Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Escritora y presentadora
Entrevista Marta Robles Periodista y escritora

Marta Robles, periodista y escritora: “Las políticas que se llevan a cabo ahora en el mundo son de supervivencia”

«La cultura parece que está arrinconada y si no somos capaces de darle su espacio nuestro mundo se volverá ridículo, pequeño y desagradable. Es la gran asignatura pendiente de los políticos. Nos tenemos que levantar todos los que pensamos que es esencial»

Marta Robles ante el ‘photocall’ de la edición Adlib 2021, a la que acudió como invitada.

Marta Robles ante el ‘photocall’ de la edición Adlib 2021, a la que acudió como invitada. Aisha Bonet

Fue uno de los rostros más populares de los programas informativos de televisión durante una larga década y se considera, ante todo, periodista de carrera y escritora, pese a que «la televisión y la radio lo eclipsan todo». Presenta un nuevo libro, este de carácter histórico, y se ha puesto al otro lado de la cámara para rodar un cortometraje familiar que ya se emite.

Ha editado 17 libros y renueva su producción literaria con un nuevo volumen de carácter histórico, ‘Pasiones carnales’. Marta Robles, dama de la novela negra, ha pasado unos días en su amada isla. Repasa la actualidad literaria, destaca el maltrato a la cultura en España y analiza las vacunas y el momento político de Madrid.

La novelista y periodista posa con su última novela histórica, 'Pasiones carnales'. M.R.

¿Qué es Ibiza para usted?

Es como el mundo en pequeño, tengo la sensación de que tiene cabida todo el mundo. La gente aquí es guapa y se vuelve guapa, el aire y la luz hacen que las personas se vuelvan más bellas por dentro y por fuera.

Hábleme de sus proyectos.

Acabo de terminar mi último libro ,‘Pasiones carnales’, que trata de doce siglos de historia de España desde el rey Rodrigo hasta Alfonso XIII pasando por todos los reyes, reinas, amantes y concubinas que anduvieron por el reinado cambiando el destino de todos nosotros. Ha sido una experiencia muy interesante y extraordinaria porque siempre escribo novela negra. Sin embargo, éste ha sido sólo un paréntesis porque voy a retomar la novela negra. En esta última novela he trasteado en la trastienda de la Historia y hablado de amor y muerte, que también es parte de la novela negra.

¿Se ha olvidado del mundo audiovisual?

He producido mi primer corto protagonizado por mi hijo Ramón con música de mi otro hijo, Miguel, así que ha sido muy familiar. Estamos contentos porque lo ha comprado Movistar y está disponible ya en la plataforma.

«Me gusta entretener y divertir pero también concienciar al lector de lo que pasa alrededor»

decoration

¿Cómo se define actualmente: presentadora, escritora o directora de cortometrajes?

Siempre he sido periodista de carrera y escritora, llevo trabajando de escritora toda la vida. Publiqué mi primer libro en 1991 y llevo 17 libros publicados, pero la tele y la radio lo eclipsan todo. Ahora voy a la tele y la radio de vez en cuando, pero el recuerdo de tantos años dirigiendo y presentando ahí está. Mi trayectoria como periodista y escritora ha ido a la par.

¿Echa de menos el mundo de la televisión, los focos, controlar la audiencia?

No lo echo de menos porque sigo como colaboradora pero, además, he hecho todo lo que se podía hacer en televisión, todos los programas informativos y culturales de mañana, tarde y noche que se pueden emitir. Realmente no es lo que más me apetece. Estoy inmersa en la literatura, que es lo que más me apasiona y he realizado este corto, que ha sido extraordinario. He dirigido muchos programas y montado muchas noticias. Atreverme a asumir este reto ha sido una experiencia más.

¿Se ha convertido en una buhonera de la literatura?

Sí, por suerte ahora hay muchos festivales literarios y los escritores vamos con nuestro libro bajo el brazo recorriendo los treinta y tantos festivales de género negro. Es una experiencia estupenda porque nos reunimos con nuestros lectores, nos encontramos con otros escritores y esto nos nutre mucho.

