Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La avenida Isidor Macabich de Ibiza eliminará plazas de aparcamiento para habilitar un carril bici

El carril bici enlazará con el del puerto de Vila

Rafa Ruiz y Elena López, durante la presentación del proyecto. V. Marí

El Ayuntamiento de Ibiza prevé iniciar a principios de 2022 la reforma integral de la avenida Isidor Macabich, después de que el pleno de ayer diera luz verde al proyecto. Las obras quitarán una fila de aparcamientos para habilitar un carril bici y eliminarán la fuente de la plaza Enrique Fajarnés para unir las calles Fra Vicent Nicolau y Bisbe Huix.

El alcalde, Rafa Ruiz, y la concejala de Vías Públicas, Elena López, presentaron ayer los detalles de esta remodelación, que saldrá a concurso por 6,1 millones de euros y que cuenta con un plazo de ejecución de un año. «Igual que dimos un salto de calidad con las reformas de s’Alamera y del paseo de ses Figueretes, ahora toca una de las principales arterias del municipio», indicó Ruiz.

La avenida Isidor Macabich no se ha remodelado desde 1985, cuando se completó su urbanización hasta la actual iglesia del Roser, según detalló López. Ruiz y López presentaron el proyecto después de la celebración del pleno municipal, en el que se aprobó con los votos del equipo de gobierno y de Ciudadanos, mientras que el PP se abstuvo. «Uno de los aspectos más importantes de los trabajos es la parte que no se ve», destacaron los ediles, ya que el proyecto implica renovar toda la red de saneamiento y separarla de la de pluviales, además de cambiar todo el mobiliario urbano, el alumbrado y el pavimento.

Aparcamiento

El futuro carril bici discurrirá a lo largo de los 900 metros de la avenida, sobre la fila de aparcamientos que ahora queda en el carril izquierdo de la circulación. De esta manera, se eliminarán 120 plazas de estacionamiento para coches de las 164 que existen en la actualidad, mientras que las de motocicletas pasarán de 124 a 21.

Recreación virtual de un tramo del carril bici de Isidor Macabich. A. E.

Preguntado por las alternativas de aparcamiento, Ruiz urgió al Consell de Ibiza a ejecutar la remodelación de la E-10 (primer cinturón de ronda) para que pase a ser una avenida de la ciudad, de manera que «se crearán más aparcamiento del que se elimina en Isidor Macabich». Además, también reclama al Consell que mejore y recupere líneas de transporte público que enlacen con los parkings disuasorios.

El carril bici de Isidor Macabich enlazará con el que también se va a separar en la avenida Bartomeu de Rosselló, que ya se encuentra en fase de licitación, de manera que tendrá continuidad con el que ya existe en el puerto de Vila. Los ediles recordaron, además, que la reforma del primer cinturón de ronda que debe acometer el Consell incluye otro carril bici, de manera que todos ellos formarían un tramo continuo.

Retirada de la fuente

Otra actuación que modificará sustancialmente la imagen actual de la avenida es la retirada de la fuente de la plaza Enrique Fajarnés, con la que se busca mejorar la fluidez del tráfico y unificar la circulación de las calles Fra Vicent Nicolau y Bisbe Huix.

En las esquinas de esta plaza se ampliará el espacio para viandantes, con «zonas de descanso» con bancos y pérgolas, con una superficie total de 1.460 metros cuadrados. Frente al aparcamiento de la antigua Delegación del Gobierno, donde está la parada de autobuses, también creará otro espacio similar con zonas para sentarse a la sombra.

En dos de los rincones de la plaza Enrique Fajarnés se colocarán surtidores de agua verticales al nivel del suelo, para recordar a la fuente de esta zona que ahora se van eliminar.

En este cruce se instalarán semáforos y el modelo de paso de peatones iluminado que existe en la actualidad se extenderá a todo el resto de la avenida, según detalló López.

Las aceras de la avenida Isidor Macabich mantendrán los cuatro metros de anchura actuales y se pavimentarán con adoquines de hormigón gris, de tamaños irregulares. Los invidentes contarán con un paso táctil especial para sus bastones.

Imagen virtual de una de las esquinas de la plaza Enrique Fajarnés. A.E.

Carril de servicio

La concejala de Vías Públicas destacó que durante los doce meses que durarán las obras quedará libre uno de los dos carriles de circulación. Además, el proyecto prevé que los vehículos pesados y de servicio público circulen exclusivamente por uno de los carriles, mientras que los turismos podrán usar ambos, con el fin de mejorar la fluidez del tráfico

Para planificar la iluminación de la vía, el Ayuntamiento ha encargado un estudio que prevé instalar 190 puntos con LED en dos tipos de poste, que seguirán la misma estética que los del puerto de Vila. Estas instalaciones también se planifican para sostener en ellas las luces de decoración navideñas.

Además de todo el mobiliario urbano, con nuevos bancos, papeleras o aparcabicis, se renovarán todos los árboles que estén en mal estado o levanten el pavimento con sus raíces, así como los que tapen la iluminación de los postes.

Para el alcalde, la avenida se convertirá en «un espacio moderno, funcional y más sostenible para facilitar la circulación del transporte público y las bicicletas». El Ayuntamiento también subraya que este cambio de modelo está motivado por la Ley de Cambio Climático y la obligación de crear zonas de bajas emisiones de CO2.

Compartir el artículo

stats