Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pandemia

Madrid quiere excluir de los ERTE a la restauración y el comercio

Los sindicatos de las islas reclaman que bares y restaurantes puedan mantenerlos pero se reconoce que el comercio se da por perdido - El principal esfuerzo de Baleares se centra en recuperar la ayuda especial para fijos discontinuos

Una camarera sirve unas cañas en una terraza

Una camarera sirve unas cañas en una terraza J.A.RIERA

La pretensión inicial del Gobierno central es que la prórroga de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) más allá del 1 de octubre no incluya a sectores tan importantes para las islas como la restauración y el comercio, según señalan sus patronales y los sindicatos de las islas. Desde estos últimos se asegura que se va a hacer un esfuerzo en Madrid para que bares y restaurantes queden incluidos finalmente en esta prórroga, pero se admite que el comercio se da por perdido. En cualquier caso, desde UGT y CCOO, al igual que desde el propio Govern, se admite que la prioridad absoluta en estos momentos es garantizar que los trabajadores fijos discontinuos de las islas van a poder recuperar su prestación especial a partir del próximo mes y mantenerla hasta el 31 de marzo del próximo año.

Desde las organizaciones sindicales se señala que hay dos grupos empresariales muy vinculados con la actividad turística que parecen tener garantizada la posibilidad de prorrogar sus ERTE: el hotelero, dado que en la península hay muchos establecimientos que este año no han podido abrir sus puertas, y el ocio nocturno, por ser claramente el más afectado por las restricciones.

Pero no sucede lo mismo con la restauración y el comercio, según lamentan los presidentes de las patronales sectoriales adscritas a la CAEB, Alfonso Robledo y Toni Gayá respectivamente. Ambos reivindican que la situación de sus sectores no ha mejorado lo suficiente como para poder prescindir de los ERTE durante el periodo invernal, y advierten de que la alternativa puede ser el despido de una parte de la plantilla de muchos de estos negocios.

El secretario general de la federación de UGT que agrupa a ambos sectores, José García Relucio, reconoce que va a ser muy difícil que el comercio pueda entrar en la prórroga de los ERTE que esta semana comienza a negociarse en Madrid, pero afirma que desde las islas sí se está presionando a los máximos responsables de los sindicatos en el ámbito estatal para que la restauración pueda quedar incorporada alegando que en Balears sigue sujeta a una limitación de su aforo en interiores del 50%.

El secretario general de CCOO en el archipiélago, José Luis García, se desplazó ayer a Madrid para tratar estos temas con los dirigentes nacionales. En su opinión, la restauración, y no solo el comercio, puede tener problemas para quedar incluida en la prórroga de los ERTE, por lo que defiende que a partir del próximo mes el Govern debe de plantearse eliminar las limitaciones de aforo que pesan sobre esta actividad, una postura que también defiende la patronal PIMEM.

LAS CLAVES

Restauración y comercio

Patronales y sindicatos coinciden en que el Gobierno central pretende excluir de la prórroga de los ERTE a la restauración y al comercio. Según UGT y CCOO, este último es el sector que lo tiene peor, y los esfuerzos se centran en mantener esa opción en bares y restaurantes.


Hotelería y ocio nocturno

Desde las organizaciones sindicales de las islas se considera seguro que el sector hotelero podrá seguir dentro de los ERTE, al igual que el ocio nocturno, dado que este último es el que sufre las restricciones más duras.

Los fijos discontinuos son la prioridad

Pese a los esfuerzos por evitar la exclusión de algunos sectores de la prórroga de los ERTE, como es la restauración, desde los sindicatos y el propio Govern se reconoce que la prioridad en las negociaciones con el Ejecutivo estatal es conseguir que a partir del próximo mes los trabajadores fijos discontinuos puedan volver a cobrar su ayuda especial, que les garantiza unos ingresos similares a los de una prestación por desempleo, pero sin consumir este último derecho.

Hay un dato clave: el archipiélago mantenía el mes pasado a 17.635 trabajadores dentro de algún ERTE, mientras que la cifra de fijos discontinuos que podrían beneficiarse de la citada ayuda supera los 80.000.

Eso explica que desde el propio Ejecutivo balear se insista en su apoyo a que los sectores que más lo necesita puedan prorrogar los ERTE, pero se subraye que se han mantenido reuniones con la Administración central para garantizar que los fijos discontinuos podrán cobrar esa ayuda en invierno. Los sindicatos creen que se conseguirá.

Compartir el artículo

stats