Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medio Ambiente

El caudal de las depuradoras sube un 17% en julio pero baja un 12,5% con respecto al año precovid

La planta de Formentera trata un 74% más de aguas residuales que en 2020 y un 23% más que en 2019

La depuradora de Cala Tarida, en una imagen de archivo.

Otro parámetro que evidencia el incremento de la actividad turística es el del caudal de aguas residuales que producen este verano las depuradoras de las Pitiüses. Según los datos de la Agencia Balear del Agua (Abaqua), las 11 plantas que gestiona la conselleria balear de Medio Ambiente han vertido en julio al mar un total de 1.289.095 metros cúbicos de agua depurada, lo que supone un incremento del 17% con respecto al mismo mes del año pasado, pero una bajada del 12,5% en comparación con la cifra previa al covid.

El caso más evidente de la fluctuación turística es el de la depuradora de la Cala de Sant Vicent, que en julio del año pasado sólo depuró 151 metros cúbicos de agua, cuando este año han sido 7.785 metros cúbicos, el mismo caudal que en 2019.

La depuradora de Vila, la que gestiona un mayor caudal, cerró julio con el tratamiento de 521.891 metros cúbicos de residuales, sólo un 2% menos que en 2019. Curiosamente, el año pasado, con un total de 544.219 metros cúbicos, depuró más aguas fecales que en este ejercicio y que en el mismo mes de 2019, antes del covid (532.638 metros cúbicos).

La planta de Formentera trató el pasado mes de julio 111.971 metros cúbicos de aguas residuales, un 23% más que en el mismo mes de 2019 (el único caso positivo de las 11 depuradoras pitiusas) y un 74% más que el año pasado

En el caso de las de Sant Antoni (301.891 metros cúbicos el pasado mes de julio) y Santa Eulària (195.359), la bajada con respecto a 2019 se sitúa en el 22% y el 15,8%, respectivamente. En ambos casos, el caudal de agua depurada de este año ha aumentado en julio un 36,3% y un 35,8% en comparación con 2020.

Se da la circunstancia de que el caudal de agua depurada de los meses de invierno (enero a abril) de 2020 (algo más de 3,5 millones de metros cúbicos) no sólo fue superior al mismo período de este año (casi 3,2 millones), sino también al de 2019 (3,2 millones). El hecho de que durante el primer año de la pandemia se limitasen más las salidas fuera de la isla podría explicar estas cifras, según las fuentes consultadas.

Compartir el artículo

stats