Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Movilidad

La nueva regulación del taxi en Ibiza y la subida de las tarifas llevan un año sin avanzar

La nueva orden de carga y descarga que está bloqueada incluye la limitación de la velocidad a 110 km/h

Dos pasajeros acceden a un taxi en la parada del aeropuerto de Eivissa. | VICENT MARÍ

La tramitación de la nueva orden de carga y descarga del servicio del taxi de Ibiza no sólo sigue sin avanzar un año después de que los ayuntamientos de la isla cerraran un acuerdo con el Consell y la propuesta se remitiera al Govern balear para su aprobación, sino que en los últimos meses los técnicos de la conselleria balear de Movilidad han transmitido a sus homólogos del Consell sus «dudas» sobre si les compete asumir esta responsabilidad.

«No lo entendemos», asegura el vicepresidente segundo del Consell, Javier Torres, que destaca que, como el Consell de Ibiza no cuenta con un reglamento propio del taxi (se está trabajando en ello, pero Torres apunta que es «complejo y lleva tiempo»), «los técnicos del Consell tienen claro» que la orden de carga la tiene que tramitar la Comunitat Autònoma. De hecho, Torres recuerda que la última actualización de dicha orden la aprobó la conselleria balear de Movilidad.

La orden de carga y descarga insular marca las reglas de cómo se deben asumir servicios cuando un taxista opera fuera de su municipio (la propuesta acordada no cambia respecto al funcionamiento actual) e incluye por primera vez la regulación del funcionamiento del GPS. Ahora sólo existe una normativa municipal y no existe regulación alguna sobre cómo deben operar los servicios de taxis de otros municipios a través del GPS. También incluye la actualización de las tarifas que no se revisan desde el año 2013, ni siquiera la subida del IPC.

Subida del combustible

En este sentido, Torres apunta que «han pasado muchos años» sin una revisión de precios y destaca que, en el último año, ha habido un aumento del coste del combustible. «Y sigue subiendo, por lo que el agravio cada vez es mayor. El sector tiene derecho a que se tenga en cuenta el aumento del coste de la mano de obra, el mantenimiento y el combustible. Se tiene que arreglar», subraya.

Además, la nueva propuesta de orden de carga y descarga incorpora la limitación de la velocidad de los taxis a un máximo de 110 kilómetros por hora. A partir de esa velocidad, el taxímetro deja de funcionar. Inicialmente, el Consell preveía fijarla en 100 km/h, que es la velocidad máxima a la que se puede circular en Ibiza (en sólo dos tramos de la autovía de Sant Antoni), pero ante las quejas del sector se optó por elevarla a 110 km/h, por el margen del 10% que la Dirección General de Tráfico permite por el posible «error» en la medición del radar.

Un año después (el 29 de septiembre de 2020 se anunció el acuerdo con los ayuntamientos después de muchos meses de negociación) ni siquiera se ha sometido a exposición pública la propuesta de la nueva orden de carga y descarga. De hecho, Torres reconoce que, pese a que el Govern ha pedido al Consell de Ibiza que le pase la memoria justificativa de esta orden, aún «no se ha resuelto» si el Govern la debe tramitar. «Nosotros habíamos asumido que lo hacía el Govern y en los últimos meses vemos que han surgido dudas que no sabemos a qué responden», recalca Torres. Los técnicos del Consell han manifestado al Govern que «le toca de manera clara» tramitar la orden. «Estamos pendientes de esto», agrega el conseller.

Torres se ha comprometido ante el sector del taxi a intentar que esta regulación esté en vigor antes del próximo verano: «No se ha pasado aún de la fase cero. Si se pone en marcha ya se puede llegar, aunque justo, al verano».

Nueva aplicación balear para gestión de los servicios

El Consell reunió el lunes a los concejales de Movilidad de los cinco ayuntamientos de la isla y a representantes del sector del taxi para abordar la propuesta del Govern de destinar fondos de las ayudas europeas al desarrollo de una nueva aplicación de gestión de servicios del taxi única en Balears. El vicepresidente segundo del Consell, Javier Torres, explica que se trata de recoger las particularidades del servicio en la isla para que se incluyan en la nueva plataforma. Fuentes del sector apuntan que antes se tendría que resolver la regulación actual del GPS; es decir la aprobación de la orden de carga.

Compartir el artículo

stats