Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La escasez de suministros frena la actividad empresarial de Baleares

El problema alcanza al comercio, a la construcción, a la venta de automóviles y a la restauración entre otros sectores

El comercio está teniendo problemas para reponer el género de otoño.

Viviendas y coches que se entregan a sus compradores con cuatro meses de demora, comercios con carencias en los productos que pueden ofrecer a sus clientes, o negocios de restauración que no pueden incluir en su carta algunos platos son varios de los problemas a los que se están enfrentando las empresas de Baleares, aunque se trate de una situación de alcance internacional. Todo lo expuesto se explica por la escasez de muchos suministros que se está registrando a nivel mundial, que además se está viendo acompañada de un encarecimiento de los precios.

El problema llega al punto de que muchos establecimientos comerciales se están enfrentando a dificultades para completar sus escaparates con la moda de otoño. El presidente de la asociación de Jaume II, Pedro Mesquida, subraya que son muchas las tiendas que se están encontrando con apenas genero nuevo ante los problemas para obtenerlo de algunas marcas, y señala el parón en la distribución procedente de Corea del Sur, China o incluso Turquía, a lo que suma la retención de producto británico por las dificultades en su transporte a causa del Brexit.

La escasez de género alcanza igualmente a las grandes superficies, desde las que se reconoce que si habitualmente iniciaban la exposición de prendas de otoño durante el mes de agosto , este año se han visto obligadas a esperar a septiembre para poder hacerlo ante la falta de material disponible hasta hace pocas fechas.

Según Pedro Mesquida, la falta de suministros tiene un impacto apreciable para el comercio de moda, por cuanto las prendas de otoño son adquiridas en estos momentos por los turistas (los visitantes alemanes tienen un peso apreciable en este tipo de consumo) y de poco sirve que el género llegue cuando éstos ya han regresado a sus países.

Pese a ello, no oculta que las ventas están siendo este año mejores que las de 2020, especialmente las que se han registrado a lo largo de septiembre, que comienzan a aproximarse a las que se producían antes de la pandemia, pese a seguir todavía por debajo.

Cuatro meses de espera

Este problema está afectando igualmente a los concesionarios de vehículos, hasta el punto de reducir en más de la mitad las previsiones de crecimiento que el sector tenía en el archipiélago, según pone de relieve el presidente de la asociación empresarial que los representa (ASEDA), Andrés Vidal.

La escasez de semiconductores, muy numerosos en los automóviles, está frenando la entrada de vehículos en las islas, provocando esperas de tres y cuatro meses en su entrega al cliente, según subraya.

Vidal apunta que los concesionarios han visto muy reducido su stock, lo que hace que no siempre esté disponible el modelo, el color o el motor que el posible comprador desea. Eso explica que en muchos casos se alcancen esas esperas.

Ello ha provocado que si antes del verano los concesionarios de las islas esperaban cerrar sus ventas en 2021 con un crecimiento del 20%, ahora esta estimación se reduce hasta situarse en la franja que va del 3% al 10%. En cualquier caso, el presidente de ASEDA reconoce que se trata de una «demanda embalsada», pero que no ha desaparecido, lo que va a provocar que parte de las adquisiciones que debían de producirse este año se desplacen a 2022.

Hay viviendas y automóviles que se están entregando al comprador con cuatro meses de retraso

decoration

Los constructores padecen un problema similar, según lamenta la gerente de su asociación empresarial en las islas, Sandra Verger. Solo que en este caso, además de los retrasos en la llegada de materiales a causa de los problemas de suministro, lo que está provocando que se den casos de entrega de viviendas terminadas a sus nuevos propietarios con cuatro meses de retraso, los precios de los materiales estén registrando fuertes incrementos.

Plazos que no se cumplen

Eso está generando muchos problemas a las empresas del ramo, tanto para cumplir los plazos pactados ya sea con Administraciones o con particulares , lo que en muchos casos no se consigue, como por el desajuste que se produce entre el presupuesto previsto para el proyecto y su coste final.

En el tema del incumplimiento de los plazos, Sandra Verger recuerda que puede dar pie a penalizaciones al constructor, aunque por ahora no se están aplicando.

Los problemas se acentúan cuando se trata de suministros procedentes de zonas asiáticas

decoration

Algo similar ocurre con la distribución de alimentos y bebidas. El presidente de la asociación balear que agrupa a este sector, Bartolomé Servera, destaca no solo la escasez de algunos productos, especialmente en el caso de los procedentes de Asia, aunque hay otros en situación parecida, como el salmón, sino además el fuerte encarecimiento que están registrando. Este representante empresarial lamenta los perjuicios que ello está generando en aquellos restaurantes especializados en comida oriental, por citar un ejemplo.

LAS CLAVES

  • Escasez de suministros: Sin género en el comercio o menor ‘stock’ de coches

La escasez de algunos suministros está afectando a una gran parte de los sectores empresariales de las islas, y afecta tanto a la reposición de género en el comercio, como a la venta de automóviles o el ritmo en el que se están desarrollando muchas obras y en los plazos de entrega de las viviendas.

  • Encarecimiento: Escalada de precios por la falta de suministros

La escasez y los problemas de transporte están provocando una fuerte subida de precios en los materiales de construcción o en productos procedentes de zonas como Asia.


Compartir el artículo

stats