Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Listas de espera y atención copan las quejas de salud en Baleares

La Defensora del Usuario de Salud atendió el año pasado 16 reclamaciones en las Pitiusas, 14 en Ibiza y dos en Formentera. Micaela Llull plantea a Salud una mejor formación de los profesionales en violencia de género

Entrada a Urgencias del Hospital Can Misses.

La Defensora del Usuario del Sistema Sanitario de Salud Público de Balears, la doctora Micaela Llull , atendió las reclamaciones y las peticiones de información de 16 personas en las Pitiusas durante 2020 (14 en Ibiza y 2 en Formentera). A nivel balear, se recibieron en la oficina de la defensora 235 en total, de las que 133, un 56,5 %, presentaron algún tipo de queja y Llull respondió y cerró 207, el 88 %.

Por tipología, hubo 133 quejas; 74 reclamaciones y 22 peticiones de información, detalla el informe de la defensora. Además, hubo tres sugerencias y tres agradecimientos. En cuanto a las quejas, los principales motivos en 2020 fueron la demora y anulación de citas con especialistas, cirugía, pruebas diagnósticas y tratamiento en hospitales (54); la relación no satisfactoria con el personal del centro de salud (28), y las quejas relacionadas con el covid (27).

En un segundo puesto se sitúan las reclamaciones de costes por tratamiento, pruebas diagnósticas, atención en la privada o traslado; la dificultad para tener acceso telefónico o la falta de asistencia, entre otros motivos.

De hecho, la atención que presta la oficina de la Defensora del Usuario está registrando un aumento este año, ya que solo en los seis primeros meses ha recibido 122 reclamaciones, según la consellera balear de Salud. Patricia Gómez visitó ayer la oficina de la Defensora del Usuario, en Palma, y consideró que el moderado volumen de quejas revela la calidad del sistema sanitario, a la vez que pidió a la ciudadanía que haga sugerencias: «Son importantes como forma de escuchar y de mejorar nuestras políticas». Llull, por su parte, valoró que «el defensor puede ver inequidades» e introducir mejoras en el sistema que beneficien a todos a partir de las quejas.

Las sugerencias, por su parte, se trasladan a la conselleria de Salud. Por ejemplo, Llull planteó un requerimiento de formación a todos los profesionales de los hospitales para atender a a las víctimas de violencia de género con agresión sexual, y que se considere que una mujer que lo haya sufrido sea tratada como víctima de violencia sexual, aunque todavía no haya sido visitada por el forense. La consellera explicó que está pendiente de designar una nueva coordinadora de salud y género, así como que se ha llevado a cabo la formación básica en todos los centros de salud y ahora se extenderá a todos los servicios de urgencias hospitalarios.

Desde Salud aseguran que están trabajando con la Fiscalía porque «la principal queja de las víctimas es que están sometidas a muchas revisiones por diferentes personas», lo que alarga el proceso. «Una vez el personal sanitario haya hecho la revisión, pedimos que esa revisión sea suficiente y que el forense no tenga que actuar otra vez», detalló Gómez.

Compartir el artículo

stats