Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Política

Relevo en la presidencia del Consell de Formentera

Ana Juan presidirá la institución y asumirá el área de Igualdad a partir del 15 de octubre y hasta el final de la legislatura, en cumplimiento del pacto de gobierno entre GxF y PSOE suscrito en 2019

Alejandra Ferrer y Ana Juan el día de la investidura de la primera como presidenta en 2019. | C.C.

La presidencia del Consell de Formentera cambiará de manos el próximo 15 de octubre y la socialista Ana Juan sustituirá a la actual presidenta. Alejandra Ferrer, que ha estado al frente de la institución los primeros 28 meses de esta legislatura, pasará a ocupar la vicepresidencia para lo que queda de legislatura. El cambio en la institución es consecuencia del pacto suscrito en las pasadas elecciones de 2019, entre GxF y PSOE.

El próximo 15 de octubre la actual vicepresidenta del Consell de Formentera, Ana Juan, del PSOE, se pondrá al frente del Consell de Formentera, en cumplimiento del pacto de gobierno de legislatura con GxF, por lo que la actual presidenta, Alejandra Ferrer, pasará a ocupar la vicepresidencia. Además de este importante cambio en la máxima representación de la institución insular, Ana Juan asumirá el área de Igualdad, actualmente delegada por Presidencia en la consellera Vanessa Parellada, responsable de Juventud, Participación y Nuevas Tecnologías.

Además de la presidencia, Ana Juan mantendrá también sus actuales áreas de Vivienda, Mayores, Comercio y Emprendeduría, mientras que Alejandra Ferrer continuará al frente del Ordenación y Promoción Turística. El resto de las conselleries no variará ni tampoco se tocará el organigrama del equipo de gobierno.

Este acuerdo fue fruto en 2019 de una tensa negociación surgida tras las elecciones locales y autonómicas, en las cuales GxF perdió el 30% de votos respecto a la anterior legislatura, 2015-2019, durante la que había gobernado con mayoría absoluta. Mientras, el PSOE recuperó apoyos y se convirtió en el partido que más avanzó en esos comicios, pasando a tener cinco representantes, tres más de los dos que obtuvo en la anterior legislatura.

GxF fue el partido más votado, seguido muy de cerca por Sa Unió, coalición de centro derecha integrada por independientes, PP y Compromís. La correlación de fuerzas indicó el camino de la coalición de izquierdas GxF-PSOE para gobernar el Consell, que ya había funcionado entre 2007 y 2015, durante dos legislaturas, pero liderada en todo los casos por GxF, con Jaume Ferrer al frente del Consell.

Con los resultados electorales en la mano comenzaron las negociaciones entre los partidos progresistas, que sumaban 11 consellers frente a los seis del bloque conservador.

Esas conversaciones no fueron fáciles y estuvieron, en algún momento, a punto de romperse aunque tanto GxF como PSOE sabían que estaban condenados a entenderse. Primero el PSOE puso como condición la alternancia en la presidencia de la institución, con dos años para cada partido. Pero esa propuesta no encajó en el partido de Alejandra Ferrer que respondió al PSOE con una contraoferta de tres años  para GxF y un año para los socialistas. Ese planteamiento no fue aceptado por los socialistas y, finalmente, el pacto entre GxF y PSOE se selló con un documento programático de 25 puntos y la distribución de la presidencia de forma proporcional a los votos obtenidos de cada partido. Es decir, los 28 primeros meses de legislatura, que se cumplen este 15 de octubre, para Alejandra Ferrer (GxF) y los 20 restantes para Ana Juan (PSOE).

De esta forma, los socialistas volverán a estar al frente de la institución 28 años después de que lo hiciera uno de sus dirigentes históricos, fallecido en 2005, Bartomeu Ferrer Marí, que poco después abandonó las siglas socialista y fundó la Unión Progresista de Formentera (UPF) sin lograr representación. Ferrer Marí era el padre de la actual presidenta del Consell, de GxF, Alejandra Ferrer.

El secretario general del PSOE y miembro de la Ejecutiva del PSIB-PSOE, Rafa Ramírez, fue uno de los artífices del pacto  junto con su homóloga de GxF, Susana Labrador.

Cuando han pasado más de dos años, Ramírez admite que esas conversaciones no fueron fáciles: «Habíamos sido parte de una coalición durante dos legislaturas y ahora el peso de los votos cambiaba. lo que nos permitía optar a la representación al máximo nivel tanto con el diputado en el Parlament como en la presidencia del Consell en función de los resultados electorales». «Hemos aprendido mucho durante estos dos años porque GxF, como es normal, tenía una estructura de gobierno mucho más consolidada», admite Ramírez.

GXF y PSOE: de la tensión inicial al actual entendimiento

El secretario general de los socialistas, Rafa Ramírez, admitió que hubo tensión en las negociaciones «por que si no, no hubiéramos firmado el pacto horas antes de la investidura» recuerda. Ramírez añade que esa tensión se ha diluido con el tiempo «aunque hay cosas en las que discrepamos, pero es normal porque sino seríamos el mismo partido y en las reuniones que mantenemos si hay criterios dispares llegamos a consensos». Pero sobre todo pone en valor que el trabajo en el Consell se basa en el acuerdo de gobernabilidad «donde la ruta la tiene todo el mundo clara y sabemos que hay que llegar a acuerdos». Sobre si va a representar una ventaja para Formentera el hecho de tener una presidenta y un diputado socialista en estos dos próximos dos años, Ramírez entiende que «existe una mayor vinculación con el PSIB» ya que tanto él como Ana Juan están en la Ejecutiva del PSIB y Antonio Sanz en su Consejo Político, «y lo que espero es que terminemos los objetivos que tenemos marcados como equipo de gobierno en Formentera» subrayó. Por su parte, Susana Labrador, secretaria general de GxF, también recuerda esas primeras tensiones durante la negociación: «Al final las tensiones forman parte de una negociación y lo importante es trabajar, tenemos con los socialistas un pacto de gobernabilidad estable y estamos aquí para trabajar por Formentera y no tenemos diferencias insalvables que pudieran romper el pacto», aseguró. Labrador entiende que las diferencias que puedan surgir con el PSOE, «son las normales, incluso dentro de GxF tenemos diferencias, si miramos los últimos 14 años, de cuatro legislaturas, en tres de ellas hemos gobernado en pacto con los socialistas, y solo una de ellas fue con mayoría absoluta de GxF, y fue la excepción».

Compartir el artículo

stats