Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio Ambiente

El Govern arreglará el próximo año la fuga del emisario submarino de Platja d’en Bossa

El conseller de Medio Ambiente destaca que la depuración en Can Bossa ahora cumple la normativa europea

Un camión sale de las instalaciones de la depuradora de Can Bossa, en ses Salines. | J. A. RIERA

El conseller balear de Medio Ambiente, Miquel Mir, anunció ayer en el Parlament que el año que viene se reparará el emisario de la depuradora de Platja d’en Bossa que desde hace años tiene una fuga. En respuesta a una pregunta del diputado mallorquín del PP Miquel Vidal, el conseller explicó que la empresa pública Abaqua identificó, «en una inspección rutinaria», la rotura de una pieza que une «las dos canalizaciones del emisario» por el que el agua depurada en la planta de Can Bossa se vierte al mar.

Vidal recordó que hace «cinco años» que los vecinos se quejan de estas fugas. «Dicen que se atascó la tubería en el frontal y no salía el agua, y fueron ustedes y se entretuvieron en darle golpes y luego salía por muchos sitios. Y los vecinos decían: ‘Visca el conseller que nos ha cambiado una canalización de mierda por una cortina de mierda’», dijo el diputado popular.

En su réplica, el conseller de Medio Ambiente explicó que el emisario es «importante, pero no deja de ser una parte física del sistema de saneamiento». «Más importante es la salida del agua [en referencia a su calidad]. En estos últimos años, este Govern ha invertido un millón de euros en la depuradora de Can Bossa consiguiendo una cosa que ustedes no hicieron, que la planta cumpla con las directivas europeas de depuración», recalcó Mir.

La plataforma ibicenca Alianza por el Agua ya denunció hace tres años, con la divulgación de un vídeo submarino, las fugas de este emisario. El que era coordinador de este colectivo y que ahora es secretario general de la empresa pública Abaqua, Juan Calvo, explicó ayer a este diario que en 2019 se hicieron las inspecciones submarinas para emitir un informe sobre la situación de la canalización y que, posteriormente, «costó» obtener las autorizaciones necesarias para proceder a su reparación. En todo caso, al igual que el conseller, Calvo destacó las actuaciones que, primero, se han acometido en la depuradora de Can Bossa para que el agua que se vierte al mar cumpla la normativa europea, algo que, recuerda, no sucedía antes porque «la depuración era deficiente».

Además, Calvo recordó que la fuga se encuentra en el último tramo de la canalización, a 1.500 metros de la costa. «La normativa indica que no se puede verter agua depurada a una distancia inferior. No existe un perjuicio para la calidad de las aguas de baño», dijo.

En los últimos 100 metros del emisario submarino hay unos difusores (salidas del agua depurada al mar) y la rotura se encuentra en este tramo. «No deja de ser un difusor más», destacó Calvo, al tiempo que dijo que, aparte de la reparación de esta rotura, la conselleria balear de Medio Ambiente está a punto de obtener la autorización del Ministerio para la sustitución del emisario, actuación que está prevista en el nuevo Plan Hidrológico de Balears.

Compartir el artículo

stats