Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Científicos de las islas quieren descifrar el genoma de la posidonia

El Imedea lidera una investigación para desentrañar los secretos de la planta | El objetivo es identificar sus vulnerabilidades y protegerla de manera más eficaz

La posidonia está protegida en Balears.

El Institut Mediterrani d’Estudis Avançats (Imedea) liderará un proyecto científico para «desentrañar» el genoma de la posidonia oceánica. Un mayor conocimiento de esta planta clave en el Mediterráneo permitirá «proteger mejor esos ecosistemas y gestionarlos con un conocimiento más profundo que el que tenemos ahora», valoró ayer Gotzon Basterretxea, director del Imedea.

El proyecto Posigenome secuenciará por primera vez el genoma completo de la posidonia. «Queremos entender los procesos metabólicos que determinan su germinación, florecimiento o el desarrollo de las raíces», indicó Basterretxea. «El proyecto empieza ahora, pero en diciembre se empezarán a recolectar las primeras plantas para trabajar», informó Basterretxea.

Esta investigación, que se prolongará hasta 2024, permitirá analizar y comparar íntegramente la variabilidad genética de las diferentes praderas del Mediterráneo aportando, además, nuevos conocimientos sobre su historia evolutiva.

La iniciativa, por lo tanto, podría identificar si existen poblaciones de posidonia oceánica más resistentes que otras y cuáles son las más vulnerables, y podría aportar datos sobre cómo reaccionan las diferentes variantes ante determinadas condiciones medioambientales.

El proyecto Posigenome espera saber si hay plantas más resistentes que otras y cuáles son las más vulnerables

decoration

Asimismo, se celebrarán talleres experimentales para escuelas que explicarán la historia de la posidonia y que contribuirán a la divulgación de conocimiento sobre esta especie clave para la salud de los ecosistemas mediterráneos.

«La generación de conocimiento ha permitido que Balears se posicione como uno de los grandes polos de conservación de la posidonia en el Mediterráneo. Es un camino muy interesante para garantizar su conservación en el archipiélago. Tanto de la planta viva, fundamental para el ecosistema marino, como de la gestión de la posidonia muerta, que juega un papel muy importante para la conservación de nuestras playas y sistemas dunares», subrayó Miquel Mir, conseller de Medio Ambiente del Govern.

Posigenome está financiado por el Grupo Iberostar a través de su fundación. «El turismo también tiene capacidad para buscar soluciones. A largo plazo solo concebimos un turismo que sea responsable, que tenga en cuenta el medio ambiente y no solo la rentabilidad», afirmó Gloria Fluxà, vicepresidenta y Chief Sustainability Officer de Grupo Iberostar.

El proyecto científico está liderado por el doctor Joan Pons (Imedea-CSIC-UIB), y participan Jorge Terrados, del mismo instituto; Laura Botigué, del Centro de Investigación en Agrigenómica (CRAG) de Barcelona, y Hugo de Boer, de la Universidad de Oslo (UiO).

La posidonia está protegida en Balears por un decreto del Govern de 2018 que prohíbe a las embarcaciones fondear sobre las praderas, además de establecer cómo gestionar la planta muerta que el mar deposita en las playas.

Compartir el artículo

stats