Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Joan Pantaleoni: «El West se ha convertido en el ‘mac de fer trons’ de Sant Antoni»

El empresario considera que se ha estigmatizado a los negocios de la zona

La calle principal del West End en verano, en una imagen captada antes del inicio de la pandemia. J. A. RIERA

No resulta fácil recabar la opinión de los empresarios del West. El actual presidente de la asociación que agrupa a este colectivo, Pep Tur, atiende la llamada del Diario pero explica que ha dejado de hacer declaraciones a los medios de comunicación. Otros empresarios sí expresan su opinión en privado, pero piden que no se les cite porque, aseguran, no quieren «meterse en problemas». Quien siempre habla, en cambio, es Joan Pantaleoni, empresario de la zona y ex concejal del Partido Popular durante la legislatura de 2003 y 2007, y que en muchas ocasiones ha ejercido de portavoz no oficial.

«Sé que existe un plan de reforma del West pero todavía no se han puesto manos a la obra», señala Pantaleoni, quien recuerda que «se dijo que se hablaría con un arquitecto, pero con esto de la pandemia ya nunca más se supo». El empresario comenta que el proyecto lleva dos años congelado y admite «no tener ni idea» de la situación actual de esta iniciativa.

«Los bares del West existen porque hay una demanda, y esta demanda está generada por el alojamiento»

decoration

Pantaleoni rechaza firmemente que se criminalice a los empresarios de esa zona de ocio, considera que las responsabilidades son conjuntas y se muestra dolido con las críticas recibidas por parte del sector hotelero: «Se pone el foco en los bares que atienden a esa clientela, pero esa clientela se aloja en algún sitio, ¿no? Estos bares existen porque hay una demanda, y la demanda la crea el alojamiento. Quizás algunos hoteles también se lo tendrían que hacer mirar». Para Pantaleoni, el problema no es solo de la zona de ocio: «En Sant Antoni se necesitan intervenciones a muchos niveles, pero lo fácil es echarle la patata caliente al West», y considera que se han convertido en el «mac de fer trons» [chivo expiatorio] del pueblo.

En lo que este empresario coincide con el Ayuntamiento es en que los cambios deben hacerse «de motu proprio» y sin imposiciones. «Hay que dar incentivos positivos al cambio, dar ayudas a los empresarios que quieran cambiar, subvenciones a fondo perdido, rebajas de impuestos como el IBI o la tasa de recogida de basuras, agilizar licencias...», señala Pantaleoni, aunque considera que si se realiza un proyecto tan ambicioso «nos tenemos que sumar todos, porque si solo cambian tres, no hacemos nada».

Unas opiniones y una sensación de agravio que son compartidas por otros empresarios de la zona, pero que han preferido no dar su nombre.

Compartir el artículo

stats