Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Controles y sanciones en el cierre de las discotecas

La Guardia Civil detiene a cinco personas y levanta más de 72 actas por consumo de estupefacientes durante el fin de semana en la carretera de Sant Rafel

Un control este fin de semana en la carretera de Sant Antoni. | OPC

Las fuerzas de seguridad han aumentado en los últimos días los controles con motivo de las fiestas celebradas por las dos únicas discotecas que han abierto en este mes de octubre tras suavizarse las restricciones por parte del Govern balear, Amnesia y DC10.

Larga cola para entrar a la última fiesta ‘Circo Loco’. | J. A. RIERA

La Guardia Civil junto con la Policía Local de Sant Antoni detuvo este pasado fin de semana a cinco personas como presuntos autores de delitos de tráfico de drogas, sancionaron a 72 personas por consumo de estupefacientes y a unas nueve por delitos contra la Ley de Seguridad Vial, para lo que fue necesario realizar más de 390 pruebas de alcoholemia.

El operativo se estableció desde la tarde del sábado hasta altas horas de la madrugada del domingo en la carretera de Sant Rafel, en las proximidades de la discoteca Amnesia, coincidiendo con el opening y closing de la discoteca.

También se establecieron controles ayer en la carretera de ses Salines con motivo de la última de las tres fiestas de ‘Circo Loco’ en la discoteca DC10. Desde el Ayuntamiento de Sant Josep indicaron que se han reunido en los últimos días con los responsables del local y estos se «han comprometido a reducir el volumen de la música drásticamente y a hacer respetar la normativa en el interior, por lo que el Ayuntamiento confía en que lo cumplan», zanjaron.

Levantadas actas

Por su parte, el portavoz del Govern, Iago Negueruela, manifestó ayer en una rueda de prensa que «la colaboración entre administraciones está siendo muy importante». Asimismo, añadió que «en el caso del DC10, nos consta que la Policía Local de Sant Josep ha levantado actas y, cuando éstas nos lleguen al Govern, se tramitarán y se realizará un proceso de instrucción. Si derivan en sanción, se sancionará a la empresa. Para la fiesta de hoy me consta que habrá operativos y que seguiremos coordinados», dijo.

El pasado 11 de octubre fue la apertura de la primera fiesta en una sala de Ibiza, la discoteca DC10, que se saldó con 50 denuncias por tenencia de drogas y varias llamadas por exceso de ruido a la Policía Local, que además constató el «incumplimiento generalizado del uso de la mascarilla».

En la celebración de la siguiente fiesta, Sant Josep sancionó a la discoteca tras recibir «docenas de llamadas» de vecinos quejándose por el volumen de la música que «llegaba a sus domicilios».

Compartir el artículo

stats