Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La tarifa media de los hoteles de Ibiza y Formentera en agosto fue la más alta de toda la historia

Los ingresos por habitación, sin embargo, estuvieron por debajo de los de 2019 debido a que la ocupación hotelera fue inferior. Los alojamientos de cinco estrellas incrementaron sus precios un 88% respecto a 2020

Turistas este verano en Cala Saladeta. | ZOWY VOETEN

Los hoteleros pitiusos obviaron la pandemia y las trabas impuestas por el Gobierno británico para la llegada de turistas desde ese país, nuestro principal mercado emisor, a la hora de decidir los precios en agosto, plena temporada alta: fueron más altos que nunca. La tarifa media diaria se disparó a casi 210 euros, casi un 20% superior a la de 2020 (unos 30 euros más de media por jornada) y la más elevada de toda la historia de la isla. La más alta hasta ahora había sido la de 2019: 177,5 euros. Este año ha sido un 18,2% más cara. El sector tenía dos opciones: reducir los precios para ser más competitivos que otros destinos o, como finalmente hicieron, confiar en que los clientes pagarían lo que fuera con tal de veranear en estas islas. A los que finalmente abrieron y apostaron alto no les salió mal la jugada.

Sobre todo a los más lujosos. Los de cinco estrellas alcanzaron una media de 526 euros de tarifa, casi un 88% más que hace un año (246 euros más que en agosto de 2020), en plena pandemia, y casi 100 euros más que la media de 2019, según los datos publicados por el Ibestat a partir de la información suministrada por el Instituto Nacional de Estadística (INE). Es, junto al precio de 2014 (553,7 euros), el más alto registrado desde que hay alojamientos de estas características en Ibiza. Los de cuatro estrellas tuvieron una tarifa media de casi 203 euros, un 13,2% superior a la de hace un año y también la más elevada de toda la historia pitiusa: nunca había pasado de los 192 euros. Lo mismo sucede con los de tres estrellas, donde dormir una noche costó una media de 180 euros, un 5% más que en 2020 y casi 35 euros más que en 2019. Quien quiso visitar las Pitiusas en plena canícula lo pagó caro.

Tarifa media de los hoteles pitiusos

De hecho, los hoteleros subieron ostensiblemente los precios respecto a junio: un 17% más de media, un 5,5% en el caso de los de cinco estrellas; un 6% en los de cuatro, y nada menos que un 33,5% en los de tres.

El alza de los precios permitió compensar, según los datos del Ibestat, que la ocupación (78% en ese mes) no fuera tan importante como la de hace dos años (87%). Así, los ingresos por habitación disponible fueron de 151,3 euros, casi el doble (97,3%) que un año antes, pero 12 euros por debajo de la de 2019, el promedio más alto contabilizado. Aun así, está entre los mejores cinco registros de esta estadística pitiusa.

En el caso de los hoteles de cinco estrellas, el subidón interanual de precios que tuvieron (+88%) se vio reflejado en un aumento del 79% de los ingresos respecto a 2020: consiguieron 266 euros por habitación disponible, unos 118 euros más que la temporada previa pero unos 100 euros menos que en 2019, cuando hubo una mayor ocupación de ese tipo de alojamientos. En este caso es el peor balance de ingresos, junto al del primer año de la pandemia, de la historia pitiusa. Nunca habían estado por debajo de los 300 euros.

Buen mes para los 3 estrellas

Los ingresos por habitación ascendieron a 160,5 euros en los hoteles de cuatro estrellas, más del doble (117%) que 12 meses atrás, pero lejos de los 179 euros de 2019 y los casi 180 de 2018. Es el peor dato desde 2015. Fue un agosto muy bueno para los de tres estrellas, buena parte de la oferta ibicenca: ingresaron 134 euros de media, un 143% más que en 2020 (cuando no pasaron de los 55 euros) y la misma cantidad que en 2019.

Por municipios, todos, menos Sant Josep, mejoraron sus tarifas medias diarias respecto a 2019. En Formentera (258 euros) fue un 32% mayor, si bien ya en 2020 creció respecto a esa temporada. En el municipio de Ibiza (236 euros), fue un 28% superior a la de 21020 uy un 14,5% mayor que la de hace dos años. En Sant Antoni (128 euros) mejoró un 6,6% en comparación con la de 2019 y un 14% con la de 2020. Santa Eulària (226 euros) tuvo el mayor crecimiento: casi un 28% más en un año, y casi un 38% en dos. En Sant Josep (193 euros), sin embargo, el aumento interanual (26%) no permitió alcanzar la cifra de 2019 (223 euros). Sin embargo, sólo Formentera y Santa Eulària lograron en agosto mejorar los ingresos de hace dos años: en la isla situada al sur de las Pitiusas llegaron a 221,7 euros, un 77% más en un año y un 20,5% más que hace dos. En el municipio de la Villa del Río no fue tan espectacular: se ingresaron 157,5 euros por habitación disponible, casi un 132% de aumento interanual y sólo unos cinco euros más que antes de la crisis sanitaria.

El resto de municipios no tuvieron tan buenos rendimientos en comparación con 2019: casi 190 euros en Ibiza (dos euros menos), 83 euros en Sant Antoni (unos 30 euros menos), y 118,4 euros en Sant Josep (74 euros menos).

Compartir el artículo

stats