Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santa Eulària buscará otro espacio para el mercadillo de Punta Arabí si no hay acuerdo

El Ayuntamiento trata de mediar entre la propiedad, que ostenta Francisca Sánchez de Casa Lola, y la empresa que lo explota, Azuline, y cree que aún hay posibilidades de que se puede reabrir esta temporada

La entrada del mercadillo de Punta Arabí, en es Canar. | TONI ESCOBAR

El Ayuntamiento de Santa Eulària aún no da por perdida la posibilidad de que en las próximas semanas se pueda abrir de nuevo el Hippy Market de Punta Arabí, en es Canar, aunque se plantea buscar un emplazamiento alternativo si la propiedad del complejo turístico donde se desarrolla esta actividad no quiere que continúe.

El cierre repentino del histórico mercadillo se debe a las diferencias que mantienen la propiedad de las instalaciones hoteleras (la empresaria Francisca Sánchez, de Casa Lola), y la empresa turística que las explota (Azuline). Esta última es también la que gestiona el mercadillo. El concejal de Promoción Económica, Miguel Tur, sostiene que aún no se ha producido «un no rotundo» por parte de la propiedad y cree que hay un margen para que se pueda reconsiderar la situación.

El concejal de Promoción Económica asegura que desconoce las causas del desencuentro entre las dos partes y recuerda que, al ser una cuestión privada en una propiedad privada, el Ayuntamiento no tiene competencia alguna pero que trata de «mediar» para que se halle una solución que garantice la continuidad del Hippy Market en su emplazamiento original. «Queremos que el mercadillo se mantenga y si es donde ha estado durante 40 años sería lo ideal, tanto si lo gestiona Azuline, otra empresa o la propiedad», destaca el concejal.

Tur indica que en el plazo de una semana se espera una decisión definitiva. «Azuline quiere continuar con la actividad. Ojalá se llegue a un acuerdo», señala el edil de Promoción Económica, que agrega que, en el caso de que las dos partes no se entiendan, el siguiente paso será hablar con la propiedad para intentar conocer qué planes tiene con el mercadillo. «Y si no quiere explotarlo que lo diga con tiempo para ver qué podemos hacer de cara a la próxima temporada», indica el edil.

En todo caso, el concejal de Promoción Económica puntualiza que «aún no se piensa en la próxima temporada». En este sentido, Tur indica que, si no hay acuerdo entre las partes y los artesanos quieren seguir con la actividad mientras haya turismo este año, se buscará un emplazamiento alternativo: «Si hay voluntad de los artesanos, lo intentaremos».

Alternativa: calles de es Canar

Precisamente, el Ayuntamiento ya planteó a los artesanos (unos 400) la posibilidad de instalar los puestos del mercadillo en las calles de es Canar, pero éstos contestaron que no, que querían seguir en su emplazamiento actual, que es «el sitio ideal». Hay que tener en cuenta que no todos los artesanos cabían en la propuesta alternativa planteada por el Consistorio y que había que hacer turnos, según explica Tur. «Los propios artesanos han pedido que se agoten todas las posibilidades antes de buscar una solución en otra zona», indica el edil.

Tur recuerda que no sólo en es Canar, sino en todo el municipio, es muy difícil conseguir un terreno donde reubicar una actividad que mueve tanta gente, hasta 8.000 personas en un día. «Sólo 400 puestos de mercadillo implican 400 vehículos que emplean los artesanos para transportar el material, más los autobuses y todo el tráfico que se genera. Cortar todo un pueblo [es Canar] y acondicionarlo para acoger esta actividad es complicado. Por ello, tratamos de empujar para que se mantenga en su emplazamiento actual. Agotaremos todas las posibilidades para que se quede donde está», indica.

Asimismo, Tur recuerda que al principio de temporada, en junio, la empresa turística Azuline tenía problemas, con trabajadores en ERTE, para poner en marcha el mercadillo y el Ayuntamiento hizo «una pequeña aportación» para la limpieza y la apertura del Hippy Market.

El PSOE pide al PP que haga más para evitar el cierre

El grupo del PSOE en Santa Eulària sostiene que el equipo de gobierno, del PP, debería «implicarse directamente» y hablar con la propiedad del mercado para que se pueda mantener la actividad hasta finales de octubre y pide que, si no hay acuerdo entre las partes, «busque rápidamente un emplazamiento alternativo en es Canar». A través de un comunicado, el PSOE recuerda que es un asunto de «mucha gravedad para centenares de trabajadores y sus familias».

El Consistorio respondió al PSOE que «el mercado no es municipal y que el Consistorio no puede imponer ninguna actuación». Pese a ello, se intentará que «el mercadillo continúe esta temporada y todas las que vengan».

Compartir el artículo

stats