Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una de cada ocho mujeres desarrollará un cáncer de mama a lo largo de su vida

La oncóloga Antònia Perelló, coordinadora de la unidad funcional de Son Espases, reclama más celeridad: «Entre el diagnóstico y el comienzo del tratamiento no debería pasar más de un mes»

Imagen de archivo.

La doctora Antònia Perellóoncóloga y coordinadora de la unidad funcional de cáncer de mama de Son Espases, admitió ayer que durante esta pandemia han visto casos de cáncer de mama más avanzados, con peor pronóstico, pero matizó que estos diagnósticos tardíos se produjeron en los primeros meses de esta crisis sanitaria, cuando la actividad asistencial se paró casi al completo.

La oncóloga se mostró muy reivindicativa en torno a esta enfermedad que, recordó, «afectará a una de cada ocho mujeres a lo largo de su vida. Es, por tanto, un auténtico problema de salud pública ya que además se trata de la primera causa de muerte por cáncer entre las mujeres».

Preguntada sobre qué mejoraría en la atención médica que se presta a las mujeres afectadas por este tipo de tumores, la oncóloga señaló en primer lugar que el circuito asistencial por el que deben transitar todas las pacientes con un cáncer de mama ya diagnosticado debería ser más rápido.

«Entre el diagnóstico y el comienzo del tratamiento, sea el que sea, no debería transcurrir más de un mes», expresó sus afanes la especialista recordando que las pacientes con estos tumores deben someterse a un montón de pruebas diagnósticas entre las que citó las mamografías, ecografías del pecho, biopsias del tumor y resonancias, entre otras. En función de los resultados, se decide si la persona afectada es intervenida quirúrgicamente o si recibe tratamientos de quimio o de radioterapia.

Es el comité multidisciplinar de tumores el que decidirá finalmente qué tratamiento se da a la paciente. Y este comité está formado por radiólogos, patólogos, oncólogos, cirujanos plásticos, ginecólogos, personal de Medicina Nuclear, de Radioterapia así como rehabilitadores, enumeró confiando no dejarse ninguna especialidad.

«Hay que mejorar la llegada al hospital de la paciente una vez que ya ha sido diagnosticada, acelerarle las pruebas que haya que hacerle», reiteró recordando la importancia de los programas de cribado para detectar de forma precoz y con más posibilidades de abordar estos tumores con éxito.

Una de cada ocho mujeres desarrollará un cáncer de mama a lo largo de su vida I.OLAIZOLA. PALMA

Quinientos casos nuevos al año

«Cada año diagnosticamos quinientos nuevos casos de cáncer de mama en Baleares. Y cada año mueren unas 140 mujeres por estos tumores, que son la primera causa de muerte por cáncer entre las mujeres», recordó la oncóloga.

También abogó la especialista por fomentar hábitos de vida saludable entre la población, que no se fume ni se beba y se coma bien combinándolo todo con ejercicio físico regular. Se congratuló la doctora Antònia Perelló de la realización de talleres informativos dirigidos a las mujeres con el objeto de que estén mejor informadas y más «empoderadas» para tomar sus propias decisiones.

Cribados Sin pruebas que revisar aunque en vías de solución

Los radiólogos participantes en el cribado de cáncer de mama no han recibido todavía ninguna comunicación oficial de que el programa sigue adelante después de que su coordinadora, Carmen Sánchez-Contador, les comunicara por email el pasado día 8 que las mamografías de control se suspenderían desde hoy, día de la efeméride. Y se muestran pesimistas porque, aseguraron, en el inicio de esta semana no se han colgado mamografías para interpretar en el servidor en el que se dejan para su posterior estudio.

Pese a desconocer en detalle la situación del programa de cribado, la doctora Perelló señaló ayer que fuentes conocedoras del proceso le habían garantizado que se encontraba en «vías de solución».

Compartir el artículo

stats