Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio millón de mascarillas y más de 4,5 millones de guantes cada mes

El Servei de Salut calcula que gastó 144,6 millones extra en 2020 y desembolsará 133,7 millones este año para afrontar la pandemia

Sanitarios en la planta covid del Hospital Can Misses el pasado mes de abril. Vicent marí.

«¿Sabes cuántas mascarillas gastamos ahora cada mes? Medio millón mensuales aunque el pico de gasto lo tuvimos durante la primera oleada [pandémica], cuando usábamos no menos de 300.000 semanales». De esta manera comienza Manuel Palomino, director de Gestión y Presupuestos del Servei de Salut, a evaluar el coste que ha tenido la covid-19 sobre la sanidad pública de esta comunidad. Un sobrecoste real, en euros contantes y sonantes, que cifra en 144,6 millones durante el año pasado y que estima rondará los 133,7 millones en este ejercicio.

«¿Y guantes?», prosigue consciente de que estas macrocifras gustan, atraen. «No menos de cuatro millones y medio cada mes aunque el pico de gasto se produjo también durante la primera ola con 2,1 millones semanales».

Concluye Palomino con los geles hidroalcohólicos, de los que en estos momentos el Servei de Salut consume 1.223 botes semanales aunque su gasto fue durante la primera fase pandémica mucho mayor, de en torno a los 6.200 botes cada siete días. Y con los hisopos, término que usa para referirse a los ya aborrecidos bastoncillos con los que se recogen las muestras para las PCR de los que el Servei Salut consume no menos de diez mil cada semana en la actualidad.

Admite Palomino ahora que Balears tiene una disponibilidad de estos materiales de protección almacenados para cerca de un año. «Tenemos garantizado el material para un año. Somos [Balears] muy pequeños y en caso de una nueva crisis nos costaría conseguirlos en competencia con otros países», subraya el alto cargo recordando lo mal que lo pasaron entre el 14 y el 28 de marzo de 2020 cuando «faltaba el material de protección y nuestros proveedores habituales nos fallaron».

«Tuvimos que aprender sobre la marcha a comprar en China, algo que no habíamos hecho nunca», concluye este capítulo Palomino, que recuerda que tuvieron que recurrir inicialmente a una abogada china que trabaja en un conocido bufete de Palma para que les enseñase cómo se realizaban estas transacciones en el gigante asiático.

1.943 millones

El director de Gestión simplifica los números revelando que, finalmente, el gasto total del Servei de Salut en 2020 ascendió a 1.943 millones de euros y que en esta cifra se incluyen los citados 144,6 millones de desembolso extra por la irrupción del SARS-CoV-2 en nuestras vidas.

Y aunque se habla de gasto extra, Manuel Palomino quiere matizar que realmente «toda la estructura del Servei de Salut se puso al servicio de la lucha contra la covid-19».

La previsión del gasto para este 2021 es algo superior a lo que se desembolsó el ejercicio precedente, de 1.954 millones de euros, que el responsable de los números del Servei de Salut justifica en las dos olas vividas, la de Navidad y la quinta y última (en realidad, en Balears la cuarta) que no duda en calificar como «muy dura de gestionar. Los profesionales sanitarios estaban ya muy cansados y coincidió con las vacaciones de verano. Afortunadamente la vacunación alivió la situación asistencial».

Para el año que viene Palomino espera una desaceleración del gasto covid que se verá compensado con el mayor desembolso que traerá la paulatina recuperación de la actividad asistencial habitual.

«Tenemos que aprender a gestionar el Servei de Salut con esta previsible desaceleración de la pandemia», marca el objetivo.

Bajar las listas de espera

Y, siendo realista, la persona que maneja el mayor presupuesto de esta comunidad autónoma admite que el sobrecoste del Servei de Salut no bajará el próximo año de la mano de una menor atención a la covid-19 porque, recuerda, el principal objetivo en 2022, antes incluso, de este mismo otoño, es recuperar al cien por cien la operatividad para dedicarse a reducir las listas de espera.

Con ese fin se están recuperando la operatividad de los quirófanos hospitalarios y se han prorrogado no menos de 1.100 contratos formalizados por la covid hasta el próximo 15 de enero.

Cuando concluya este año habrán pasado dos ejercicios en los que el Servei de Salut se ha centrado de forma casi exclusiva en una enfermedad pandémica tan desconocida como impredecible. Ahora toca recuperar el tiempo perdido y volver a resolver problemas de salud más cotidianos.

Compartir el artículo

stats