Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Consell de Ibiza descarta asumir el 1 de enero la gestión de las residencias

La Comunitat ofrece 12 millones cuando el Consell se gasta ocho sólo en Cas Serres

Detalle de la fachadade la residencia de Can Blai.

Detalle de la fachadade la residencia de Can Blai. Zowy Voeten

El presidente del Consell de Ibiza, Vicent Marí, descarta ya que, en contra de la previsión inicial, la primera institución de la isla pueda asumir a partir del 1 de enero próximo la gestión de las residencias de Can Blai, Sa Serra y Can Raspalls. Esta fecha es «inviable», a juicio del presidente, porque las diferencias económicas que mantienen con el Govern son muy grandes.

Tal como explicó el presidente en el debate de política general, la Comunitat Autònoma ofrece el traspaso de la gestión de las tres residencias por un total de 12 millones de euros al año, cuando el Consell destina sólo al hospital residencia de Cas Serres ocho millones anuales (el año pasado nueve millones por los gastos añadidos del covid).

«¿Donde está la diferencia? Hay que contrastar qué diferencias hay entre la gestión del Govern balear y la que hacemos nosotros en Cas Serres. Estamos en esa fase, es un proceso que está en marcha. El Govern tiene la voluntad de transferir la gestión de las residencias y nosotros de recepcionarla. Pero estamos demasiado lejos del punto de acuerdo», indica el presidente ibicenco.

Marí asegura que asumir esta competencia en las condiciones económicas que plantea el Govern balear podría suponer «un riesgo tanto para la prestación del servicio, como para la viabilidad económica del Consell».

«Manifiestamente insuficiente»

«No podemos asumir una carga de estas características porque supondría abandonar otras competencias del Consell. Considero que la cifra que ha puesto el Govern sobre la mesa es manifiestamente insuficiente», resalta el presidente.

Por otra parte, el Consell de Ibiza asumirá también en el año 2022 el sobrecoste de la gestión de residuos tras la puesta en marcha de la planta de triaje de Ca na Putxa.

La institución ha aportado este año una partida de 4,4 millones de euros para evitar que la amortización de los costes de la planta suponga el encarecimiento de los recibos de basura que abonan los ciudadanos y las empresas.

«La voluntad es continuar. Mientras vivamos una situación tan dramática continuaremos aplicando rebajas impositivas. El PP cree en la bajada de impuestos y hay que hacerlo en momentos como ahora en los que las empresas necesitan el máximo de recursos. La mejor ayuda que pueden recibir es la rebaja de las tasas e impuestos. Haremos el máximo esfuerzo para que este dinero esté en el bolsillo de las empresas y los ciudadanos», destaca Vicent Marí sobre este nuevo sobrecoste.

Compartir el artículo

stats