Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Luis Tato
Luis Tato Fotoperiodista

«Trabajo para desmitificar la imagen colonial que tenemos de África»

Luis Tato cubre la actualidad del este del continente africano en países como Kenia, Etiopía o Tanzania para la agencia France Press

Un hombre en medio de una nube de langostas en Kenia en 2020 Luis Tato

¿Cómo llega a la fotografía?

Tarde, cuando estaba en la universidad y llegó una cámara a mis manos. Descubrí un lenguaje que conecta muy bien con mi personalidad y con los intereses que tenía, como la estética y el lenguaje visual. También soy un amante de los libros y de los viajes asociados a la literatura y esos dos mundos confluyen en el fotoperiodismo o la fotografía documental. Empiezo a preparar reportajes y uno gana una beca de la Generalitat que permitía entrar en La Vanguardia como becario. Estuve un año de becario y al final comienzo a trabajar con ellos, pero la empresa hace recortes en el equipo de fotografía y yo era el más joven y recién llegado y dejo de trabajar. Luego conozco a Marco Longani, de la agencia France Press, y me ofrece irme con ellos para trabajar en Nairobi (Kenia).

¿Pero vive en Nairobi o va y viene?

Vivo en Nairobi desde hace cinco años, donde trabajo cubriendo principalmente el este de África para la agencia France Press. Y de vez en cuando tengo algunos encargos editoriales para el Washington Post o The New York Times.

Luis Tato en el cementerio viejo de Sant Francesc Xavier. C.C.

Lo importante en la fotografía es la mirada del que dispara. ¿Cuál es la suya?

Es la de un chaval introvertido pero que a la vez es muy curioso, que se hace muchas preguntas y que quiere comprender el mundo. Por eso para mí el fotoperiodismo es necesario a nivel personal. Me ha permitido darme ese empujón y romper las barreras que me puedo poner. La cámara es una excusa y un escudo que me permite entrar en esas historias y esos lugares.

Da la sensación de que África es el continente olvidado. ¿Cómo se vive en África?

Esto conecta con la charla que di el martes. Una de las primeras cosas que me impactó cuando llegué a Nairobi es que toda la idea que yo había construido en mi imaginario se derrumba rápidamente. El motivo es que África está cambiando mucho. Es un continente en expansión, en desarrollo. Ciudades como Nairobi están en constante cambio, con muchas ganas de transformar ese pasado colonial. Entonces se me cayeron todos los estereotipos porque veo que es una ciudad al uso, grande y con realidades diversas. Y también intentan sacudirse esa carga de imagen que viene de la África colonial. En Nairobi tengo mi piso y cada mañana me puedo ir a tomar un café en un bar, ir al supermercado y moverme con el coche. Es decir, que no hay unas diferencias tan grandes como la gente pueda pensar.

También ha ganado un World Press, uno de los premios de fotografía más prestigiosos.

Sí, se falló hace unas semanas y gané un premio en una de las categorías, y una fotografía de la serie que ganó el premio fue nominada a mejor fotografía del año 2020 en todo el mundo.

¿Es la imagen del hombre espantando una nube de langostas?

Sí. Fue tremendo. El pasado año, justo cuando empezó la pandemia, también se dio en el este de África esta plaga de langostas que fue histórica porque no se había dado en los últimos cien años. Los científicos la han asociado al cambio climático, a circunstancias del clima extremo en el Océano Índico que provocaron esta plaga, literalmente de magnitudes bíblicas, en todo el este de África. En Etiopía, Kenia y Somalia fue devastador, con un impacto socioeconómico muy fuerte. Nunca he experimentado algo parecido. La sensación de estar en medio de millones de insectos que hacen un ruido ensordecedor y que se te posan por todas partes... Es como ciencia ficción.

¿En qué proyectos está trabajando?

Intento hacer historias que sirvan para desmitificar África tal y como la conocemos. Esto me parece muy importante. Además, tengo una responsabilidad como alguien que está allí y que llega a millones de personas. Se trata de acabar con el periodismo mitificado, ese del explorador que va pasando aventuras y demás. Quiero romper esos tabúes. Por eso busco historias africanas que sean humanas y cercanas. Además no se trata de edulcorar la realidad, se trata de ser justo y honesto. Luego me gusta desarrollar lo que es el gran tema de nuestra generación y probablemente de la venidera, que es el cambio climático a nivel global. Es algo que quiero explorar y en África se está dando esta circunstancias con todos los problemas que acarrea.

¿Se siente discriminado por ser blanco?

Sí. Cuando vas a un lugar atraes muchas miradas. Pero no solo es por ser blanco sino porque voy con una cámara. Entonces tienes que hablar mucho con la gente, escuchar y explicar tus intenciones.

Compartir el artículo

stats