¿La pandemia ha sido una fuente de inspiración?

La pandemia no me ha cambiado mis hábitos vitales, ya que como escritora me paso muchas horas sola delante del ordenador. Al principio en vez de ser una fuente de inspiración, fue todo lo contrario porque el susto y la angustia hizo que no supiéramos cómo comportarnos. A mí me bloqueó, no tenía ganas de nada, solo de estar atenta a las noticias de lo que pasaba en el mundo. Me ha ayudado a encerrarme, aún más si cabe, en mi trabajo y en ese aspecto me ha venido bien. No he escrito artículos sobre la pandemia porque para escribir sobre estas cosas hay que tener perspectiva. Se escribirán muchas novelas e historia sobre lo que está ocurriendo.

¿Vamos a ser mejores cuando pasemos esta pandemia?

Aborrezco el buenismo, no creo que nos vaya a hacer mejores. Es más, he visto muchas cosas feas del ser humano en esta pandemia. Al principio salíamos a aplaudir a los sanitarios, pero después hemos estado detrás del visillo viendo al vecino para ver si le teníamos que reñir, criticar o incluso denunciar. No creo que las situaciones extremas hagan mejor a los seres humanos, sacamos lo mejor y lo peor y lo peor se ve con una claridad enorme. Pienso que vamos a salir de esta situación y después intentaremos ser mejores personas, si es que tenemos la oportunidad.

«Mi libro soñado está ahí, lo estoy empezando, tiene germen familiar, me explica a mí y a mi tiempo»

decoration

¿Por qué le gusta tanto el género negro?

Por una razón fundamental: porque siempre he sido una mujer muy comprometida en mi vida, mi trabajo, la literatura, y de algún modo la literatura exige ese compromiso. No hay mejor escaparate en el compromiso literario que el género negro, no el policiaco, sino el negro, que nació en los años veinte en los bajos fondos de Chicago. Se centra en señalar con el dedo la corrupción y por eso no había ningún protagonista policía ni político, sino que se crea la figura del detective que está al margen de las instituciones y se dedica a denunciarlas. El género negro ha evolucionado mucho y ahora en España casi todos los protagonistas son policías o guardias civiles. Me he querido quedar con la figura del detective y con el perfume del género negro clásico, que es el que más me ha gustado siempre.

¿Qué le atrae en especial de este género literario?

Me gusta mucho la propia estructura, tiene que ser entretenido, incluso divertido. Borges decía que el género negro no le interesaba a los académicos porque no era lo suficientemente aburrido. Precisamente considero que la literatura y la cultura en general tiene que ser atractiva, divertida y entretenida. Me interesa personalmente que pueda aportar esa denuncia y ese compromiso. Me gusta entretener, divertir pero también concienciar a los lectores de lo que pasa a nuestro alrededor y no vemos.

¿Es buen momento para la literatura y los novelistas?

Al principio de la pandemia, pensamos que se nos hundía el chiringuito pero al final las editoriales han salido bien paradas, la cuenta de resultados ha sido beneficiosa y se han vendido muchos más libros de los que pensamos. Mucha gente se enganchó a lo digital y las series pero después se recuperaron los hábitos de lectura olvidados.

¿Cuál es su novela soñada?

Necesito explicar al mundo y a mí misma, mis pensamientos, y no encuentro mejor modo que escribiendo. Mi libro soñado está ahí, lo estoy empezando ahora. Tiene un germen familiar. De algún modo me explica a mí, explica mi tiempo y la España convulsa que hemos vivido estos años.

¿Va a ser usted la detective?

De alguna manera. Cuando me preguntan dónde estoy en mis libros del detective Roures, digo que estoy en las mujeres que van apareciendo en mis novelas, por eso los temas femeninos están muy presentes. Estoy mucho más en el propio detective Roures, que se llama como yo porque Roures es Robles en catalán, y Carvallo que es el detective que más admiro de todos los tiempos.

