Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ibiza alerta de que Mallorca recibe más competencias en el traspaso de ordenación turística

El vicepresidente primero destaca que casi todos los funcionarios del Govern pasarán a trabajar para el Consell de Mallorca y reivindica más personal para Ibiza

Vicent Marí conversa con Francina Armengol y, junto a ellos, Catalina Cladera, en la última conferencia de presidentes. | ZOWY VOETEN

El Consell de Ibiza alerta de que el traspaso de la gestión de Ordenación Turística a la institución insular de Mallorca prevé «más competencias» que las que, en 1997, recibieron las Pitiusas y Menorca. La institución insular de Mallorca es la única que aún no ostenta la gestión de esta competencia, que ejerce la Comunitat Autònoma exclusivamente para esta isla. A partir del 1 de enero Mallorca la asumirá, con lo que, en principio, todos los consells deberían gestionar tanto la ordenación como la promoción turística en igualdad de condiciones.

Sin embargo, el Consell de Ibiza, que forma parte de la comisión que negocia este traspaso, ha presentado alegaciones a la propuesta del Govern balear al advertir que «se pretende» ceder a Mallorca más funciones de las que se otorgaron al resto de las islas en 1997.

En consecuencia, concluye el documento técnico de Ibiza, «corresponderá traspasar a los consells de Menorca, Formentera y Ibiza los mismos servicios y funciones que se prevén en esta iniciativa que no fueron incluidas en la ley 3/1996 de 29 de noviembre», la que regulaba el traspaso de ordenación turística a las Pitiusas y Menorca.

Asimismo, el Consell de Ibiza pide que se aporte la memoria económica con la dotación de recursos humanos, técnicos y financieros que recibirá Mallorca para gestionar esta competencia.

Precisamente, el vicepresidente primero del Consell de Ibiza, Mariano Juan, aseguró el jueves en las jornadas de Viviendas Vacacionales que el personal del Govern balear que trabaja en ordenación turística se traspasará al Consell de Mallorca. «Si no el 100%, el 95% de los funcionarios al servicio de ordenación de turismo del Govern, que no es poco, pasan directamente al Consell de Mallorca. No viene ninguno a Ibiza», apuntó Juan, al tiempo que agregó: «Buena falta hace».

Pese a que la propuesta del Govern remitida a los consells no concreta el personal de la Comunitat Autònoma que se transfiere al Consell de Mallorca, hace unos días, en una rueda de prensa, responsables de las dos instituciones explicaron que el acuerdo incluye el traspaso de 61 puestos de trabajo, entre ellos 16 inspectores. En esta comparecencia, en la que se explicaron los puntos fundamentales del pacto entre las dos partes, la presidenta del Consell de Mallorca, Catalina Cladera, dijo que esta «fecha histórica» termina con una desigualdad entre los consells.

La Comisión Mixta de Transferencias del Govern, de la que forman parte los cuatro consells, deben ratificar el acuerdo.

Siete funcionarios en 1997

El Consell de Ibiza y Formentera asumió el 1 de enero de 1997 la competencia de ordenación turística con un coste efectivo de poco más de 70 millones de las antiguas pesetas (unos 420.000 euros) y una dotación de personal de siete funcionarios (dos inspectores). Según recuerda el entonces conseller de Turismo, Pere Palau, del PP, eran funcionarios del Govern que ya trabajaban en Ibiza.

A pesar de que tanto la promoción como la ordención turística pasarán íntegramente a manos de los cuatro consells, el Govern seguirá liderando la estrategia turística de la Comunitat, la planificación general y la representación institucional en las relaciones con el resto de España y entidades internacionales.

Mariano Juan critica «la deslealtad» del Govern balear

El vicepresidente primero del Consell, Mariano Juan, califica de «desleal» las alegaciones de la conselleria balear de Turismo contra el reglamento de simplificación administrativa de Ibiza que, entre otras cosas, prevé que se puedan explotar turísticamente habitaciones de casas payesas.

En concreto, la dirección general de Turismo del Govern alega que la regulación de la explotación turística de las casas payesas, al margen del Plan Territorial Insular (PTI) o un Plan de Intervención de Áreas Turísticas (PIAT), pendiente de aprobación, es una función propia de la Comunitat Autònoma y, por tanto, vulnera el reparto de competencias previsto en el Estatut d’Autonomia.

En las jornadas de Viviendas Vacacionales, Mariano Juan aseguró el jueves que esta posición del Ejecutivo autónomo le «incomoda» porque afecta «a la autonomía política que el Estatut d’Autonomia otorga a los consells».

En su intervención, Mariano Juan explicó que las cuestiones que ahora se regulan con el reglamento de simplificación administrativa ya lo están en reglamentos anteriores del Govern balear, previos al nuevo Estatut d’Autonomia, que es de 2007, y que daba a los consells insulares «un papel mucho más importante» y capacidad para desarrollar reglamentos de las competencias propias.

Sin embargo, resaltó el vicepresidente, «el Govern da a entender que seguimos sin ser competentes y que nuestro reglamento no puede desplazar los suyos, anteriores al nuevo Estatut». «Este es el salto que ahora tenemos que dar y reivindicar la autonomía del Consell Insular para regular, desde 2007, sus propias normas y procedimientos como consideremos que deben ser para la isla».

Compartir el artículo

stats