Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Francesc Torres, al inaugurar una calle a su nombre: «Ya no me perderé al llegar a casa»

El pleno de Sant Joan decidió por unanimidad poner el nombre ‘Rector Xicu Torres’ a la calle donde se encuentra la escuela. El propio Torres descubrió la placa, aprovechando sus últimos días de vacaciones en el pueblo antes de regresar a Barcelona

23

Francesc Torres, al inaugurar una calle a su nombre: «Ya no me perderé al llegar a casa» J.A.RIERA

Francesc Torres Torres, conocido como Xicu Torres, no ha necesitado morir para permanecer para siempre en el nomenclátor de Sant Joan de Labritja. Desde ayer, el que fue rector de la Universidad Politécnica de Catalunya ya tiene una calle con su nombre en el pueblo que le vio nacer. Una calle que, además, pasa por la que es su casa familiar, Can Joan d’en Xiquet.

Uno de los rasgos que denota la inteligencia de un individuo es no darse demasiada importancia a uno mismo. Los que asistieron ayer al acto protocolario del descubrimiento de la placa de la calle, en el centro de Sant Joan, esperaban la afectada solemnidad que suele acompañar a los actos de este tipo, pero se encontraron un hombre divertido e ingenioso que no habló de sí mismo sino que prefirió acordarse de sus padres, de los compañeros de clase, de su maestro don Paco -«cuando a los maestros les llamaban de don» recordó- y que apenas dedicó una sola frase a recordar su currículum.

Xicu Torres se dirige a los medios de comunicación. J. A. Riera

Escuchándole, resultaba difícil creer que en Xicu de can Xiquet es un especialista en radiocomunicaciones y circuitos de alta frecuencia, que ha trabajado en la Agencia Europea del Espacio, que estuvo una año en la NASA, que ha recibido el premio a la Mejora de la Calidad de la Docencia Universitaria de la UPC por el Laboratorio de Radiación y Ondas Guiadas, y que participó en el desarrollo de la misión SMOS (Soil Moisture and Ocean Salinity), un satélite que desde 2009 proporciona datos para el estudio del ciclo del agua y la mejora de los modelos climáticos.

Torres, disfrazado de maestro Jedi, en el vídeo de despedida de los alumnos de la UPC. UPC

Recuerdos del ‘bar-botiga’

Torres inició el camino que le llevó a la rectoría de la UPC en una vieja casa de piedra que marca el inicio de la calle que ahora lleva su nombre. Un edificio que actualmente es una pizzería pero que en la década de los sesenta acogía la escuela unitaria del pueblo, donde el maestro don Paco impartía orden acompañado de ‘don Pepito’: «Una vara de sabina con la que nos pegaba unos pepitazos. Eran otros tiempos». La tienda familiar de Can Xiquet fue durante décadas el centro de sociabilidad de Sant Joan, ejerciendo de bar, oficina de correos y tienda en la que se encontraban todo tipo de productos, desde batafaluga hasta especias para la matanza o máquinas de coser Singer, con la que muchas mujeres hacían bordados para la entonces incipiente moda Adlib: «Mi padre abría la tienda a las siete de la mañana y cerraba a medianoche». Torres bromeó con que gracias a la placa con su nombre «ya no me perderé cuando vuelva a casa», aunque matizó que «con este nombre de ‘rector’ a lo mejor me confunden con el cura».

«Mi padre abría la tienda a las siete de la mañana y cerraba a medianoche»

decoration

Por su parte, el alcalde de Sant Joan, Antoni Marí Carraca, recordó los méritos del homenajeado y señaló que, aunque usualmente se dedican calles a personas ya difuntas, «Xicu es el único vecino del pueblo que ha trabajado en la NASA, y se merece disfrutar en vida este homenaje».

Compartir el artículo

stats