Suscríbete

Diario de Ibiza

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Cómo combatir las altas temperaturas de la ola de calor que afectarán a Ibiza y Formentera

Las personas mayores, los niños, los enfermos crónicos y las personas que trabajan al aire libre son los más vulnerables | Tienen más posibilidades de sufrir un golpe de calor «grave»

La mejor bebida para combatir el calor es el agua, a temperatura ambiente, no demasiado fría. | GUILLEM BOSCH

La conselleria de Salud y Consumo, a través de la Dirección General de Salud Pública y Participación, recomienda a los ciudadanos prevención ante la llegada de las altas temperaturas. La población de riesgo, la más vulnerable a los efectos del calor, son las personas mayores (de más de 65 años o que vivan solas o estén enfermas), los bebés y los niños pequeños, las personas con enfermedades crónicas (cardiovasculares, respiratorias, de diabetes u obesidad, entre otras), las personas que trabajan al aire libre y las que practican ejercicio físico intenso en las horas de más calor.

En el año 2004 la Dirección General de Salud Pública implantó un sistema de vigilancia los meses de junio a septiembre con el objeto de contar con información permanente y actualizada de la situación para orientar de forma adecuada las estrategias preventivas de los efectos adversos asociados al calor. Por ello, se monitoriza el número de casos de golpe de calor, cuyo promedio es de 2-3 anuales.

Protección Civil y Emergencias dejó claro ayer que se prevén que las temperaturas alcancen los 40ºC en muchas zonas de Baleares. El riesgo se extenderá durante mañana y todo el fin de semana. Las temperaturas nocturnas serán también muy elevadas. En algunas partes de la península es probable, incluso, que se superen los 42-44ºC en la mitad sur y el valle del Ebro. A nivel nacional, las únicas zonas que no van a padecer el fenómeno de la ola de calor son la del cantábrico y del noroeste de Galicia.

Los síntomas que presenta

Los síntomas de un golpe de calor son: temperatura corporal muy elevada, piel enrojecida, caliente y seca, pulso acelerado y respiración rápida, calambres, dolor de cabeza, náuseas y/o vómitos, somnolencia y sed intensa. Además puede haber confusión, convulsiones, incluso pérdida de conocimiento (suele ser el primer síntoma en personas mayores).

En casa

Cerrar las ventanas y bajar las persianas o echar las cortinas cuando dé directamente el sol, para limitar la exposición a éste. Ventilar la casa a primera y última hora del día. Procurar estar en las habitaciones más frescas. Ducharse una o dos veces al día, o humedecer la piel con toallas húmedas.

En la calle

Evitar salir en las horas de más calor y mucho más aún realizar actividades físicas intensas (deportes, etc.). Hacer las compras, gestiones, visitas y ejercicio en las primeras y últimas horas del día. Si se tiene que salir, intentar ir por la sombra; ponerse sombrero y ropa amplia de tejidos ligeros, cubriendo la mayor superficie de piel posible (algodón, lino...) y de colores claros. Y llevar una botella de agua. No dejar nunca a nadie en un vehículo aparcado, ni siquiera con las ventanas abiertas. La temperatura dentro del vehículo puede elevarse más de 6-7 °C en 10 minutos.

El agua es el mejor aliado

Beber líquidos en abundancia, aunque no tengas sed. La mejor para combatir el calor es el agua, a temperatura ambiente, no demasiado fría. Los zumos de fruta, la leche o sopas frías como el gazpacho ayudan a estar bien hidratados. Evitar las bebidas alcohólicas (el alcohol deshidrata porque facilita la eliminación de agua por la orina y aumenta la sudoración); no abusar de bebidas excitantes (como café o té) o con mucho azúcar. Comer más verduras y frutas, fraccionando las comidas a lo largo del día y en cantidades moderadas. Evitar las comidas calientes, pesadas y copiosas.

Medicamentos

Si se toma determinados medicamentos (para la tensión, el corazón, la depresión, entre otros), se deben seguir las instrucciones del médico y el prospecto. En caso de conocer a personas mayores y enfermas, es recomendable interesarse por ellas si éstas viven solas o están aisladas.

Pedir y ofrecer ayuda

Si se encuentra mal por el calor, pedir ayuda y llamar al 061. De igual manera, si alguien se encuentra mal se le debe asistir. Desplazarlo a un lugar fresco y a la sombra. Quitarle el exceso de ropa, rociarle con agua fría y abanicarle y llamar al 061.

Más riesgo de fuegos forestales

Las altas temperaturas también favorecen los incendios forestales. Por eso se debe prestar especial atención a las normas de la Comunidad Autónoma sobre su prevención y periodos autorizados para realizar quemas de rastrojos. Evitar arrojar cigarrillos, basuras y, especialmente, botellas de vidrio que hacen efecto lupa con el sol.

Las negligencias provocan gran parte de incendios forestales. Prohibido encender fuegos u hogueras en el monte y terrenos próximos. Acampar tan solo en zonas autorizadas, puesto que éstas cuentan con medidas de protección frente a un posible incendio y es más fácil la evacuación. Si se descubre el fuego en su inicio, avisar al 112 inmediatamente.

En caso de verse sorprendido por un incendio, evitar penetrar en el monte o bosque. Ir siempre por zonas de gran visibilidad y libres de combustible. En caso de emergencia por un posible incendio, atender siempre las indicaciones de las autoridades competentes.

Compartir el artículo

stats