Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una discapacitada de Ibiza critica que el Ibavi le asigna un piso en Mallorca

La conselleria de Vivienda señala que no puede darle un apartamento en Ibiza al tener un alquiler social en Lloseta y le ofrece un cambio de piso cuando se pueda

Detalle del entorno en la que se encuentra la vivienda protegida de Lloseta.

Hace prácticamente nueve años que una vecina de Sant Antoni, con un 81% de discapacidad, aguarda una vivienda protegida en la isla. El via crucis de esta mujer, que es usuaria de la Asociación de Personas con Necesidades Especiales de Ibiza y Formentera (Apneef), comenzó en 2012. Con un ictus.

«Me afectó a toda la parte izquierda, y soy zurda», recuerda la mujer, que en aquel momento había dejado su trabajo en el aeropuerto de Ibiza —«en pista», matiza—, para cuidar a sus padres, que residían en Reino Unido, a donde se mudó con su hija. «Cayeron los dos enfermos y murieron el mismo año», señala la mujer, que explica que, ya sin sus padres, regresaron a Ibiza, la isla que consideran su casa. Está convencida de que el estrés y la pena de aquella temporada como cuidadora le pasó factura. «Creo que mi cuerpo dijo ‘hasta aquí’», señala. Tras el ictus pasó un tiempo ingresada y, al cabo de unos meses, perdió la movilidad y acabó en una silla de ruedas.

Le reconocieron una discapacidad del 81% y, sin poder trabajar y con una pensión no contributiva, no podía pagar una vivienda para ella y su hija. La joven, que tenía en ese momento 16 años, no tuvo más remedio que abandonar los estudios en el instituto y buscar un trabajo para completar la pensión de su madre. «Fue un palo muy grande para ella. Era imposible pagar los mil euros de alquiler», señala la mujer, que recalca que su hija se convirtió en su cuidadora principal.

Desde el primer momento la familia recurrió a los servicios sociales de Sant Antoni para tratar de solucionar el problema con la vivienda, para lo que recurrieron al Institut Balear de l’Habitatge (Ibavi), al que solicitaron una vivienda protegida. «Ni siquiera la pedía adaptada. La que vivía en Sant Antoni no estaba adaptada y, más o menos, me apañaba. Me daba igual si tenía que arrastrarme por el suelo», comenta esta usuaria de Apneef.

La mujer explica que desde el Ibavi le explicaron que en aquel momento no había viviendas adaptadas disponibles en Ibiza, pero sí en Mallorca. Aceptó esa posibilidad, indica, tras lo que le ofrecieron un piso en Lloseta: «Me dijeron que si renunciaba perdía mi lugar en la lista», señala. Así que en 2018, ella y su hija, que tenía un trabajo en la isla como fija discontinua, se mudaron a esta localidad mallorquina.

Lo que no se esperaban, indica, es lo que se iban a encontrar: «Las calles de la zona tienen mucha cuesta, hay escalones, aceras muy estrechas... No puedo, por ejemplo, ir al médico sola con mi silla», afirma la mujer. «No me puede ni acompañar a pasear al perro», apunta su hija.

Tampoco se esperaban que aceptar la vivienda en Mallorca implicara perder su sitio en la lista de espera para una vivienda en Ibiza. Esto lo descubrieron no hace mucho, cuando, al ver que se estaban construyendo varias promociones de vivienda protegida en la isla, decidieron ver cuál era su situación. «Nos habían quitado la mitad de los puntos porque no estoy empadronada en Ibiza. ¡Pero estoy en Lloseta porque es la vivienda que me ofrecieron ellos!», señala la afectada, que no entiende lo que está pasando. «Es una injusticia», continúa la mujer, que insiste en que aceptó la vivienda en Mallorca porque no tenía otra opción, ya que con la pensión no contributiva que cobra no puede asumir un alquiler. «No da ni para comer», confiesa la afectada, que denuncia que no ha podido hablar «con ningún superior» del Ibavi.

Ibavi: Cambio de vivienda

Desde la conselleria balear de Vivienda señalaron ayer que en el área social del Ibavi conocen el caso de esta mujer y están «muy encima» de él para tratar de encontrar una solución a su situación. Reconocieron que no se la puede incluir en las listas para acceder a una vivienda protegida adaptada en la isla de Ibiza porque ya es beneficiaria de una vivienda social, la de Lloseta, que tiene asignada desde 2018.

En este sentido, recalcaron que si se le asignó este piso en esta localidad de Mallorca fue porque «previamente y de forma voluntaria» ella misma se había inscrito en la lista de Mallorca. Desde la conselleria reconocieron que en ese momento no había viviendas protegidas disponibles en la isla de Ibiza y destacaron que, una vez apuntada en esa lista, si renunciaba a un piso que le ofrecieran perdía su puesto en la lista.

En estos momentos, la opción que está barajando el área social del Ibavi es «hacer un cambio de vivienda», lo que le permitiría regresar a la isla y tener un piso adaptado a sus necesidades. Esto podrán ofrecérselo en el momento en el que se quede vacía una de las viviendas que están pendientes de recuperar porque están ocupadas o por morosidad. «Está habiendo bastante movimiento», indicaron.

La mujer también podría tener acceso a una de las nuevas viviendas que se están construyendo en Ibiza —«hay siete adaptadas en las tres promociones que están en marcha»— si se producen renuncias. «El área social del Ibavi está encima de este caso y el primer piso en el que se pueda hacer un cambio se le ofrecerá», insisten desde la conselleria balear de Vivienda.

Compartir el artículo

stats