Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Brecha generacional en el empleo pitiuso: los mayores superan las cifras de 2019, los jóvenes no

En la franja entre los 16 y los 44 años hay aún 5.000 puestos de trabajo menos en Ibiza que antes de la pandemia, mientras que a partir de los 45 años ya hay un 2,3% más de afiliados a la Seguridad Social

Obras en las pistas de atletismo de Can Misses. | TONI ESCOBAR

La vuelta al trabajo tras la pandemia no está siendo igual para todas las edades. Los más jóvenes lo están teniendo más complicado para integrarse o reincorporarse al mercado laboral, según reflejan las últimas estadísticas de afiliaciones, elaboradas por el Ibestat a partir de la información aportada por la a la Seguridad Social. En Ibiza, por ejemplo, en la franja entre 16 y 44 años había al concluir septiembre aún menos trabajadores que los que existían en la misma época de 2019. Ahora suman un total de 41.078 cotizantes; hace dos años eran 46.009: son casi 5.000 empleos menos (-10,7%).

Sin embargo, se da el caso contrario a partir de los 45 años de edad, donde se ha rebasado ya el listón de afiliaciones de 2019: en la actualidad, esa franja aglutina a 31.018 trabajadores, un 2,3% más que los que había hace dos temporadas.

Por tramos de edad, llama la atención que entre 16 y 19 años no había, en la isla de Ibiza, tan poco empleados (626) desde 2015; en la de 20 a 24 años (3.507), desde 2014; en la de 25 a 29 años (6.215), desde 2010; en la de 30 a 34 años (8.997), desde 2012; en la de 35 a 39 años (10.500), desde 2015, y en la de 40 a 44 años, desde 2018.

Pero a partir de esa edad cambia la tendencia. Tras el hundimiento de 2020, las afiliaciones de los más talludos se han recuperado de tal manera que incluso han rebasado las cifras precovid: nunca hubo tantos empleados en el tercer trimestre en las franjas de 45 a 54 años, y de 60 en adelante. En la de 55 a 59 años (6.489) aún no se han recuperado todos los que había en 2019 (6.556), pero son bastantes más que los que había en 2018 (6.349).

El fenómeno se repite en el resto de islas, tanto en Mallorca como en Menorca y Formentera, aunque la brecha generacional en estos tres casos se abre a partir de los 50 años de edad. En la menor de las Pitiusas, entre los 16 y los 49 años hay, en la actualidad, 3.901 cotizantes a la Seguridad Social, un 11,2% menos que en 2019; pero de 50 años en adelante hay 1.627 afiliados, lo que representa un 8% más que los registrados antes de que empezara la epidemia de coronavirus.

El lastre de la edad

Descontado 2020, hay que remontarse a 2014 para encontrar menos trabajadores en Formentera en la franja de 16 a 19 años; a 2016 para la de 20 a 24 años; a 2013 para la de 25 a 29 años; ¡a antes de la anterior crisis económica en el caso del segmento de los 30 a 34 años!; a 2011 para el de 35 a 39 años; a 2015 en el caso de 40 a 44, y a 2016 en el de 45 a 49 años. A partir de ahí, se baten récords históricos de empleos, salvo en la franja de 60 a 64, en la que se produce un estancamiento: sus 303 afiliados actuales son uno menos que los que había hace un año y tres menos que hace dos.

Es la franja de edad más joven la que lastra los resultados de afiliaciones (según lugar de residencia) del tercer trimestre. En Ibiza se registraron un total de 72.096 cotizantes, lo que supone que se han recuperado 8.449 (+13,3%) desde la debacle laboral y sanitaria de 2019, si bien aún nos queda una larga travesía hasta alcanzar los 76.331 puestos de trabajo que había hace dos años: ahora hay 4.235 empleos menos (-5,5%) que entonces. En Formentera se contabilizaron 5.528 afiliados, un 8,8% más que en plena pandemia, pero todavía por detrás (-7%) de las cifras de 2019 (5.946). Y en ambos casos, en ambas islas, es esa descompensación por edades la que aún impide recuperar los dígitos previos a esta crisis.

Como viene sucediendo desde el pasado año, la pandemia no ha contagiado a todos los sectores. La construcción sigue inmune en Ibiza y bate, mes tras mes, sus propias estadísticas de empleo: en el tercer trimestre, la isla daba trabajo a 7.494 personas vinculadas a este sector, un récord histórico. Son un 9% más de trabajadores que en 2019, sin olvidar que ni siquiera en 2020 dio un leve paso atrás. La construcción de edificios es la que más empuja al alza.

Pero sigue la sangría en el comercio, ya mermado antes de la pandemia y que, debido a las compras on line, no deja de recortar empleo desde 2017: ahora hay casi un millar de afiliados menos que hace cuatro años. Y seguro que aún no ha tocado fondo.

Compartir el artículo

stats