Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista José Antonio Salinas Jefe de Oncología Pediátrica de Son Espases.

José Antonio Salinas: «En el cáncer infantil los síntomas pueden ser muy sutiles»

Leucemia y tumores cerebrales son los dos diagnósticos más comunes en Balears

El doctor José Antonio Salinas. | HOSPITAL DE SON ESPASES M.vicens. Palma

José Antonio Salinas es el jefe de servicio de Oncología Pediátrica del Hospital Universitario de Son Espases, una unidad que diagnostica al año entre 20 y 35 casos de cáncer infantil y que este año ha ampliado hasta los 18 años el servicio que venía prestando a pacientes de cero a 14 años. Es también profesor de la facultad de Medicina de Balears y experto en Psicooncología.

¿Qué supone contar a partir de ahora con la radioterapia de protones entre los tratamientos que ofrece el Servei de Salut en Balears?

Es un gran avance y un beneficio directo para los niños con cáncer. La protonterapia está indicada en los protocolos de tratamiento del cáncer. Y ya antes de que se incluyera entre las prestaciones que ofrece el Servei de Salut así lo tramitábamos, aunque con más dificultades y con los trastornos añadidos que supone un desplazamiento para pacientes de corta edad y sus familias al extranjero.

¿Para qué pacientes está indicada la radioterapia de protones?

Los criterios son muy estrictos y están marcados por el Ministerio de Sanidad. Casos en los que está comprometida la expectativa de vida del paciente, principalmente tumores cerebrales malignos, sarcomas torácicos, de hígado, o en los casos en que la radioterapia clásica puede comprometer órganos vitales.

¿Mejora la supervivencia de los pacientes?

Sí, como también lo hace la radioterapia. Es importante señalar que se trata de un tratamiento que tiene un carácter complementario a la cirugía y a la medicación.

¿Qué tipos de cáncer son los más comunes en Balears entre los pacientes de corta edad?

El más frecuente es la leucemia, con un pronóstico favorable en el 85% de los casos. Y en segundo lugar los tumores cerebrales. Entre estos últimos los benignos tienen un pronóstico bueno. Pero en los malignos la supervivencia se reduce al 60% de los casos. Por eso la prontoterapia resulta tan importante, porque su aplicación puede aumentar la esperanza de vida en los casos en que está indicada.

¿Es posible el diagnóstico precoz de cáncer infantil, cuando por edad resulta tan difícil sospechar que un paciente pueda sufrir esta enfermedad?

Lo primero es tener presente siempre que el cáncer existe y que puede aparecer también a edades muy tempranas. Los médicos debemos tenerlo muy presente y aprender a interpretar síntomas característicos que a veces resultan muy sutiles. El trabajo en Atención Primaria resulta primordial. Por este motivo, existen guías para pediatras que ayudan a interpretar síntomas, cuya detección pueden resultar fundamentales en el diagnóstico temprano.

¿Obliga la oncología pediátrica a los médicos a convertirse en psicólogos para afrontar también todos los trastornos que provoca una enfermedad como el cáncer en el desarrollo del niño y su entorno familiar?

Siempre he considerado que tratar a un niño con cáncer obliga al médico a plantear un enfoque integral, que incluya también a la familia y a su entorno social. El objetivo, dentro de lo posible, es normalizar su vida. Por eso, además del médico, resulta tan importante el trabajo de los voluntarios y también de los trabajadores sociales, que ayudan a los padres y completan el objetivo del tratamiento integral del niño enfermo.

¿Queda en estos momentos algún tratamiento contra el cáncer infantil que todavía no esté al alcance de los pacientes de Balears en el hospital de Son Espases?

A día de hoy contamos con los tratamientos más importantes a nuestra disposición. Y en este sentido también resulta fundamental la colaboración estrecha entre todos los hospitales que realizan oncología pediátrica en España, porque permiten, ante un avance médico o un nuevo tratamiento que resulta eficaz, desplazar a los pacientes para que puedan ser tratados. En los tratamientos contra el cáncer el trabajo en red ofrece resultados muy positivos y permite avanzar.

¿La pandemia ha tenido consecuencias negativas en los niños con cáncer de Balears?, ¿se han suspendido tratamientos o en su defecto han tenido que posponerse?

En general no. No hemos dejado de atender a los pacientes que lo necesitaban ni tampoco suspendido ningún tratamiento. Lo que se ha resentido en algunos casos ha sido el acompañamiento de las familias, que es muy importante para los pacientes y muchas consultas se han tenido que hacer por vía telefónica.

Compartir el artículo

stats