Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salvado el Molí d’en Pep Joan

El Consell Insular de Ibiza aprueba un expediente para adquirir el molino por 148.700 euros y luego iniciar su rehabilitación

Vista de la estructura interna del molino

Vista de la estructura interna del molino Carmelo Convalia

El Consell Insular de Ibiza ha aceptado la oferta de venta y adquirir por 148.700 euros el Molí d’en Pep Joan, en Puig des Molins, declarado Bien de Interés Cultural (BIC) en 2002 por la institución. El motivo, según explica en una nota de prensa, es que «la actual propietaria no puede atender de forma conveniente este elemento patrimonial, ni puede asumir su restauración ni su mantenimiento».

Interior del Molí d’en Pep Joan CIE

El Molí d’en Pep Joan es BIC, en expediente incoado conjuntamente para el Molí d’en Pep Joan, Molí d’en Fèlix, y Molí d’en Toni Juan, los tres son las emblemáticas construcciones del Puig des Molins.

Otra vista del interior sel Molí d’en Pep Joan. CIE

En concreto, el Molí d’en Pep Joan, de una altura de 9,5 metros, consta de planta baja, planta intermedia y planta superior, sobre una base o plataforma. La construcción se encuentra ubicada dentro del término municipal de la ciudad de Ibiza y se alza coronando la cota más alta del promontorio del Puig des Molins, situado a la derecha del Molí d’en Fèlix y del Molí d’en Toni Joan, subconjunto que forma parte de los llamados Molins de Ponent, en contraposición a los ya desaparecidos Molins de Llevant.

Vista del Molí d’en Pep Joan, de 9,5 metros de altura y cuyas referencias datan del siglo XVI. CIE

Existen pocas referencias históricas, pero parece seguro que el Molí d’en Pep Joan detuvo su actividad en 1930. Sobre su construcción, se constata que es uno de los más interesantes y antiguos y parece que podría datar del siglo XVI.

Esta construcción centenaria, de acuerdo con el informe específico encargado a la empresa Einam, se encuentra en un estado de conservación que actualmente es «bueno», considerando su antigüedad. Los muros se conservan bastante bien, así como también la madera que sirve para hacer la planta intermedia y la planta superior, recuperable en un 70%, en todo caso es la planta superior la que habría que revisar más a fondo o en parte sustituir y reponer el arbolado desaparecido hace unos noventa años.

La consellera insular de Cultura, Educación y Patrimonio, Sara Ramón, declaró que a pesar de su razonable estado de conservación, «han transcurrido casi 20 años desde su declaración y, aunque el estado de conservación no es malo, sí que es cierto que el paso de estos 20 años, desde su declaración, hace necesaria una intervención con medidas de conservación preventiva, con el objeto de salvaguardar este patrimonio tan emblemático de la historia de la isla, y especialmente de Vila y del lugar concreto de Puig des Molins». Ramón subrayó «el valor indiscutible [del molino] merecedor de ser conservado y salvaguardado».

Compartir el artículo

stats