Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sólo uno de cada diez ERTE de Baleares ha pedido ser prorrogado

El 13% de todas las peticiones para prolongar los expedientes de regulación temporal de empleo son de empresas de Ibiza y el 3%, de Formentera

Los bares de Palma han tenido que desmontarlas terrazas que ocupaban estacionamientos.

Solo uno de cada diez expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) de Baleares debido al covid ha pedido ser prorrogados, una vez concluido el pasado viernes el plazo que el Gobierno central había dado para solicitar esta medida, un cambio que coincide con un momento en el que la economía balear está mostrando una clara reactivación y se han suprimido la mayoría de las restricciones aplicadas durante la pandemia sobre la actividad empresarial.

El real decreto ley aprobado por el Gobierno central el pasado 28 de septiembre contempla la posibilidad de prorrogar los ERTE hasta finales de febrero, pero exige que las empresas soliciten esta prolongación en el tiempo, dejando de plazo para hacerlo hasta el pasado día 15 de este mes.

Si antes de esa aprobación quedaban en las islas 29.249 expedientes vivos vinculados al coronavirus, al mediodía del viernes, cuando quedaban unas pocas horas para que concluyera ese plazo, se había solicitado la prórroga de 2.084. Aunque esta cifra puede mostrar algún crecimiento debido a las solicitudes que se presentan en el último momento, supone que nueve de cada diez ERTE del archipiélago (en concreto un 92,9%) se han dado por concluidos, quedando solo uno en pie, según los datos facilitados por la conselleria de Trabajo, Turismo y Modelo Económico.

De esos cerca de 2.000 expedientes de regulación temporal de empleo que se van a mantener durante los próximos meses, el 83,1% corresponde a Mallorca, el 13,1% a Ibiza, un 3,7% son de Menorca, y un 3% corresponden a Formentera, según una primera estimación.

Reflejo de la reactivación

Por sectores, y a la espera del balance definitivo, casi un 19% de los ERTE prorrogados en las islas se enmarcan en el comercio, seguido de cerca de un 14,5% en el sector hotelero y de alojamiento, aproximadamente un 12,5% son de restaurantes y puestos de comida, el 8,5% de establecimientos de bebidas, el 4,5% de agencias de viajes y cerca del 4% de empresas de transportes, por citar las actividades que más han tenido que recurrir a esta vía.

El conseller Iago Negueruela achaca está conclusión masiva de los ERTE a la citada reactivación de la economía de las islas que comenzó a detectarse a partir del segundo trimestre del año (la patronal CAEB habló entonces de «rebote»), lo que está permitiendo recuperar a la mayor parte de las plantillas, algo que se está viendo reflejado también en los últimos datos de empleo.

Hay que tener en cuenta que desde hace semanas las restricciones que se mantienen en vigor son muy escasas, con el ocio nocturno como el sector que sigue registrando las más importantes, y con la restauración todavía con algunos topes en su aforo dentro de los establecimientos.

REACTIVACIÓN

Recuperar la normalidad sin restricciones 

La reactivación de la economía y la supresión de las restricciones permiten a la mayoría de las empresas recuperar la normalidad de antes de la pandemia.


Sólo se solicita en uno de cada diez casos

Si en septiembre había más de 29.000 ERTE activos en Baleares, al concluir el plazo para pedir su prórroga solo algo más de 2.000 la han solicitado.


Sectores

El comercio lidera la petición de ERTE

Casi un 19% de los ERTE prorrogados son del comercio, y un 14,5% del sector hotelero.

En este sentido, el conseller recuerda que el Govern ha mejorado sus previsiones de crecimiento del producto interior bruto, situándolas en un 11,6% para este año y en un 12,1% para 2022.

A ello añade que los trabajadores fijos discontinuos ya no deben de estar en ERTE cuando pasan a situación de inactividad, ya que desde el 1 de octubre pueden volver a cobrar la prestación extraordinaria creada para ellos, y que se mantendrá activa hasta el 28 de febrero por el momento, sin que se haya descartado una posterior prórroga. Eso hace que muchas empresas turísticas con la mayor parte de las plantilla formada por este colectivo ya no necesiten solicitar uno de estos expedientes.

85.000 fijos discontinuos

Este último factor es fundamental, dado que en las islas hay unos 85.000 fijos discontinuos, mientras que durante el pasado mes de septiembre ya solo quedaban 15.625 asalariados afectados por alguno de esos ERTE, cuando en los primeros meses del estado de alarma se habían alcanzado los 152.000.

El comercio es el sector que ha solicitado el mayor número de prórrogas en sus ERTE, seguido del hotelero

decoration

Uno de los sectores que alega la necesidad de mantener todavía a parte de sus trabajadores dentro de los ERTE es la restauración, especialmente en un momento en el que el aforo en el interior de sus establecimientos sigue limitado a un 75%, aunque se espera que esta restricción sea suprimida por el Govern a finales de este mes, y el Ayuntamiento de Palma o el de Manacor han decidido suprimir las ampliaciones de las terrazas que estaban ocupando espacios de estacionamiento, según destaca el presidente de Restauración CAEB, Alfonso Robledo.

Su homóloga en RBC Mallorca, la sectorial de Pimem, Eugenia Cusí, subraya que la prolongación de los ERTE va a ser clave para determinar el alcance que durante los próximos meses van a tener los cierres de establecimientos y, a partir de enero, los concursos de acreedores que se vayan a poner en marcha.

La restauración defiende la necesidad de los ERTE al mantener restricciones y quitar la ampliación de terrazas

decoration

En este aspecto, Robledo recuerda que la temporada invernal es fundamental para muchos negocios de restauración cuya supervivencia depende precisamente de los ingresos que van a obtener durante los próximos meses al no beneficiarse de un aumento de la clientela turística, como son los que se encuentran en algunos municipios del interior de la isla o en los polígonos industriales.

La restauración prevé un «invierno duro» con cierres pese a los ERTE

El invierno va a ser «duro» para los negocios de la restauración, y desde sus patronales se vaticina el cierre de algunos negocios pese a la prolongación de los ERTE (Expediente de Regulación Temporal de Empleo), especialmente en el caso de aquellas empresas de la Comunitat que no han podido acceder a las ayudas estatales por tener deudas con la Agencia Tributaria Estatal o con la Seguridad Social.

El presidente de Restauración de la patronal CAEB, Alfonso Robledo, no oculta la reactivación que el sector está registrando durante las últimas semanas, especialmente entre los establecimientos de nivel alto, pero lamenta que «la mochila es demasiado pesada», en referencia a las deudas que se han acumulado durante los meses más duros de la pandemia.

Caída de los ingresos

Su homóloga en la asociación RBC-Mallorca afiliada a Pimem, Eugenia Cusí, señala que el sector va a cerrar el año alcanzando solo el 50% de la facturación conseguida en 2019, y que su patronal estima que 2022 se moverá con unos ingresos que serán solo entre un 60% y un 80% de los que se conseguían antes de la pandemia.

El problema, según se apunta, es que las empresas del sector que han logrado acceder a las ayudas estatales han recuperado músculo para hacer frente a la temporada baja, pero Robledo insiste en que son muchas las que han quedado fuera debido a que durante los primeros meses de la pandemia dejaron de pagar cuotas a la Seguridad Social o impuestos al no disponer de liquidez.

Los dos presidentes añaden otros factores que van a agravar la situación invernal, como el precio del suministro eléctrico y el encarecimiento que están sufriendo suministros como los alimentos y las bebidas.

Compartir el artículo

stats