Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Paquita Sánchez garantiza a los comerciantes del Hippy Market su «continuidad»

La también propietaria de Casa Lola recuperará el jueves el control del complejo turístico en el que se organiza el mercadillo de es Canar

La entrada al mercadillo hippy de es Canar, en una imagen de este pasado verano. | TONI ESCOBAR

Paquita Sánchez, propietaria del complejo hotelero donde se ubica el mercadillo Hippy Market, en es Canar, garantiza a los comerciantes su «continuidad», según explica una de las portavoces de los vendedores, Ana Ordóñez. La también propietaria del complejo turístico ilegal Casa Lola atendió el domingo a una representación de los comerciantes y les comunicó su intención de permitir no sólo que la actividad se mantenga este mes, sino también las próximas temporadas.

«Nos atendió de inmediato, después de que nos pusiéramos en contacto con ella, y nos dijo que mientras ella viva el Hippy Market continuará. Se lo ha tomado como algo personal», indicó la representante de los comerciantes, muy satisfecha con la reacción de la propietaria, sobre todo por «la incertidumbre» que había sobre el futuro, sobre todo de cara al próximo verano.

Ahora el objetivo inmediato de los vendedores es que este miércoles se puedan abrir las puertas del mercadillo. Inicialmente, Azuline, la empresa turística que explota el complejo turístico donde se ubica el Hippy Market y que también lo gestiona, informó el pasado 24 de septiembre a los comerciantes, sin explicar los motivos, que el mercadillo del pasado miércoles (día 29) iba a ser el último de este año, con lo que se anticipaba un mes de forma precipitada el final de la temporada.

Entrega de llaves del complejo

El abogado de Paquita Sánchez explicó a los comerciantes que este jueves Azuline debe entregarle las llaves del complejo turístico y, por tanto, para que el mercadillo pueda abrir sus puertas este miércoles, la empresa que explota el complejo y gestiona el Hippy Market debe autorizarlo.

Ante esta situación, una representación de los comerciantes del mercadillo se reunió ayer con el concejal de Promoción Económica de Santa Eulària, Miguel Tur. Este se comprometió a mediar con Azuline para que facilite, ya sea entregando dos días antes las llaves a la propiedad o autorizando la actividad bajo la responsabilidad de los vendedores, que el Hippy Market pueda abrir el miércoles sus puertas.

Aunque la propietaria garantice que cuando recupere la gestión de su propiedad el mercadillo podrá funcionar sin problemas, Ana Ordóñez destaca que es «muy importante» que no haya un miércoles en blanco. «El concejal [Miguel Tur] nos ha expresado su apoyo y que nos va a ayudar en lo que pueda», explica la comerciante. En este sentido, los vendedores se están preparando, con la ayuda del Ayuntamiento, para organizar el mercadillo de este miércoles. Hasta ahora, Azuline se encargaba de la seguridad y del control del protocolo de seguridad por el covid. «Tendremos que hacerlo nosotros», asegura Ana Ordóñez.

Ayuda municipal

El Ayuntamiento ofrece a los comerciantes el servicio de limpieza y de jardinería para facilitar el trabajo a los vendedores para continuar la actividad hasta el final de la temporada. «Sólo falta que Azuline nos dé su autorización [para abrir este miércoles]. No se me ocurre ninguna razón para que diga lo contrario», destaca Ana Ordóñez.

El concejal de Promoción Económica de Santa Eulària había asegurado hace unos días a este diario que en el caso de que no hubiera acuerdo entre Azuline y la propietaria y esta fuera reacia a mantener esta histórica actividad, el Ayuntamiento buscaría un emplazamiento alternativo en es Canar. De hecho, el Consistorio sopesaba la posibilidad de llevar el mercadillo a las calles de es Canar para mantener la actividad al menos hasta el final de esta temporada. Inicialmente, esta propuesta no satisfacía a los comerciantes porque no caben todos, según admitía Miguel Tur.

La propietaria recupera los tres hoteles de es Canar

La empresaria Paquita Sánchez ha roto su relación contractual con la compañía turística Azuline y ha decidido recuperar los dos hoteles y el complejo turístico que ésta explotaba en es Canar, según explican a este diario fuentes de UGT, el sindicato mayoritario del comité de empresa de estos establecimientos. Se trata del Club Cala Martina Ibiza, el complejo de apartamentos en cuyo entorno se ubica el mercadillo Hippy Market, el hotel Coral Beach y el hotel Atlantic. Sólo este último, el Atlantic, ha abierto sus puertas este verano. La crisis sanitaria ha impedido, en cambio, la explotación del Club Cala Martina Ibiza y el hotel Coral Beach. De hecho, el concejal de Promoción Económica de Santa Eulària, Miguel Tur, explicó que, en junio, el Consistorio hizo «una pequeña aportación» para facilitar la apertura del mercadillo, ya que la empresa turística que lo gestiona tenía problemas, con trabajadores en ERTE. Las fuentes de UGT consultadas apuntan que hay más de una veintena de trabajadores del Atlantic que se ven afectados por el cierre precipitado del establecimiento hotelero, aunque no tendrán problemas para percibir la prestación en invierno. La preocupación se centra en qué va a pasar el próximo verano. Azuline no respondió a la solicitud de información de este diario.

Compartir el artículo

stats