Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Condenados a un año y nueve meses de cárcel los dos policías acusados del robo millonario en el Grupo Matutes

El autor confeso tendrá que indemnizar además con 995.000 euros a la empresa por el dinero sustraído y que aún no ha sido recuperado

Los tres acusados en el juicio por el robo multimillonario al Grupo de Empresas Matutes. | TONI ESCOBAR

La jueza del juzgado de lo Penal número 2, Martina Rodríguez Caritg, ha condenado al autor confeso del robo millonario en la sede de Ibiza del Grupo Empresas Matutes, el expolicía nacional Rafael Rodríguez, por un delito de robo con fuerza en las cosas, calificado de especial gravedad por la cuantía, a un año y nueve meses de prisión, al pago de una tercera parte de las costas causadas y a indemnizar con 995.000 euros a Fiesta Hoteles&Resorts por el dinero sustraído y no recuperado.

También ha sido condenado el otro acusado, José Joaquín Fernández, igualmente funcionario del Cuerpo Nacional de Policía, a la misma pena que Rodríguez, de 21 meses de prisión y el pago de una tercera parte de las costas causadas por el proceso judicial, por un delito de receptación, absolviéndole la magistrada del delito de encubrimiento. A ambos se les inhabilita también para el ejercicio del derecho de sufragio durante el tiempo de la condena.

La jueza ha considerado como agravante para la condena de Rodríguez el abuso de confianza con el damnificado.

Por su parte, la acusada L.H.T., esposa de J.J. Fernández, ha sido absuelta del delito de encubrimiento.

Los dos condenados a una pena de año y medio de prisión. | TONI ESCOBAR

En la última sesión del juicio, el pasado mes de junio, por el robo de 2,7 millones de euros al Grupo Empresas Matutes, ocurrido en octubre de 2013 en sus oficinas de Ibiza, la Fiscalía rebajó su petición de pena para el autor confeso del delito, Rafael Rodríguez, a un año y nueve meses de prisión, tras un acuerdo alcanzado entre éste y la Fiscalía.

Rodríguez reconoció los hechos a cambio de una rebaja en la petición de condena. Inicialmente, el Ministerio Público reclamaba cinco años de prisión y el pago de 995.000 euros como indemnización al Grupo Empresas Matutes, cantidad que se sigue reclamando por el dinero sustraído no recuperado.

La acusación particular, ejercida por el abogado Manuel Domingo en representación del Grupo de Empresas Matutes, se sumó a las peticiones de cárcel de la Fiscalía para los dos principales acusados y un año de prisión para L.H.T. por encubrimiento.

Los hechos

Rafael Rodríguez, en el momento de los hechos, prestaba sus servicios como vigilante de seguridad para el Grupo empresarial Fiesta Hoteles&Resorts, del que era presidente Abel Matutes Juan, de quien había sido escolta durante la etapa de Matutes como ministro de Asuntos Exteriores. La esposa de Rodríguez trabajaba también para el grupo Matutes y ambos ocupaban una vivienda de la empresa anexa a sus oficinas.

Según los hechos probados que describe la sentencia, el 26 de octubre de 2013, sábado, Rodríguez, sobre las 21.15 horas, anuló en la segunda planta del edificio la alarma volumétrica. A continuación, desde la cornisa de la misma saltó hasta la tercera planta donde había dejado a propósito una ventana abierta previamente y en la que había simulado unas marcas de forzamiento.

Una vez allí, se dirigió hacia la habitación donde se guardaban las cajas fuertes y con una botella de acetileno y un soplete comenzó a cortar la caja fuerte, logrando hacer una abertura en su lado derecho a través del cual pudo acceder al interior de la misma y sustraer el dinero. Posteriormente, el mismo día, escondió el dinero en distintos lugares y pidió ayuda a José Joaquín Fernández para ocultar una parte del botín, «que no ha quedado acreditada», en un terreno próximo a su vivienda.

El resto de lugares que utilizó como escondites fue un terreno de su propiedad en Sant Llorenç, donde guardó 195.000 euros, y el maletero de un vehículo Ford Fiesta, donde dejó 782.000 euros. Ambas cantidades las entregó de forma voluntaria posteriormente a su detención, según refleja la sentencia.

Compartir el artículo

stats