Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

José Juan Cardona obtiene por fin el régimen de semilibertad

Instituciones Penitenciarias concede al expolítico ibicenco la semilibertad tras cumplir la mitad de su condena y sólo tendrá que ir a prisión a dormir

El expolítico entra en la cárcel de Eivissa tras uno de sus permisos.

El expolítico entra en la cárcel de Eivissa tras uno de sus permisos. SERGIO G. CAÑIZARES

La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias ha concedido por fin el tercer grado penitenciario a José Juan Cardona, en prisión desde hace ocho años tras ser condenado a 16 por corrupción en el denominado caso Scala, abierto por el desvío de fondos públicos siendo él conseller del Govern del PP que presidía Jaume Matas. Con el tercer grado, el expolítico del Partido Popular de Ibiza ya sólo tendrá que acudir a la cárcel de Ibiza para dormir.

En diciembre de 2020, la misma Secretaría General de Instituciones Penitenciarias rechazó concederle el tercer grado y la representación legal de Juan Cardona recurrió esta decisión. A mediados del pasado mes de abril, el Juez de Vigilancia Penitenciaria de Baleares rechazó también este recurso y alegó en su negativa la gravedad de los delitos, el tiempo de condena que tiene pendiente de cumplimiento y la no asunción de la comisión del delito por el que fue juzgado y condenado.

Mientras tanto, y para completar el cúmulo de malas noticias para Juan Cardona, el pasado 15 de julio el Consejo de Ministros acordó denegar el indulto que su representación legal había solicitado.

La primera buena noticia

Ahora llega la primera buena noticia para este expolítico popular. La Secretaría General de Instituciones Penitenciarias tiene en cuenta «la evolución positiva en la conducta [de Juan Cardona], apreciándose circunstancias personales y penitenciarias que le capacitan para llevar un régimen de vida en semilibertad».

Como se indica en la comunicación oficial de esta decisión de Instituciones Penitenciarias, la propuesta de tercer grado «recoge los datos esenciales relativos a las variables intervinientes en la clasificación, permitiendo resolver conforme a derecho».

«La necesidad de consolidación de la motivación favorable del penado», añade la nota en este sentido, «respecto a su desarrollo personal en las áreas de laboral, familiar y social, determinan que los objetivos del cumplimiento de la pena pueden ser cumplidos en el momento actual según el régimen de vida de semilibertad en la modalidad asignada».

El caso Scala

En julio de 2013, Juan Cardona fue condenado a 16 años por un total de ocho delitos de corrupción en el caso Scala, en el que también fueron condenados algunos de sus subordinados en la conselleria, aunque a penas muy inferiores, al haber admitido su responsabilidad en los hechos, cosa a lo que el conseller ibicenco siempre se negó porque siempre ha defendido su inocencia. Un año más tarde, la sentencia condenatoria fue ratificada íntegramente por el Tribunal Supremo.

José Juan Cardona trabaja desde hace tiempo como voluntario en dos ONG: Cáritas y la Fundación Conciencia.

El primer paso hacia la libertad condicional

24 días de permiso cada seis meses y no tener que ir a la cárcel los fines de semana y festivos. La obtención del tercer grado penitenciario conlleva importantes ventajas para el reo, como no tener que acudir a la cárcel ni los fines de semana ni los días festivos, entre otras cosas. Pero sobre todo implica un primer paso, esencial, hacia la libertad condicional.

El expolítico del PP ibicenco ha cumplido ya ocho de los 16 años a los que fue condenado. Y esta primera buena noticia que ha recibido desde entonces es valorada por María Luisa Cava de Llano, abogada, expolítica también del PP y ex Defensora del Pueblo que asesora a Juan Cardona como miembro de la pastoral penitenciaria de la ONG de la Iglesia Católica Cáritas, cuyos miembros asisten y «ayudan en lo que puedan» a los presos.

«A partir de ahora empieza el cómputo para poder solicitar la libertad condicional», un objetivo que exige no obstante «paciencia» y que «puede llevar un par de años», matiza la veterana abogada y expolítica ibicenca.

Mientras tanto, como recuerda Cava de Llano, Juan Cardona empezará ahora a disfrutar de un «régimen más llevadero». El expolítico, además de no pisar la cárcel ni los sábados ni los domingos ni los días festivos, podrá disfrutar de 24 días de permiso cada seis meses, lo que representa un aumento con respecto a su situación anterior, y además, de lunes a viernes, saldrá de la cárcel a las ocho de la mañana y deberá regresar a las nueve y media de la noche.

«Estoy muy contenta, y Pepe también», resume la ex Defensora del Pueblo al analizar la concesión del tercer grado penitenciario al que siempre ha calificado de «amigo».

Compartir el artículo

stats