Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Reino Unido recula sobre endurecer el semáforo de viajes y Baleares respira

El Gobierno de Johnson descarta introducir una lista ámbar de vigilancia de países en riesgo de pasar al rojo en la que se presuponía entraría España

Boris Johnson.

Boris Johnson.

El sinvivir en el que se ha convertido la temporada turística con el mercado británico y el vaivén del semáforo de viajes creado por el Gobierno de Boris Johnson parece que ayer cerró otro capítulo. Balears vuelve a poder contar, al menos de momento, con el turismo del Reino Unido. A la espera de que esta semana se conozcan posibles variaciones en la clasificación de los países según su riego de covid, los medios británicos dan por hecho que Londres recula y abandona su plan de introducir una nueva categoría con la lista de destinos ámbar bajo vigilancia, que marcaría a aquellos que sin previo aviso iban a pasar a la clasificación roja, condenando a los turistas a su regreso a guardar cuarentena durante diez días en los hoteles covid habilitados para ello, con un coste de 2.000 euros por viajero. La prensa del Reino Unido alertaba de que España y sus archipiélagos iban a entrar en ella.

Pues bien, los principales rotativos del país informaron ayer de que ha podido la presión tanto dentro del propio gabinete del primer ministro Johnson como del sector turístico, que ni sabe ya cómo resiste a la ofensiva contra la movilidad internacional que mantiene la Administración británica, a pesar de su avanzado plan de vacunación, por el temor a las variantes de la covid.

Se avecinaba el caos si todos los turistas desplazados a destinos españoles debían aislarse a su regreso

decoration

Las voces que dicen basta ya a poner más palos en la rueda a los viajes de los británicos — que a pesar de los test PCR que están obligados a pagar para poder ir de vacaciones no renuncian a ellas— han pesado finalmente y Londres renuncia a agregar nuevas categorías al sistema de semáforos esta semana. Se avecinaba un gran caos si de repente los turistas desplazados a Balears y el resto de destinos españoles tenían que aislarse en los hoteles para tal fin en Reino Unido. Se espera que se retome la confianza, si en medio de tanta confusión es posible.

Compartir el artículo

stats