Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ibiza y Formentera inician la temporada con 749 empresas y 13.565 empleos menos que en 2019

El sector turístico sufre una reducción de 10.000 puestos de trabajo respecto a hace dos años, todos ellos de carácter temporal, pues los fijos discontinuos no sólo crecen, sino que además alcanzan una cifra récord

El transporte pincha | VICENT MARÍ

El transporte pincha | VICENT MARÍ

La temporada comenzó con ilusión, con más dinamismo que en 2020, cuando las Pitiusas seguían aturdidas tras el impacto del confinamiento domiciliario decretado por la pandemia. Pero la losa de la incertidumbre y el veto de países como Reino Unido al turismo siguen lastrando el mercado laboral de estas islas. Si bien se han abierto más negocios que hace un año, no son suficientes como para recuperar las cifras prepandémicas. El archipiélago sumó en junio algunas empresas (+630, +9%) respecto a 2020, pero aún hay de alta 749 menos que hace dos años, cuando ni era imaginable la crisis que se avecinaba. Son un 9% menos de negocios que entonces, lo cual ha tenido consecuencias negativas en las afiliaciones: junio concluyó con 77.710 puestos de trabajo, que si bien son unos 9.500 más que hace 12 meses, aún son 13.565 menos que los que había en 2019 (91.275), lo que supone que las islas están aún un 14,8% por debajo de los dígitos de aquella época

El transporte pincha

Ibiza inició el verano con 6.837 empresas de alta, 543 más que hace un año (+8,6%), pero 686 menos que en 2019 (-9,1%). El sector del alojamiento es, dentro del turismo, el único que ha recuperado el pulso: hay 431 negocios en funcionamiento, seis más que hace dos años. Sin embargo, la rama de la restauración continúa renqueando: aún tiene un 10,4% menos de empresas activas que entonces (-143). Si atendemos al porcentaje, es el transporte de pasajeros el que, en plena temporada, vuelve a sufrir más que ninguno: tiene 501 sociedades de alta, 194 menos que antes de la pandemia (-28%). La crisis también ha atizado al sector que engloba agencias de viajes y rent a car, que ha reducido un 16,4% sus negocios. El resto de la economía ibicenca, la que directamente no está relacionada con el turismo, se ve menos afectada: hay 1.308 empresas activas, sólo un 2,6% por debajo de 2019.

En el caso de Formentera, hay 701 negocios de alta, un 8,2% menos que en 2019 y la menor cifra desde 2014. También hay más servicios de alojamiento en funcionamiento que en 2019 (nueve más), mientras los de comidas y bebidas (169) no calientan fogones: hay un 9% menos que antes de iniciarse los contagios (no había tan pocos desde 2011). El resto de la economía formenterense tiene peor pronóstico que la ibicenca: tiene 81 negocios en alta, casi un 14% menos que hace dos ejercicios.

10.451 trabajadores temporales menos que en junio de 2019 en el sector turístico

Esta crisis está borrando del mapa los empleos temporales: en junio de 2019 había 16.729 puestos de esa característica. Ahora sólo hay 6.278.


16.748 fijos discontinuos, cifra récord en junio

Nunca hubo tantos fijos discontinuos en junio como ahora: 16.748.

Si se compara la situación pitiusa con la de la media balear, en esta crisis, y a diferencia de la de 2008, nos va peor que a nuestros vecinos: como media, hay un 6,7% menos de empresas activas que en junio de 2019, un porcentaje mejor que el ibicenco y el formenterés.

Respecto a la personalidad jurídica de las empresas, las que más están sufriendo son las más pequeñas, aquellas cuya titularidad es de una «persona física». Hay 2.531 de alta en Ibiza, 557 menos que hace dos años (-18%; -15,5% en el caso de Formentera). Además hay 218 sociedades anónimas, ocho menos (-3,5%); y 3.165 sociedades de responsabilidad limitada (-1,8%). Del resto de sociedades (923) su número ha menguado un 6,4%

Castigo al turismo

La isla de Ibiza ha recuperado 8.247 empleos en un año, hasta alcanzar los 71.543. Pero sigue lejos de los registros de 2019, de aquellos 84.615 trabajadores dados entonces de alta en la Seguridad Social. Es decir, hay 13.072 puestos menos que en aquellos tiempos prepandémicos (-15,4%). Y ha sido el turismo el sector más castigado: tiene casi un 26% menos de personas empleadas. Son 10.715 puestos menos, de los que 3.853 (-23,4%) son del sector hostelero, 3.841 (-23%) de la restauración, 1.864 (-36%) del transporte de pasajeros y 1.157 (-32%) de agencias de viajes y alquiler de vehículos.