¿Es difícil vivir de las letras ahora mismo?

Sí, hay tantísimas publicaciones que es dificilísimo venderlas todas, por eso hay que ir de puerta en puerta, como digo yo. Muchos escritores viven no solo de la venta de los libros sino también de los artículos y las conferencias. Aun así sigue siendo difícil porque somos muchos y se tiene que repartir el pastel entre todos.

¿La cultura está vilipendiada ahora mismo en nuestro país? Parece como que sobra...

La cultura parece que está arrinconada y si no somos capaces de darle su espacio, nuestro mundo se volverá ridículo, pequeño y desagradable. En los últimos tiempos la cultura ha estado olvidada; durante la pandemia se ha olvidado a los artistas y a los representantes de la cultura. Entonces, ¿cómo iba a vivir la gente de la cultura? Me parece que es la gran asignatura pendiente de los políticos. Nos tenemos que levantar todos los que pensamos que la cultura es esencial para todos nosotros.

Usted vive en Madrid, ¿cómo ha visto el revolcón electoral de la últimas elecciones?

Había un sentimiento de sociedad que quería sobrevivir y de algún modo Madrid se aferró a eso. La imbatibilidad de Ayuso ha tenido menos que ver con la propia ideología de los madrileños que con un sentimiento de supervivencia. Isabel Díaz Ayuso ha dado más aire que otras comunidades, ya veremos cómo continúa y cómo se desarrolla. Todo es una prueba diaria y para los políticos, aún más.

¿Vivimos en una nueva política de supervivencia?

Las políticas que se mueven en el mundo actualmente son de supervivencia de tipo física, anímica, empresarial y de todo. Uno puede sobrevivir pero si su negocio no tiene la más mínima opción de salir a flote tampoco hay esperanzas. No me parece mal que de vez en cuando los políticos bajen al barro y contrasten sus discursos, que en muchas ocasiones están vacíos ya que tienen que ver con las propias ideologías y enfrentarse al contrario en vez de mirar por el bien de la sociedad. Hay que bajar al barro y ver que la gente tiene que vivir y comer.

¿Le ha hecho especial ilusión vacunarse?

No en particular, pero hay que tener en cuenta que las vacunas llevan salvando a la humanidad desde que surgieron, nos han salvado de inmensas pandemias y su aparición supuso un enorme avance para la sociedad. No es de extrañar que ahora nos aferremos a ella porque realmente necesitamos esperanza y saber que la vida va a volver a ser normal de verdad y no nuevamente normal.

Pero nunca ha sido un negocio tan especulativo...

Eso es lo que nos hace estar un poco en alerta, indefensos y extrañados. Las vacunas tienen que ser para el mundo global en el que vivimos. Cuando pensamos en las teorías conspiratorias es abrumador ver todo lo que ha pasado en torno al propio virus, cómo se ha desarrollado en China y en el planeta. Nos hace sentir indefensos. Con la vacuna estaremos un poco menos indefensos aunque sepamos que en torno a ella pasan cosas muy feas.

¿Se escribirá sobre ello?

Todo lo que se escribe ahora será papel mojado y dentro de unos años, cuando haya suficiente perspectiva, vamos a evaluar, saber y descubrir lo que realmente pasó.

¿Qué libro o novela me recomendaría que no sea suyo?

Recomendaría leer los clásicos, que son los que nos nutren por dentro y que conozcamos la sociedad. En estos momentos vuelvo a ‘Rojo y negro’, de Stendhal, y ‘Las amistades peligrosas’, ya que es una literatura tan excepcional que me gusta muy especialmente. De cara a este verano, si te apetece leerte una novela negra con un punto de compromiso y que habla del tema animal, ‘Especie’. Susana Martín Gijón ha escrito una novela negra estupenda que vale la pena descubrir.

Compartir el artículo

stats