los precios que tienen esos viajes»

decoration

Pasar unos días en régimen de pensión completa en alojamientos de Ibiza (hay cinco disponibles: tres de Santa Eulària, dos de ellos en es Canar, y dos de Sant Antoni) con el programa de turismo social promovido por el Instituto de Mayores y Servicios Sociales (dependiente del Ministerio de Derechos Sociales) resulta bastante barato: con transporte cuesta 308,37 euros para estancias de 10 días (nueve noches), y 248,96 euros para viajes de ocho días (siete noches). Y sin transporte el precio asciende a 236,07 euros para 10 días (nueve noches), y a 195,78 euros para ocho días (siete noches). Hay 443.887 plazas para que los mayores españoles de 60 años viajen a Balears.

Aluvión de cancelaciones

Si bien se espera que mejore la situación epidemiológica en las próximas semanas y que eso ayude a reactivar la demanda, los empresarios no son muy optimistas. El presidente de la Agrupación de Agencias de Viajes de Balears (Aviba), Xisco Mulet, avisa de que la sexta ola, además de reducir dramáticamente las ventas, está provocando la cancelación del «20% de las reservas por miedo a los contagios o porque los clientes ya han enfermado. Ocurre con cada punta de contagios». Mulet habla de las ventas de viajes de baleares a la Península y Canarias, pero su dilatada experiencia en el sector le permite confirmar que «sucede lo mismo a la inversa, es decir, para viajar a estas islas».

Mulet se queja de cómo se han ido torciendo las cosas: primero, «se retrasó muchísimo la comercialización por los recursos judiciales», por lo que, al iniciarse en febrero, «será una temporada de Imserso muy corta»; luego, ómicron.

En vez de empezar a vender en octubre, la comercialización de plazas no empezó hasta el 14 de diciembre: «Y ya entonces se produjo un parón muy grande debido al crecimiento de los contagios. Ahora está todo parado», lo cual no es de extrañar dadas las cifras disparadas de contagios que hay en el país: «A la hora de vender viajes hay una dependencia muy grande de la situación sanitaria. El día en que se pusieron a la venta los viajes del Imserso ya hubo una demanda muy baja. Con esta pandemia la gente mayor, que es más vulnerable, se lo piensa. Quizás se reactive si las incidencias se estabilizan».

Compartir el artículo

stats