Por el contrario, el resto de la economía ibicenca ha incrementado sus empleos respecto a 2019: hay 11.680, que son 214 más (+1,9%).

Formentera también ha mejorado su situación (+26,8%) respecto a 2020: tiene de alta a 6.167 trabajadores, unos 1.300 más que en 2020, pero están aún un 7,4% por debajo de los dígitos (6.660) de hace dos temporadas. En esta isla se da un caso especial: en 2020 hubo un aumento de afiliaciones en el resto de la economía (+32) y en 2021, en vez de crecer, su número ha caído casi un 11%

Sin crisis en el ladrillo

Por sectores, el de la construcción es el único que parece no notar la crisis. Tiene 8.510 afiliados en Ibiza, un 3% más que hace un año y que hace dos, pues tanto en 2020 como en 2020 no varió su número. La mayoría, 4.516, se ddican a la construcción de edificios: su número de afiliados ha mejorado un 9% en dos años. Ya quisieran vivir esa situación en el comercio: en el que es al por mayor tienen 510 trabajadores menos en las plantillas (-17%): en las tiendas es aún peor, pues trabajan en ellas casi 1.500 personas menos que antes de la pandemia (-19,4%), cuando tenía 7.717 cotizantes

Debacle temporal

Pero ojo, si se pone la lupa en el tipo de contratos, hay sorpresas. El sector turístico, el más afectado por esta crisis, tiene un total de 26.940 empleos en Ibiza, 10.049 menos (-27%) que hace dos años. Es casi la misma cantidad de personas con contrato temporal que, en comparación con el año 2019, ya no cotizan a la Seguridad Social: de los 16.729 trabajadores con empleos temporales de junio de 2019 se ha pasado a 6.278 en la actualidad. Es, pues, ese tipo de contratación el más afectado y el que reduce hasta niveles críticos las afiliaciones, pues los que tienen empleos indefinidos incluso han mejorado su posición: ahora hay 20.658 fijos en el sector turístico, un 2% más que en 2019. Y la mayor parte de este incremento procede de los fijos discontinuos, que han sumado 650 trabajadores (+4%) a sus filas, hasta alcanzar los 16.478 afiliados, el mayor número de la historia de Ibiza en ese mes. Por el contrario, los que tienen un contrato indefinido a tiempo completo (3.685) han menguado casi un 7%.

La mayor parte de los nuevos fijos pertenecen al sector de los alojamientos, donde, paralelamente, y junto a la restauración se ha producido la mayor la caída de temporales: alrededor de 4.600 y 3.700 menos, respectivamente, en comparación con 2019

Un 5,2% menos de autónomos

El número de autónomos de Ibiza (13.569) también refleja que, si bien la economía retoma el pulso poco a poco, aún no late como en 2019. Son casi un millar más (+8%) que en 2020, pero hace dos años había 754 más que ahora (-5,2%). Algo similar sucede en Formentera: tiene 1.100 autónomos (la menor cantidad desde 2013), un 12,5% más que en 2020 pero aún un 5,2% por debajo de 2019. Analizado al detalle, donde porcentualmente se tarda más en recuperar las cifras previas el covid es en el transporte, con casi un 24% menos de autónomos, cuando la media del sector turístico es del -13%. Por el contrario, el resto de la economía (la que nada tiene que ver con el turismo, al menos directamente) ha mejorado y, de hecho, incluso no redujo sus números en 2020: ahora tiene 3.196 afiliados, 69 más que hace un año y 94 más que hace dos.

Compartir el artículo

stats