Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Doce niños han tenido que ingresar en la UCI por covid durante la pandemia

Tan solo una niña tuvo que ser trasladada de urgencia a Barcelona

Una imagen de archivo de una intervención de urgencia en la UCI pediátrica de Son Espases. | HUSE

Esta semana hay dos niños con edades comprendidas entre los cero y los cuatro años ingresados en hospitales de Balears por covid-19. En concreto, uno permanece hospitalizado en Can Misses y el otro en Son Espases.

Un pediatra de este último centro, el doctor Joaquín Dueñas, explica que la mayoría de los menores que han ingresado por la patología pandémica lo fueron por precaución al padecer estos menores patologías previas que podrían haber agravado su estado.

«Un poco de fiebre y un poco de tos eran sus principales síntomas, la mayoría de los ingresados manifestaban sintomatología leve», subraya el pediatra.

El especialista revela que contraer la enfermedad vírica en estas edades tempranas es bastante habitual, pero que los niños que finalmente eran ingresados en los hospitales lo eran acogiéndose al principio de precaución y, en la mayoría de los casos, porque padecían problemas de salud asociados.

«Durante estos casi dos años de pandemia hemos tenido ingresados a unos treinta niños, la mayoría con sintomatología leve y porque eran pacientes oncológicos o tenían problemas de inmunosupresión, de merma de su sistema inmunitario», explica el facultativo.

De esos treinta ingresos, continúa, doce acabaron en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) pediátrica del hospital de referencia, la única existente en la sanidad pública de esta comunidad autónoma.

Su ingreso en la unidad de críticos se produjo porque la mayoría de ellos desarrollaron un «síndrome inflamatorio multisistémico asociado al coronavirus». No obstante, el pediatra explica que la mayoría de los que tuvieron que ingresar en la UCI pasaron en esa unidad entre cuatro y siete días como máximo y que durante su estancia no precisaron de recibir ventilación asistida. «Algunos sí precisaron de ventilación, pero no invasiva», matiza el facultativo.

«Tan solo tuvimos un caso grave, el de una niña que tuvo que ser trasladada al hospital Vall d’Hebron de Barcelona por el Ejército. Pero no fue derivada por una patología respiratoria sino por una alteración cardíaca causada por la covid», recuerda el especialista el caso de la niña de 12 años con una miocarditis provocada por el SARS-CoV-2 que tuvo que ser trasladada al centro barcelonés conectada a una ECMO (Membrana de Oxigenación Extracorpórea, por sus siglas en inglés), una máquina que suplió las funciones de los pulmones y el corazón de la menor durante un traslado muy complicado.

En estos momentos la situación en Son Espases, en lo que se refiere a la atención pediátrica de la covid-19, es de calma absoluta. Tan solo tienen a un paciente menor con covid-19 y no ingresó por la enfermedad pandémica sino que lo hizo por otra patología.

Ni cuarentenas ni reservorios

Ya a título personal y para concluir, se le pregunta al doctor qué opina de la vacunación de los menores de entre 5 y 11 años para los que la Agencia Europea del Medicamento acaba de autorizar un fármaco contra la covid.

«Me parece bien por dos cuestiones. La primera porque evitará aislamientos y cuarentenas que también han hecho mucho daño a los niños. Y en segundo, porque evitará que la población infantil se convierta en un reservorio del virus. Con toda la población vacunada, el virus circulará menos y habrá menos posibilidades de que surjan más variantes», apunta.

Compartir el artículo

stats