Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

el dia de la constitución u el ambiente

La Constitución afronta la crisis de los 40 con muchas ganas de bailar en Ibiza

Después de un año en blanco, el acto institucional registra una entrada récord y llena hasta la bandera el auditorio de Caló de s’Oli, fundamentalmente por la atracción del espectáculo de Estudio 64 de Sant Antoni

El auditorio, casi lleno, mientras sigue entrando gente antes del inicio del acto. | J. A. RIERA

Parece que a la Constitución le ha sentado bien un año en blanco. Después de las 30 sillas vacías (de un total de 84) en el desangelado acto institucional de 2019 en Sant Mateu y del mensaje televisado del presidente del Consell de Ibiza, Vicent Marí, desde la soledad de su despacho del año pasado, la celebración del día de la Carta Magna registró ayer en el nuevo auditorio de Caló de s’Oli, en la vuelta a su formato tradicional, un récord de participación, con un lleno hasta la bandera. Se completó el aforo de 250 personas, y un poco más, hasta el punto que las responsables de protocolo trataron de incluir a gente que se había quedado sin asiento en la exigua zona reservada a la prensa.

El director insular del Estado, Enrique Sánchez. | J. A. RIERA

Sólo en autoridades había algo más de medio centenar de personas, la mayoría políticos, lo habitual. El resto, aparte de un grupo de seguidores de Vox, tampoco estaba ahí, la mayoría, para honrar a la bandera gigante que ondeaba a través de la pantalla del escenario o a aplaudir los discursos políticos. Tampoco hay que engañarse. El foco de atención del acto institucional pergeñado por Antonio Viñarás, asesor de Patrimonio del Ayuntamiento y cerebro de este tipo de saraos, estaba en los postres: en la actuación de Estudio 64 de Sant Antoni dirigido por Geraldine Araune, y el taller de baile de la Asociación de Vecinos de Cala de Bou y Port des Torrent.

Tras el acto, en el exterior, se sirvió un aperitivo a los asistentes. | J. A. RIERA

Las coreografías urbanas y contemporáneas de las hasta 40 bailarinas, de entre ocho y 17 años, despertaron el entusiasmo y los gritos del público. Como novedad, con el sello Viñarás, entre baile y baile, se reproducían desde la pantalla artículos de la constitución cantados, con diversas melodías modernas, por Jordi Sanou.

Una de las actuaciones más espectaculares de Estudio 64. | J. A. RIERA

Pese al éxito de la convocatoria, hubo ausencias, algunas notables, entre la clase política, como la de la diputada socialista Sofía Hernanz. «Está haciendo lo mismo, pero en Madrid», la excusó la senadora por las Pitiusas, Patricia Abascal. Tampoco estuvo el senador por Balears y presidente del PP de Ibiza, José Vicente Marí.

En su discurso, el alcalde de Sant Josep, Ángel Luis Guerrero, achacó a la Constitución los problemas de la crisis de los 40. «A esta edad aún no nos hemos hecho a la idea de que ya no somos unos jovencitos, pese a que desde hace unos años nos traten de usted», dijo, al tiempo que recordó, en un día tan señalado, el artículo 128 de la Carta Magna, que dice que «toda la riqueza del país está subordinada al interés general». Por si algún despistado, pendiente del baile, no lo había captado, agregó: «Aún hay quien no lo asume y esconde lo que puede en Andorra, Suiza o Panamá. Compartir la riqueza es lo verdaderamente patriótico».

Compartir el artículo

stats